Astiz, síntesis de un cobarde

Nunca olvidemos esta imagen. En ella, aparece Alfredo Astiz, el asesino, el torturador, el genocida, vestido con su pulcro uniforme militar. Está firmando la rendición argentina. Había sido destinado a las Islas Georgias del Sur para dirigir un grupo comando llamado “Los Lagartos”. El 25 de abril de 1982, las tropas británicas desembarcaron en las islas. Pocas horas después Astiz, ante tropas no muy superiores y al disparo del primer misil Carl Gustav de 84 mm británico, Astiz no vaciló: rindió incondicionalmente el pabellón argentino. En la imagen, Astiz firma la rendición ante los capitanes Pentreath y Barker de las fuerzas armadas británicas. Subrayamos un dato: Astiz firmó la rendición incondicional a bordo del buque británico HMS Plymouth sin haber realizado un solo disparo, violando el artículo 751 del Código Militar (“Un soldado será condenado a prisión de 3 a 5 años si, en combate con un enemigo extranjero, se rinde sin haber agotado todas sus municiones o haber perdido al menos 2/3 de los hombres bajo su comando”).
Astiz quedó entonces detenido como prisionero de guerra. Francia y Suecia reclamaron entonces su extradición para juzgarlo por secuestro y asesinato. Pero Gran Bretaña, liderada entonces por Margaret Thatcher, invocó la Convención de Ginebra, para negar la extradición y lo devolvió a la Argentina al finalizar la guerra. ¿Se trató de un gesto “humanitario” de los británicos para proteger al genocida, o bien fue el resultado de una negociación del genocida con el enemigo que, en horas antes, hundía el crucero General Belgrano y condenaba a la muerte a decenas de pibes?
Para secuestrar, torturar y hacer desaparecer a monjas o madres de la Plaza, Astiz era el asesino indicado, como también para mandar a pibes de 18 años a los peores frentes de batalla en las Islas. Pero para enfrentarse a un enemigo en situación bélica, su cobardía sin fin lo empujó a rendirse sin disparar una bala. No hay mejor síntesis de la dictadura militar que Astiz y su cobardía.

Editorial Sudestada

Compartime!

Anterior

Ricardo Darín protagonizará el Eternauta

Próxima

A 32 años del crimen de Bulacio, la violencia policial sigue intacta