Camille: El grito de las malditas

“Camille. La maldita”, interpretado por Zuleika Esnal y dirigido por Manuel Callau es el unipersonal sobre Camille Claudel, una artista que vivió en un mundo de hombres que le impusieron un papel secundario.

Por Florencia Da Silva

Camille fue una escultura francesa que pasó los últimos 30 años de su vida en un manicomio por querer ser artista, desafiar el sistema y vivir intensamente su creación. “Amo la rebelión. Recorran París y no solo van a ver caballeros presuntuosos y mujeres dóciles, sino mendigos hambrientos implorando por sobres. Y la miseria no distingue sexos. Recorran el mundo y van a ver que hay países condenados”, grita Camille y nos interpela con su crudeza. Nos señala para que nos hagamos cargo, para repensarnos. Con una actuación que nos atraviesa, Zuleika Esnal representa a esa mujer inundada de dolor y furia.

Camille nos entristece, nos hace enojar y explotar en una risa. La historia de la artista transcurre a mediados del siglo XIX, pero nos representa a todas. A las malnacidas, a las putas, las locas, las revolucionarias, a las que se cansaron, las que estamos hartas, a todas las malditas. La rabia ya no se contiene. Un nudo se desata para construir puentes.
La angustia invade la garganta para rebotar en el escenario con el grito de Camille, que lo hace con sus ancestras cargadas en la espalda, lleva adentro a las brujas que quemaron, a las que ya no están, a las que nos arrancaron y a las que quisieron callar. Pero también nos señala el camino. Nos marca a fuego y nos recuerda el largo camino que tuvimos y tenemos las mujeres. Sin dudas, Camille está viva en nosotras y esta obra viene a recordarlo.

La obra estará todos los lunes a las 20:30 hasta el 30/05/2022 en El Tinglado (Mario Bravo 948, CABA).

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Alperovich al banquillo

Leer siguiente

Mauro Sergio: por fuera una textil modelo, por dentro un calvario