El baby shower de la violación

Una nena de 10 años fue violada y le organizaron un festejo para celebrar su embarazo.

¿Cuántas violencias puede sufrir una niña? La víctima de esta historia vive en Corrientes y todavía no finalizó la educación de nivel primario, recién comenzó a tener sus primeros ciclos menstruales, no festejó su cumpleaños número quince, no vivió su primer viaje de egresados, ni su fiesta de fin de cursada. Tiene 10 años. Aún así, fue víctima de un abuso sexual por parte de la pareja de su madre, Horacio Insaurralde, de 31 años, quien está preso. Aún así, la hicieron parir en el Hospital Neonatal Eloísa Torrente de Vidal en donde intentaron garantizarle una Interrupción Legal del Embarazo pero la iglesia manipuló el miedo de la nena y le tuvieron que hacer una cesárea. Aún así, la iglesia Ministerio Apostólico y Profético de Monte Caseros le organizó un “baby shower” en donde la hicieron posar para las fotos con regalos y globos de color azul.

¿Qué celebraron? ¿La vulneración de derechos? ¿La irrupción de las infancias? ¿La violación? ¿Cómo se puede ser tan siniestro? ¿Cómo se puede ser tan macabro? Corrientes es una provincia declarada por decreto “pro vida” y no cuenta con protocolo de ILE. ¿Quién le devuelve la infancia a esta niña? ¿Quién se hará responsable de esas crianzas? Porque ella sigue siendo una niña, no una madre.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Colombia, en llamas

Leer siguiente

Allende: la trampa