RITE / Nina Ferrari

Por estos días de cierre de notas, muestras, evaluaciones y demases, ando agotada. Siento que voy a llegar a la cena de fin de año en cuatro patas.
Ayer, estaba al borde de morir de agenda, cuando me llegó el siguiente mensaje:  “Docentes: recuerden que hoy es el último plazo para completar los rites”.
El R.I.T.E  ( Registro individual de trayectoria educativa) es una planilla Excel que tenemos que completar con siglas para calificar el proceso de aprendizaje de cada estudiante. Entonces yo, además de la sigla, decidí escribirles esto:
Braian: el día que en el juego del cazador salvaste a tus compañeros aún sabiendo que perdías tu vida, nos diste la lección de dignidad y compañerismo más grande de nuestras vidas.
Male: Nos subestiman desde que nacemos pero con coraje y trabajo, se la vamos a dar vuelta. Te lo juro.
Jony: lo importante del monstruo es que no anide adentro.
Rita: No les hagas caso. Sos hermosa. No dejes que la vergüenza gane. Tu cuerpo no tiene la culpa de nada.
Joel: Cuando bailás las ganas de volar, tres generaciones se liberan.
Zoe: Sí. Casi siempre sucede que debajo de la luz proyectamos la oscuridad.
Juan: Gracias por recordarme que no se puede jugar ni amar a medias.
Brian: toda la magia del universo cabe en tus panchitas sin cordones.
Oscar: a veces hay que opacar el espejo para que brille.
Mili: Quiero un ring ton con tu carcajada cada vez que se me extravíen las ganas.
Ceci: las cosas no se inflan con solo desearlo pero lo importante es nunca dejar de soplar.
Brian: no te quiero pintando paredes, te quiero en la conducción.
Thiago: A veces nos pasamos de rosca con la adrenalina del peligro. No te repliegues ante el riesgo: perfeccioná la estrategia.
Yesi: ya sé: es muy difícil hacer silencio cuando sentís que nadie quiere escucharte.
Pedro: la calma de tu mirada me recuerda todas las veces que no hay remanso más seguro que el de sentirse querido. Algún día voy a hablarlo con Brian para incluirlo en la canasta básica.
Santi: Es cierto: a caerse, también se aprende.
Brian: Yo te vi incluir a More antes de que exista el concepto de inclusión.
Cami: tenías razón, no se puede querer por obligación
Male: cada vez que pasás a actuar se ilumina el salón. Si alguna vez se apaga ese fulgor, en el cielo también se va a apagar una estrella. Por favor no lo permitas.
Hugo: tenías razón, lo importante está ahí nomás. El problema es que no podemos alcanzar lo que no vemos.
Gaby: Tranquila, te prometo que esa preocupación va a acomodarse en lo que tarda en apagarse una vela.
Joaquín: Solemos huir de lo que necesitamos.
Valen: yo tampoco sé irme cuando no me quieren.
Brian: vos sos la reserva moral de la nación.

Un relato de Nina Ferrari
Encontrá los libros de la escritora en libreriasudestada.com.ar

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Un país ahogado en agrotóxicos

Leer siguiente

Hugo Montero cumple