Bolivia: el partido de Evo Morales se prepara para defender sus votos en las elecciones

Bolivia se prepara para las elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo 18 de octubre, si todo sigue su cause normal. El Movimiento Al Socialismo (MAS), partido que tiene como líder al exiliado Evo Morales, después de muchos años se presenta como la oposición. El candidato de este partido, Luis Arce Catacora, lidera las encuestas. Canela Crespo, candidata a diputada nacional por el MAS, en esta entrevista en exclusiva con Revista Sudestada denuncia: “el golpe de estado de 2019 se ha maquillado con una narrativa de vuelta a la democracia, cuando el móvil detrás del golpe de estado era tan burdo como el odio al indio, el odio a un presidente indio”. Además, relata el presente previo a los comicios.

Por: Emilio Mendoza

El teléfono de Canela no deja de sonar, el tintinear de los mensajes whatsapp interrumpen la calma de la noche de La Paz. La ciudad comienza a apagarse cerca de las 19 cuando el frio y unas esporádicas neviscas, acompañan el regreso a casa de los últimos carros de comidas de las cholas, que apuran el paso para ir preparar la comida para la siguiente jornada. La ciudad ya no sonríe como hace un año, y los vestigios de aquel noviembre están presentes en las paredes y en los cansados rostros de los últimos deambulantes, que vieron hace un año, cómo un par de botas y una biblia, rapiñaron los sueños de quienes habían osado enfrentar 500 años de silencio.

El ruido de algunos vehículos se filtra por el micrófono de Canela, quien busca emprolijar la situación desde algún rincón de la casa. Allí está ella, frente a la última de las tantas entrevistas del día, y contando los minutos, para lo que puede transformarla en la diputada electa más joven de estas elecciones.

Sorprendió el poco tacto político, o sesgo racista con que se llevó adelante el golpe de estado. No habían acabado de desembarcar en el palacio presidencial de La Paz, cuando ya se empezaron a quemar Wiphalas en varias dependencias gubernamentales. ¿Por qué cree que el golpe lleva esa marcada impronta anti indigenista? ¿a quiénes van dirigidos estos mensajes?

Bolivia ha sido un país que históricamente ha sido azotado por sesgos coloniales. De hecho, el acta de independencia de la Republica de Bolivia está firmada por hombres, mayores y blancos y ellos son los que yo los llamo los ganadores de las batallas históricas y han dejado también sesgos en la institucionalidad del estado, pero también en la sociedad misma. Creo que es uno de los mayores logros del proceso de cambio, en el que está situado el MAS- IPSP; hemos asumido la descolonización como uno de los ejes rectores de nuestras acciones. Si bien este proceso ha sido un gran avance contra el racismo, en los últimos meses se ha develado algo que parecía que estaba callado y que finalmente no había sido superado. El golpe de estado de 2019 se ha maquillado con una narrativa de vuelta a la democracia, cuando el móvil detrás del golpe de estado era tan burdo como el odio al indio, el odio a un presidente indio. Ese mismo odio es el que ha provocado, criminalización de la protesta y persecuciones políticas, judiciales, policiales y paramilitares. Creo que el mensaje era para la Bolivia que había osado levantarse por sus derechos y en contra del colonialismo y también para la Bolivia india que se había asumido como parte del proceso de dignificación más importante de nuestra historia. También hay que asumir nuestras propias responsabilidades, en no haber profundizado los debates en contra de ese colonialismo.

Consolidado el Golpe de Estado, Bolivia se sumó al resto de los países latinoamericanos que utilizaron el lawfare como herramienta política para poner fin a gobiernos con amplio apoyo popular. Si bien en Bolivia fue imprescindible el apoyo militar al sector golpista, ¿por qué cree que se ha vuelto corriente la utilización de esta metodología en toda la región?

Primero debemos entender que el lawfare no ha acaba en la cuestión judicial, hay muchos actores que confluyen dentro, se combinan acciones que aparentan ser legales con una amplia cobertura de prensa de los medios hegemónicos, que son los que entran a presionar a los acusados y a su entorno, de modo que se vuelvan mas vulnerables a las acusaciones y pruebas, por eso es aun peor, porque a priori existe una sentencia mediática, es una disputa a la que nosotros estamos entrando casi perdiendo, porque es una disputa al sentido común que suelen imponer los medios de comunicación hegemónicos, por eso son importantes los medios de comunicación alternativos para disputar el sentido común que vaya más allá de ellos. Hoy los poderosos, los vencedores de ese colonialismo siguen siendo los que tienen el control de los medios oficiales y privados y configuran un cerco mediático.

Los gobiernos de derecho de la región al que se adscribe el desgobierno de Añez se están tornando autoritarios, están asumiendo una narrativa radical y eso no significa que antes no fueran así, sino que se veían obligados a ocultar su rostro ante los gobiernos que proscribían el racismo o que han normalizado el desarrollo y el progreso. Ahora están en sus anchas porque se creen inalcanzable en el poder y van a hacer todo para mantenerse en él, como nos está sucediendo en Bolivia. Se han formado grupos paramilitares de choque violentos que actúan con total impunidad. El gobierno de Añez prefiere llenar la cárcel de activistas, dirigentes sociales, periodistas tildándolos de sediciosos o terroristas, en vez de desconfigurar estos grupos armados.

¿Estos ataques responden al código penal instaurado por la dictadura de Banzer?

Si. El código penal es de la dictadura de Banzer y reproduce esos tintes autoritarios y es utilizado por este gobierno. Nosotros en el 2017 hemos planteado una reforma al código penal, que tenia como virtud pasar de la lógica punitiva a la lógica de lo restaurativo. Lo que permitía discutir cuestiones como legalización del aborto, negligencia médica, etc. Pero muchos gremios asociados a la derecha se han levantado contra nuestro proyecto, era muy progresista para su lógica formal. Son reformas que nos han faltado sin duda, a veces nos ha pasado que lo hemos intentado desde la asamblea legislativa pero no hemos tenido la calle para sostenerlo.

¿Cuál es la situación actual de las personas que comenzaron a ser perseguidas desde la instauración del golpe?

Casi a todos se les ha vulnerado el derecho al debido proceso, tenemos decenas de compañeros y compañeras que han sido asesinados, otros que están en la cárcel o que están con medidas preventivas en detención domiciliaria, pero que no tienen sentencia. Hay una lógica de amedrentamiento, los que llenan las cárceles son compañeros que han sostenido las manifestaciones post golpe de estado. Son los que se han levantado contra la quema de la Wiphala, los que han denunciado las masacres de Zenkata y Sancaba, los que en contexto de pandemia han empezado a sufrir no solo en sus cuerpos, sino también en sus bolsillos la crisis económica y que han denunciado el mal manejo de la pandemia, los que están sufriendo esta persecución, estigmatizándolos como salvajes, trogloditas, etc.

Es ingenuo pensar que los responsables políticos de estas masacres serán procesados, ¿pero al menos se ha abierto una investigación para las fuerzas, responsables materiales, de estos hechos?

Nadie, a nivel interno nadie. Se ha intentado llevar la defensa legal de los fallecidos en las masacres de Zenkata y Sancaba a instancias internacionales, pero para eso es necesario un relevamiento de los alcances de esa masacre. Hay gente que aun no ha sido registrada como victima de esos sucesos. La masacre como tal ha sido reconocida por CIDH por lo que entendemos que será un largo proceso que llevaremos adelante porque tenemos un compromiso con las víctimas y sus familiares.

Con este manto de persecución política a la que se suma la impugnación de la candidatura a Senador de Evo Morales ¿Qué garantías de transparencia pueden ofrecer estas elecciones?

A pesar del amedrentamiento y la persecución, estamos listos para defender nuestros votos, pero es cierto que el gobierno tiene todas las herramientas para darle continuidad a toda su violencia, por lo que necesitamos todos los ojos encima para que en esas elecciones no se cometa fraude. Debemos también fiscalizar el accionar de la OEA para que no nos diga como manejar nuestro país. El año pasado el actuar de la OEA ha sido grotesco como ha propiciado el golpe de estado, desde los intereses de la derecha regional y local articuladas en una conspiración importantísima. Evidentemente no podemos hacerlo solos, necesitamos aquí la mirada internacional.

Hace unos instantes ha renunciado Añez a su candidatura, por lo que debemos estar atentos a una unión del resto de las fuerzas tras la candidatura del principal opositor.

La presencia militar en la política boliviana no ha cesado desde noviembre del pasado año, llegando incluso a apersonarse en la Asamblea Legislativa Plurinacional (actualmente único órgano legitimo del estado), para presionar a los parlamentarios para ejecutar los ascensos de jefes militares. ¿Cuál es el rol que jugará el poder militar y policial en estas elecciones? y ¿cuál cree que será su posterior accionar ante un eventual triunfo del MAS?

En este momento hay una disonancia entre las bases de las fuerzas de seguridad y las decisiones que habían tomado los altos mandos militares en los actos de noviembre del año pasado; para las tropas esas decisiones que había sido financiadas por los que han promovido el golpe de estado, les ha significado disparar contra sus madres, sus hermanos, al punto de matarlos. También hay que asumir que nivel estructural, el gobierno del MAS ha descuidado reformas institucionales de las fuerzas armadas y policiales necesarias y eso nos ha costado el golpe.

Creemos que estas elecciones se juegan desde lo identitario, por lo que el voto de las fuerzas estará con la opción del pueblo, que es el MAS. Aun así, esperamos que las decisiones de los altos mandos no propicien el arrebatamiento de la democracia otra vez, que es una posibilidad latente que no podemos dejar de ver y para lo cual tenemos que estar organizados internamente, pero también necesitamos de la denuncia internacional. Esa será una forma de cuidarnos entre todos.

La pandemia devastó la economía de todo el mundo al tiempo que las desigualdades crecieron abismalmente, pero en Bolivia, además, se mostró un rostro aún más inhumano cuando se comenzaron a ver los primeros casos de corrupción en la administración de los presupuestos sanitarios. ¿Cuál es la situación sanitaria actual? ¿y en qué estado se encuentran las denuncias de corrupción respecto al tema?

El desgobierno ha causado no solo crisis democrática, sino que ha traído consigo una crisis económica que se ha profundizado en este país, con despidos masivos, con condicionamiento de la economía local a organismos internacionales a través de prestamos millonarios y el pasaje de ser la economía con mas crecimiento de la región a ser una total incógnita, porque en estos momentos no tenemos informes que sean fiables. El manejo de la pandemia fue igual o más desastroso que la administración económica, la compra con sobre precios de respiradores que no funcionan, la falta de equipo médico, nos han dejado una Bolivia con 7500 fallecidos según cifras oficiales, aunque sabemos que eso es un sub registro, ya que hay bolivianos que han muerto por Covid y están enterrados en cementerios clandestinos. En tanto que tampoco se registra como enfermos a personas infectadas que cuando fallecen no aparecen en los registros del ministerio de salud. Los casos de corrupción están en total impunidad, en algún momento el gobierno hizo la pantomima de judicializar uno de esos casos de corrupción emblemáticos, pero actualmente están los responsables todos libres.

Las elecciones que asoman en el horizonte abren las puertas para un nuevo gobierno del MAS-IPSP y con ello la posibilidad de recuperar conquistas arrebatadas por el Gobierno de Añez, como también de realizar una autocrítica para dar respuesta a sectores que la política del proceso de cambio aún no había alcanzado. ¿por dónde pasan los ejes principales del nuevo plan de gestión?

Hemos aprendido mucho de Argentina cuando ustedes hablaban de volver, pero volver mejores. Ese es un reto que hemos asumido. En este momento el plan de gobierno del MAS tiene aportes transversales desde distintas discusiones, dos de los documentos que yo mas defiendo son la agenda de despatriarcalización, que es un documento construido en los encuentros de mujeres, y también la propuesta para el plan de gobierno desde las juventudes. Es importante porque son 2 de los temas que transversalizan el plan de gobierno, atravesando las cuestiones de salud, educación, economía, derechos de la madre tierra, etc. Por fin entendimos que no hay nada sin nosotras las mujeres y las juventudes. Desde el ala de la renovación del MAS hay una fuerte autocritica, sin desconocer los logros alcanzados, pero también reconocemos los errores y las causas que nos han llevado a cometerlos. Una autocritica que fue necesaria para articularnos y fortalecernos, entendemos que hay que defender muchas cosas, hay que defender el estado plurinacional, ante un avance del retorno a la idea de república, pero también entendemos que hay que profundizarnos, desde el foco de la descolonización, la despatriarcalización y desde una mirada anticapitalista. Esos conceptos a mi generación nos han abierto oportunidades, nos ha hecho vivir en un país mas justo, mas equitativo, pero han quedado cosas pendientes. Por eso nos toca dar un paso más allá.

Bolivia es el segundo país del mundo con más presencia femenina en el parlamento. Obviamente esto es ayudado por una cosmovisión andina que plantea una dualidad necesaria entre hombre y mujer para transitar la vida. Pero así mismo esta cosmovisión del mundo puede resultar un freno al avance en temas como el aborto o las disidencias sexuales. ¿estos temas están presentes en la agenda de la nueva gestión?

Sí, definitivamente. Yo me asumo desde el feminismo y desde el feminismo veo el mundo, y en este ultimo tiempo, sin embargo, he entendido que en nuestro país las mujeres del pueblo tienen un trauma con las formas de feminismo hegemónico, que habían monopolizado las discusiones en torno a los derechos de las mujeres en los años 90 y 2000. Las compañeras interpelan a esos feminismos, porque no han sido capaces de ver las intersecciones coloniales y de clase, es por eso ahora que mi feminismo está dirigido a luchas integrales por la despatriarcalización desde el cuerpo de ser mujer. La despatriarcalización es un término que nace en Bolivia en las discusiones preconstituyentes. Evidentemente son nuestras madres, nuestras abuelas las que han luchado por el sufragio para que hoy podamos ejercer ese derecho, pero también nos toca la lucha para que una mujer pueda decidir sobre su propio cuerpo, para que no sea una ciudadana de segunda, para que haya un sistema de economía de cuidados equitativos, y muchas cosas mas que se deben tratar en la siguiente asamblea legislativa. Desde los feminismos del MAS asumimos que tenemos que profundizar en estos temas, y además debemos hacernos eco de los movimientos ya establecidos en la región. Pero ahora, no todas las compañeras están hablando de lo mismo, creo que para nosotras es mas importante que la lucha de género en sí mismo, el proceso de la despatriarcalización. Entendemos que es una cuestión integral que ve intersecciones no solo en la opresión del patriarcado, sino también en la opresión colonial y opresión de clase. Son las discusiones que se están dando en este momento y que han generado avances en los últimos años y que están siendo amenazados en el ultimo tiempo. A modo de ejemplo, hemos promulgado la ley 348 que es la que garantiza una vida libre de violencia contra las mujeres. ¿Qué hacemos en esa ley? Ya había una ley neoliberal que te hablaba de la violencia intrafamiliar, pero nosotros hemos tipificado las violencias como delitos de orden público. Lo que hacia la ley neoliberal era reducir la violencia a lo privado, encerrarlo entre las cuatro paredes de su casa y que se quede ahí.

Así hemos dado golpes certeros al patriarcado, primero por que lo visibiliza y también porque nos pone frente a él, sin embargo, asumimos que no ha sido suficiente, nos hemos quedado atrás en muchas cosas. Se ha intentado abrir causales desde el código penal para que el aborto sea posible en casos como por ejemplo ser estudiante. Ahí se abría una ventada de posibilidades muy interesantes y a la vez insuficientes sin ninguna duda. Yo asumo ese debate, aunque no resulte lo mas rentable en tiempos electorales.

Esto ha propiciado también un golpe de estado en el que la narrativa de los golpistas es que al poner una mujer al frente eran mas inclusivos o que le habían ganado al paradigma del estado plurinacional en cuanto a representación política de las mujeres. Nosotras sabemos que, el hecho de que una mujer asuma la cabeza del poder ejecutivo no es garantía de nada y que la lucha la seguimos dando desde distintos espacios sin dudas.

Con 27 años de edad, se ha convertido en la candidata más joven de cara a estas elecciones. Cuando Evo Morales llega al poder en 2006, ud. comenzaba a transitar la adolescencia, ¿cuáles eran las cosas que a esa edad la acercaron al MAS?

Cuando Evo asume la presidencia de Bolivia, yo tenia 12 años. Todo mi transitar político, toda la construcción de mi conciencia política y social se ha hecho en el marco del proceso de cambio y por ende soy parte de una generación que ha vivido en un país mas inclusivo, mas justo, mas equitativo y sobre todo que se ha asumido desde lo plurinacional, desde la descolonización, desde la despatriarcalización. Acercarme al MAS ha sido el reconocimiento de que las luchas de nuestras madres y abuelas se estaban consolidado en todas las transformaciones y que a mi y a mi generación nos toca profundizar, definitivamente hemos vivido una etapa de reivindicación, de lo boliviano, de lo nuestro, de nuestra identidad, que era una deuda histórica con los de atrás, pero también un reto hacia delante. Es desde ahí donde yo me acerco al MAS y empiezo a hacer activismo, desde el colegio cuando tenía 16 entorno a colectivos ambientalistas; para que yo pudiera asumir esas banderas como mis banderas de lucha, los que vinieron antes tuvieron que haber luchado por derechos laborales, oportunidades, por comer al día siguiente. Nuestras luchas han cambiado y creo que la deuda histórica de mi generación va a ser con las que hicieron mucho hacia atrás, pero también con que en adelante los procesos de transformación sean mucho más integrales.

¿Qué tanto se parece aquel MAS del 2006 a este que vuelve a presentarse a una elección como oposición luego de tantos años?

Se parece mucho más al del 2006, que al de la última etapa del gobierno. El proceso de cambio tiene momentos constitutivos anteriores a la asunción del poder formal. Nace en la guerra del agua, en las marchas de mineros e indígenas que llegaban a la sede gobierno demandando derechos básicos, demandando también luchas históricas, asamblea constituyente, tierra y territorio, la defensa de los recursos naturales, etc. En 2006 cuando se asume el gobierno son todas estas banderas las que se convierten en la agenda de gobierno, y así se transita hacia el estado plurinacional, en el camino no podemos negar que hubo una burocratización de la fuerza social, hemos cambiado esta lógica de movilización permanente, por la administración del estado y es ahí donde nos ha costado caro, porque en noviembre del año pasado, nos ha encontrado desmovilizado, estoy segura que a pesar de las trabas que nos impuso el gobierno, estamos mas unidos mas fuertes, mas movilizados y mas claro en lo que nos ha faltado antes para ir mas lejos. También creo que la esencia de aquel MAS que venía de las calles, que sin saber mucho de como asumir una burocracia e hizo la mejor gestión de la historia de mi país, hoy está mas presente que nunca. Por eso te diría que el MAS de hoy se parece mucho mas a ese MAS del 2006.

¿Qué pensaría y que le diría aquella Canela de 12 años a esta que hoy está a las puertas del palacio legislativo? ¿de que cosas estaría orgullosa y que cosas te pediría no olvidar?

Esa Canela de 12 años emocionada en el acto de proclamación de Evo en la plaza San Francisco de La Paz, cuando veíamos a Piero cantar, a Eduardo Galeano, esa Canela del 2006 estaba formándose para un proceso de transformaciones que era a largo plazo, estoy segura que me diría que el asumir una candidatura es parte del camino sin dudas, pero no es el fin en si mismo. Que nos mantengamos leales a esa esencia que veíamos, en ese acto tan hermoso en el que nos mirábamos, nos reconocíamos y decíamos, no podemos creer que estemos aquí, porque nunca habíamos asumido las elecciones o el poder institucional como un fin en si mismo.  Me diría que nos mantengamos leales a eso que no dejemos las calles, no dejemos la movilización, demos la batalla, seguramente asumimos la carrera electoral, pero no olvidemos aquello que nos ha traído a este momento

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

“Que lo bajen”

Leer Próxima

Jazz y Racismo #4. Nina, la sediciosa