¿Por qué molesta tanto el lenguaje inclusivo?

El Ministerio de Educación de la la Ciudad de Buenos Aires se posicionó en contra de que se utilice el lenguaje inclusivo en las aulas y generó repudió en gran parte de la sociedad, sobre todo por aquellas personas que defendemos la libertad, la diversidad y los derechos humanos. “Los docentes tienen que respetar las reglas del idioma español cuando están al frente del aula y en sus comunicaciones”, dijo Larreta.
“Así como alguna vez nos han prohibido ser, hoy pretenden prohibirnos expresarnos de la manera que consideramos acordes a nuestra existencia. Prohibir lo podrán prohibir, hay que ver si se va a obedecer esta prohibición y no llevará a un litigio estratégico en donde pensemos que un estado no puede quitarle la dignidad a quienes deseen hablar de acuerdo a su forma de representar su identidad en la relación social diaria en este caso educativa”, sostuvo Lara María Bertolini en su página web Travazona.
A lo largo de la historia quisieron prohibir lo que se salía de la norma. La derecha y la iglesia siempre estuvieron al pie del cañón a la hora de ser excluyentes y antiderechos. Y no estamos exagerando: reaccionamos al mensaje que nos quieren mandar. Violan la libertad de expresión, la Ley de Identidad de Género que establece el derecho de toda persona al reconocimiento de su identidad y a ser tratada conforme su autopercepción.

No se trata de estar de acuerdo o no, de usarlo o no, sino de aceptar las diferencias. El lenguaje es político, muta con los años, y refleja los cambios que atraviesan las sociedades.
Las modificaciones aparecen acá y en distintas partes del mundo. En nombre del respeto del “idioma español”, ese que se impuso a la fuerza en el país, violan los derechos de miles de personas.
Nosotres no nos quedaremos callades, aunque le moleste a les dinosauries. Una E significa mucho más que una letra y su intento de eliminarla significa un tanteo de nuestras reacciones. Por eso nos oponemos. Saltamos por elles. No podrán prohibirles, no con tantes docentes y xadres cuidando sus espaldas. No con un movimiento tan fuerte como el de la comunidad travesti-trans.
Lo que molesta es pensar en un otre, entender que se cuestiona todo y los privilegios también, no el lenguaje.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

“El lenguaje poético para mí tiene que ver con el pensamiento crítico”

Leer siguiente

Etiquetado frontal: cuenta regresiva y el lobby de Coca Cola y sus secuaces