Absolvieron al abusador de Luna

Por Editorial Sudestada


Después de 12 años, se dictó la sentencia contra el abuso sexual en la infancia. Durante la tarde del martes, el Tribunal Oral en lo Criminal N°15, a cargo de los jueces Virginia Sansone, Adrián Martín y María Elisa Gaeta, absolvió a Hernán González Rizzi, progenitor de Luna y quien abusó de ella cuando tenía 9 años. El juicio comenzó el 8 de agosto y el acusado tuvo el privilegio de hacer sus declaraciones de manera remota evitando hacerse presente en el juicio. La extensión del proceso se debió a la insistente violencia de la abogada defensora del abusador ( Patricia Anzoategui) quien no solo violentó con sus dichos a Yama, mamá protectora de Luna, sino que mantuvo a los testigos durante varias horas repreguntando cosas que apuntaban en su mayoría a la implantación del falso S.A.P (Síndrome de alienación parental) con el que muchas veces la justicia sostiene que el relato de las infancias es falso y que es “creado” por sus madres.
Cientos de personas y organizaciones vienen acompañando esta causa que es ejemplo de lo que la justicia hace cuando una madre denuncia.
Esta es la justicia patriarcal que defiende abusadores. Esta es la justicia que los protege y que sigue castigando a las mujeres. Las abogadas anunciaron que se presentará una apelación y que seguiremos en las calles pidiendo justicia.
El abuso sexual es una de las tantas formas de tortura y está invisibilizado. Es por eso que muchas personalidades fueron sumándose y se hicieron presentes hoy en el recinto, como Nora Cortiñas, Nelly Minyersky y Mónica Macha para decir bien fuerte que al abuso sexual en la infancia le decimos Nunca Más.
No queremos más esta (in) Justicia

La habilitación de la crueldad
Por Yama Corín
El dolor es hondo y lo lloraremos. Pensamos que a lo mejor se podía, no por deseo o numerología. Fué un juicio que contó con la declaración precisa y detallada de la víctima, sostenida por psicólogas y peritos, incluso testigos.
Tres victimas más de violencia sexual hacen al contexto del acusado. Contamos con la acusación del fiscal, Guillermo Morosi, que pidió 15 años y a quien le agradezco, el hecho de haber hecho su trabajo como corresponde, con perspectiva de género, niñez y calidad humana, fué el único en aportarnos algo de reparación de parte del aparato judicial.
Por otro lado intervino una defensa cruel y bruta. Patricia Anzoategui es eso. Encarnó la defensa del acusado fanáticamente y mucha veces no recordaba su nombre, seguramente no le importa, porque enfrente tiene a una feminista y su odio hacia nosotras es lo que la motiva a defenderlo. Maltrató a testigos en los interrogatorios, algunas veces el tribunal intervenía, otras no. Pero la violencia fué corriente, activa y provocadora en todas las audiencias. Las acusaciones y amenazas a mi persona constantes.
Intentando y con éxito, prolongar el juicio lo máximo posible. Hasta un cambio de gobierno, más favorable.
La jugada funcionó, y un tribunal que parecía respetable dejó hacer y se colocó del lado derecho de la sala. El de la defensa, un mamarracho cruel.
Deseo fervientemente que no puedan dormir en paz. Porque estoy segura que algo turbio pasó para qué resuelvan así.
Los fundamentos serán la acomodación a eso. No tengo dudas. La verdad es una y estuvo frente a ustedes Virginia Sansone, Adrián Martin, María Elisa Gaeta absolvieron al violador de una niña. De mi niña. El seguirá libre, gracias a ustedes. La cruel abogada hará bailecitos de victoria. Pero ustedes no tendrán libre la conciencia nunca más. Nosotres no olvidaremos sus nombres.
El llanto de mi hija ayer, abrazada a Norita Cortiñas, que por primera vez la vi quebrada rodeada de cientos de llantos, serán mi motor.
Todo ese dolor, genuino, amoroso, cansado y furioso tiene toda la dignidad que a ustedes les falta.
No importa el poder con el que cuenten.
Prefiero siempre estar de este lado.

Compartime!

Anterior

Roger Waters: “Resistan al neofascismo”

Próxima

El aguinaldo no se toca