Ópera Queer: “tenemos que ir construyendo ese mundo que queremos”

ph : @marietavazquez_ph

Ópera Queer es un espectáculo lírico disidente de Luchi y La Ferni de Gyldenfeldt donde se conjugan dos voces atravesadas desde su infancia por la música y el arte. Estarán el 6 de febrero a las 21.30 hs en la Sala Piazzolla del Teatro Auditorium, Centro Provincial de las Artes de la Ciudad de Mar del Plata dando su show donde aparecerán varios géneros musicales entrelazando lo popular y lo lírico. En diálogo con Sudestada. Ópera Queer nos contó sobre esta expresión artística y el proceso que vivieron en los últimos años.

Por Natalia Bericat

Pensaba en ustedes y en las infancias, en lo importante que es la representación arriba del escenario y que niñes trans vean lo que hacen ¿Cómo se sienten ustedes con eso?
Luchi: Muy contentas. Estamos muy orgullosas y expectantes también. Creemos que es un momento muy emocionante en lo particular de cada una y en lo colectivo, en lo que es Opera Queer también. El activismo tiene esta posibilidad de generar, lo que decís vos, retórica, representatividad. Entonces, nos invita a pensar siempre en el activismo y el arte, estos otros mundos posibles. Eso es maravilloso: que familias paseando, turisteando, mismo gente acá de Mar del Plata, vean, levanten la vista y, en el Auditorium que nos da tanto orgullo, estén de repente dos disidencias. Que llame la atención Opera Queer y, digamos, la foto de esas dos monstras.

La Ferni: Y que sea incluso este abrazo para las infancias, para las familias que acompañan estas infancias diversas, de entender que hay un camino que se está construyendo, muy hermoso, que se viene construyendo hace muchos años, por parte de nuestras hermanas, nuestras compañeras.
Hoy lunes 5, recordamos ya ocho años que Lohana Berkins está en la memoria de nuestro colectivo. Está en la memoria nuestra, de nuestras hermanas. Como aquellas personas que dijeron y nos dijeron que merecíamos estar en todos los espacios, nos merecíamos la legitimidad de ser quienes queremos ser en todo lo que amamos hacer. Entonces eso es algo que nos emociona y ojalá sea también un abrazo para las infancias, para las libertades.

Es hermoso, sobre todo en estos tiempos... ¿Nos quieren contar de que se trata Ópera Queer?
Luchi: Ópera Queer es un espectáculo musical disidente. Hoy por hoy también es un punto de encuentro entre nosotras dos como legítimas cantora popular y cantante lírica. Cada una en su camino también propio y compartido. Ópera Queer son esos momentos donde nos encontramos arriba de un escenario. Para nosotras es todo un evento muy especial e importante. Entendemos que la gente quizás no tiene por qué saberlo porque nos ha visto un montón juntas. O compartimos también con Las Carmelitas Clown o en la obra Vestigios. La vida gemelar es así. Pero en realidad es un evento muy importante para nosotras encontrarnos, abrazarnos en un escenario tan importante como la Sala Astor Piazzolla del Auditorium. Siempre jugamos. Una maestra de teatro muy querida por nosotras de la Universidad Nacional de las Artes nos dijo, “ustedes juegan siempre como en ese cuarto. A ese cuarto de la infancia”, justamente hablando de infancias. “Y lo abren y lo comparten y eso es de verdad hermoso y genuino y lo sigue siendo”. Sigue siendo así. Sigue siendo ese cuarto compartido donde de repente, y esto va a ser lo particular también de la fecha de mañana, vamos a jugar por primera vez un poco más, explícitamente ese ping pong. Yo hago esto, lo lírico y ella lo hace con lo popular y van a estar conviviendo también. No solamente nuestra disidencia, porque no existe una sola manera de ser disidente. La Fermi es una disidencia muy distinta, como soy yo seguramente. Y pensamos y vivimos nuestras transiciones de manera distinta. No solamente conviven nuestras disidencias, sino de repente los géneros musicales también que hacemos.
La Ferni: Lo lindo es que Ópera Queer es este punto de encuentro, como explicaba recién La luchi. Es un espectáculo donde vamos a recorrer momentos de la ópera italiana, la ópera alemana, la ópera inglesa, la ópera francesa, con todo lo que realmente que significa abordar ese repertorio y también canciones de la música popular argentina, como María Elena Walsh.

¿Cómo las atravesó a las dos y cómo atravesó a cada una la transición desde la voz?
Luchi: Es algo que nos sigue atravesando. A mí me gusta, hace tiempo, desde que soy la docente de la Cátedra de canto disidente de la Universidad Nacional de las Artes, el término vocalidades disidentes para referirnos a personas disidentes. En ese sentido, más allá de que podamos pensar en que tenemos tal o cual registro vocal, no dejamos de ser cantoras, cantantes disidentes y eso es algo que no termina. Me gusta pensar más en la transición como en un proceso, como dice Marlene: un devenir, un ir siendo. Entonces, creo que hoy somos estas y seguramente damos fe que hace siete años, cuando comenzó Ópera Queer, no éramos estas, las que somos ahora y no cantábamos de la misma manera. Quién sabe cómo seremos en siete años más. Hemos encontrado como un faro en nuestra vida. Tiene mucho significado, por suerte; un hermoso abrazo.
La Ferni: Una vez nos dijo una mujer, una divina señora, “ustedes cuando son más libres, yo también soy libre”. Esto de entender el registro empático de que nuestra libertad de escena, volvemos a decir, siendo quienes somos, puede generar y ojalá se siga generando para que nos vayamos encontrando. Y que vayamos entendiendo que todos transicionamos ¿Quién puede decir que es la misma persona en los distintos momentos de su vida? ¿Quién?
Es un honor verdaderamente formar parte de esta grilla de la cultura, del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, que sigue pensando la Cultura como un derecho, en estos momentos tan difíciles, en estos momentos tan complicados de nuestra Cultura, donde se quiere poner para atrás, para el fondo, para abajo, poner adelante que con la Cultura podemos pensarnos, con la Cultura podemos salir adelante, como decía Chango el otro día, con la Cultura pensamos en voz alta y podemos también soñar el país y la sociedad que merecemos. Ópera queer fue esto que preguntabas, también Nati: ese refugio que nos dio a nosotras, el abrazo que cada una en su momento necesitó. Luego también fue el lugar de exploración, en el cual Luchi dejó de ser ese Luchi Barítono, que se había regresado de la universidad y empezó a ser la contratenora que ahora es: flamante, ingresante de la Carrera de Barroco, la maestría del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón.
Estoy dedicándome mucho y abriendo un lindo camino en lo que es el arte popular, la música folclórica, vengo ahora de Coquín la semana pasada. Ópera Queer es ese lugar en donde el bichito de la ópera, la manijita de lo lírico, y de jugar juntas aparece, y bueno, es un tesoro también para mí. Ha sido ese espacio que sigue ahí guardando ese deseo de la música clásica.

Hermoso, y aparte mañana las espera una sala enorme, ¿Cómo lo están viviendo?
Luchi: Con un poco de nervios, un poco de manija también. Lo pensábamos hoy justo, tomando un mate a la mañana, que hemos estado en espacios grandes, pero no solas, en un lugar tan, tan grande, con tantas personas. Sabemos que nosotras tenemos una gran expectativa. También por suerte tenemos un gran apoyo de todas las autoridades, del Teatro Auditorium, que están muy contentes y contentas de que estemos allí ocupando, no solo esa cartelera, como decimos, lo importante que es la visibilidad, porque bien podrían habernos programado solapadamente y no, no fue así, todo lo contrario. Esta es la política, digamos, al servicio también de nuestras identidades disidentes, y lo tenemos que nombrar, lo tenemos que tratar como un acto de valentía, sobre todo en estas épocas, en estos tiempos, y nos parece importantísimo, y lo agradecemos. Sabemos que nos lo merecemos, pero lo agradecemos igual. Esa es un poco también el gesto. Así no nos sentimos solas, eso es importante. Todo el mundo nos asegura que va a ser una fiesta. Se está latiendo, así desde ahora.
Son espacios que nos merecen y nos merecemos también estos públicos poder tener esta técnica, nos lo merecemos nosotras, se lo merecen tantos compañeros. Verdaderamente, esto que decía Lu, son decisiones políticas que estamos felices de abrazar y de que abracen con corazón.
Retomando, pensando en Lohana, y cerrando este día tan importante para nosotras y de cara a lo que es la super función de mañana: “al calabozo no volvemos nunca más”. Entonces mañana les esperamos a todes.

*Entrevista completa en el siguiente link

*Podés comprar las entradas para Ópera Queer en el siguiente link

Compartime!

Anterior

Lohana Berkins: la trava de todas las batallas

Próxima

En defensa del sistema ferroviario argentino