Gloria Carrá: “Las mujeres empezamos a ocupar espacios que antes ocupaban solo los varones”. 

Foto: Facundo Cardella

Gloria Carrá brilla dulzura, fortaleza y simpatía desde que era una niña hasta el presente. Comenzó su carrera a modo de juego durante su infancia, y creció entre cámaras, tablas y con una voz que nunca dejó de tararear. Como actriz, participó de programas reconocidos como Señorita Maestra, Verano del 98, Patito feo y en películas como Absurdah y Marea Alta, y en el teatro como directora de “La mujer del vestido verde” y como una de las protagonistas de la obra a estrenar “Las irresponsables”. Además, en 2013 cumplió un sueño pendiente y comenzó a tocar con su banda “Coronados de Gloria”. En exclusiva con Revista Sudestada, Gloria Carrá reflexionó sobre su carrera, el feminismo y la industria en la que transita hace tantos años. 

Por Florencia da Silva

Actuás desde muy chiquita y tuviste una exposición muy grande desde temprano ¿Cuál es tu mirada de esa experiencia, ahora que lo podés ver a la distancia? 
Yo empecé haciendo publicidad a los 6 o 7 años y a los 8 tuve mi primer contrato. Hice 4 años “Señorita maestra”, y para mí fue un juego. Me parece que era un momento más inocente de la televisión. Creo que ahora los chicos la tienen más clara, están más pendientes de cosas, del rating, de cómo mostrarse o vestirse. Lo mío era más inocente, iba con mi ropa me ponía un guardapolvo, me quedaba jugando hasta que me llamaban, no había tanta conciencia. Después obviamente había cosas que pasaban, el programa que hacía tenía mucho éxito, hacíamos gira los fines de semana y llenábamos estadios, nos llegaban miles de cartas. Mi cabeza no llegaba a dimensionar lo que eso significaba. Yo no quería ser famosa, no pensaba en eso, lo viví como un juego. Y en la adolescencia yo disfrutaba de trabajar, no lo padecí, me gustaba mucho actuar.

Como actriz estuviste en la televisión, el cine, teatro, y también del otro lado como directora ¿Qué es el que más interesa para seguir explorando y cómo fue experimentar cada pata de la industria?
La verdad que todo me gusta, todo viene de lo artístico y es parte del mismo ambiente. Lo que me gustaría seguir explorando es la dirección y la música. La música es algo que a mí me encanta y me da mucha alegría, me apasiona mucho. Y por otro lado, esta experiencia como directora me da ganas de seguir experimentando. 

Hace poco comenzaste a dirigir la obra La Mujer de Vestido Verde ¿cómo te encontraste en ese rol? 
Fue hermosa porque además dirijo a una amiga, Dalia Elnecavé, con una obra escrita por otra amiga, Jorgelina Aruzzi, así que fue muy lindo trabajo, muy buena experiencia y también encontrarme con que hay muchas cosas que están en mí, que las fui aprendiendo, también porque hace 42 años que trabajo,  porque me han dirigido muchísimos directores, y porque también vengo trabajando mucho con Javier Daulte, que es un referente para mí. Siento que en el momento de dirigir han aparecido cosas nuevas en mí, una mirada que tiene que ver con la dirección que he ido tomando de gente que fue muy importante para mí y he aprendido mucho. 

Pasaste muchos años trabajando en la televisión, con novelas y series, pero ahora estás más enfocada al teatro y la música, también en 2020 protagonizaste una peli, pero a la televisión por lo menos aun no volviste ¿Fue una decisión? ¿Cambió tu mirada sobre ese formato? 
Todo fue cambiando, yo fui haciendo otro camino, no se dio la verdad. A mí me encanta la tele, me siento bastante como pez en el agua, porque hice muchísimo y me siento muy cómoda. Aunque yo no veo televisión desde hace 10 años. No sé por qué no miro. Ya me desacostumbré. Cuando veo algo, es una serie o una película. Igualmente, pronto volveré a la televisión. En mayo arrancamos con ATAV.

Aunque sos una actriz reconocida, has dirigido y también sos cantante y tenés una banda, en muchos momentos de tu carrera se enfocaron en tus vínculos personales y en tu apariencia física ¿cómo viviste la misoginia de los medios de comunicación? 
Creo que los y las que estamos expuestas no nos liberamos nunca de eso. Pero yo la verdad he sido bastante privilegiada, porque no se han metido mucho tampoco. Si han hablado de algunas relaciones porque quizás era una pareja que también era conocida, aunque nunca me sentí atacada, pero sí por supuesto que veo como se manejan. 

Lali Varveri

¿El feminismo cambió tu manera de desempeñarte en el medio o los trabajos que elegías?
Sí, el feminismo me cambió en todo sentido, no sólo en mi profesión, sino en mis vínculos también, en la manera de vincularme, en que las cosas aparecen más a la vista y estás más atenta también. Una vez que se corre ese velo ya está, no te podés hacer la tonta. Vas dándote cuenta de un montón de cosas, yendo a lugares donde querés ir o yéndote de lugares donde no querés estar, o diciendo las cosas que tenés que decir a tiempo. A mí me encanta este camino, esta lucha que por suerte me pudo llegar. Hay gente que todavía no entiende del feminismo o que nos juzga y yo creo que si en algún momento lo comprendés es hermoso como camino y es lo más sano. Todavía tenemos que seguir la lucha.
A todas nos pasaron cosas. Todavía nos queda mucho por hacer. Mi hija tiene 12 años y ya tiene una claridad increíble, es súper feminista, y yo a esa edad no tenía ni idea. Creo que las redes sociales acercan todo esto, nos ha unido en el mundo. Hay feministas hace muchos años en esta lucha, pero algo bueno de las redes sociales es que cuando luchamos las mujeres nos vamos conociendo y nos vamos enterando, como por ejemplo el movimiento de las actrices argentinas.  Confío mucho en las generaciones que vienen y todavía una se deconstruye día a día, estamos atentas y vamos detectando cosas porque estamos criadas en un mundo patriarcal.

Mencionabas ese momento tan importante del 2018 cuando tantas actrices del medio empezaron a contar sus experiencia. ¿Cómo viviste el momento en que, después de la denuncia de Calu -Dignity-, Thelma, Anita, y tantas mujeres de la industria comenzaron a contar sus experiencias de violencia machista, casos de maltrato, abuso, velación? 
Es una mezcla de sentimientos. Es una tristeza muy grande porque una querría que todo eso no hubiera pasado ya que todas lo hemos sufrido de alguna manera. Casi todas las mujeres hemos sido abusadas. Entonces lo entendemos y a mí me causa mucha tristeza y a la vez una mezcla de orgullo y alegría que se pueda denunciar, que esta gente caiga. Y las ganas de que la justicia empiece a hacer las cosas bien, a creer en nuestras voces sin hacernos pasar por tanto sufrimiento. Es una mezcla de sentimientos muy distintos. 

Existe un mandato silencioso en los medios, la industria de la tv y el cine, que elige a las mujeres de entre 18 y 35 años , bajo un parámetro de belleza, pero cuando pasan esa barrera de edad, las va desplazando, poniendo en otros roles o dejándolas de convocar para actuar ¿Cómo ves esta situación? ¿lo viviste de alguna forma o presenciaste que lo hayas experimentado alguna colega compañera?  
Es injusto, por eso luchamos. No pasa con los varones, todo lo contrario. A los galanes los siguen preservando, los siguen llamando y les siguen poniendo al lado una actriz mucho más jovencita para que parezca joven. Con las mujeres no pasa esto. Tengo que admitir que ahora tengo 50 años, tengo trabajo, he sido privilegiada por razones que yo no me daba cuenta. Ahora siendo feminista digo: claro, yo fui famosa desde muy joven, rubia, flaca. Tenía todas cosas como para ir por la vida sin que me jodieran tanto. No lo digo con orgullo. No sufrí cosas que otras mujeres sí lo tuvieron que sufrir y me parece horrible e injusto y estamos luchando para que cambie. 

Ahora estás dirigiendo y trabajando con muchas mujeres. Durante mucho tiempo la mayoría en ese rol fueron varones  ¿Cuál es tu mirada sobre este trabajo que están haciendo en cuanto a las mujeres ocupando estos espacios?
Creo que va a generar un cambio. Yo tengo muchas ganas de dirigir mujeres. Ahora estamos a punto de estrenar “Las irresponsables”, con Julieta Díaz y Paola Krum y tengo una felicidad de estar trabajando con ellas. Es tan hermoso estar con mujeres talentosas, buena gente. Nos queremos mucho, charlamos un montón, es muy sanador encontrarte todos los días. Hacer este proceso al lado de mujeres para mí es una bendición de verdad, es una hermosura porque además de trabajar muchísimo también hay confianza, mucha charla entre nosotras, nos entendemos y nos vamos sanando. Hablamos de cosas que nos pasan, de cosas que nos dan risa también y otras que lloramos. Me dan muchas ganas de adentrarme ahí. Te sentís muy acompañada y comprendida.

Por otro lado, además de ser actriz, hace 9 años que sos parte de Coronados de Gloria ¿Cómo nació tu vínculo con la música y la idea de empezar esta banda?
Mi vínculo con la música fue desde siempre, desde que soy chiquita. Me llevaron a un casting porque yo cantaba y bailaba. Y después empecé con la guitarra, autodidacta empecé a componer canciones. En un momento ya tenía muchas canciones compuestas entonces me puse a trabajar con un músico que a mí me gustaba mucho, le pedí asesoramiento. A él le empezaron a gustar mis canciones, empecé a tocarlas y un día con su ayuda armamos mi banda. Ya tenemos 9 años juntos con “Coronados de gloria”, dos discos y estamos grabando el tercer disco y me hace muy feliz.
Cuando me contacto con la gente están escuchando parte de mi vida y de lo que quiero decir, es muy profundo. Me gusta estar en mi casa y sentarme a escribir. Disfruto el momento de la grabación, cuando comparto con mis músicos y hacen los arreglos. Todo el proceso musical me apasiona mucho.

Foto: Lali Varveri

¿Cómo ves este nuevo mundo musical que se está abriendo y en donde cada vez hay más mujeres donde son ellas las protagonistas?
Me parece buenísimo, es parte de la lucha también. Yo estoy en el chat de músicas mujeres y todo el tiempo tenemos que estar atentas a mil cosas. Cuando se arman los festivales hay muchas bandas compuestas por hombres y entonces ahí hay que denunciar, hacer fuerza para tratar de entrar. Esto viene pasando hace muchísimo tiempo así que no puedo más que alegrarme de que las mujeres empecemos a ocupar espacios que antes ocupaban solo los varones. 

¿Sentís que hay prioridad por las bandas integradas por varones?
Siempre pasó eso, se impuso así, no es que la gente elige eso, no hay más opciones. No es que la gente esté eligiendo, sino que esa es la única opción que te dan. Creemos que elegimos pero las opciones te las ponen los que mandan, y los que siempre arman todo son todos los varones. Así que lo empezamos a mover. Cambiar y visibilizar.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Coisa Mais Linda: Cansadas de ser chicas buenas

Leer siguiente

El feminismo sobre las tablas: se acerca el Festival en Cultura del Sur