La criminalización a ambientalistas en pleno acto presidencial

Ayer detuvieron durante cuatro horas a tres activistas de Exaltación Salud -Agustín Brun, Anabel Pomar, Jorge Viale- y el periodista Sebastián Vargas, durante un acto del presidente en la localidad de la provincia de Buenos Aires. Algunxs de ellxs fueron golpeadxs por la policía y  procesadxs con cargos de resistencia a la autoridad. 

“Todo por poner una bandera que decía Basta de Cáncer, paren de fumigar, y el periodista por cubrir el accionar de seguridad con los activistas (…) Tenemos diez años de militancia pacífica y activa contra los agrotóxicos. Jamás vivimos un despropósito como el de hoy”, expresaron lxs ambientalistas en sus redes @exaltacionsalud.


Lxs activistas de Exaltación de la Cruz se estaban manifestando en contra de las fumigaciones con una bandera que decía “Basta de cáncer, paren de fumigarnos”, ya que están comprobados los daños que hacen a la salud de las personas y el ambiente muchos plaguicidas. Sobre esto, el autor del libro “Agrotóxico”, Patricio Eleisegui, sostuvo: “Exaltación de la Cruz es otro de los distritos que sufren las consecuencias del modelo transgénico en la Argentina. Esto significa que es un territorio que sufre el bombardeo permanente con aquellos agrotóxicos -el cancerígeno glifosato, uno de los protagonistas- que se utilizan, por ejemplo, para el cultivo de la soja y el maíz OGM”.
Además, agregó: “La lucha en ese municipio lleva años y lxs vecinxs lograron en 2019 una ordenanza que erradicaba las fumigaciones aéreas y una cautelar para alejar mil metros las aplicaciones de las casas. Todo eso se vino abajo en 2021 por acción del Concejo Deliberante local. La política municipal habilitó fumigaciones a 150 metros de las casas y a 300 de las escuelas rurales.  En agosto de ese mismo año, el colectivo de vecinas y vecinos de Exaltación Salud expuso los resultados de muestras de agua distrital que se mandaron a analizar a la Universidad de La Plata: La medición arrojó que el caudal de la red que abastece a Los Cardales y Capilla del Señor está contaminado con clorpirifos, atrazina, epoxiconazol, imidacloprid, metolacloro, tebuconazol e imazetapir. Esto es, un paquete de moléculas de herbicidas, insecticidas y fungicidas con capacidad para provocar problemas sanitarios como el cáncer, las malformaciones, los abortos espontáneos y un abanico más amplio de dolencias”. 

Anterior

Patricio Foglia: “La poesía es la que verdaderamente ordena el mundo”

Próxima

“¿Qué pasa hoy acá?”: happening y experimentación