El Sur: fuego en primera persona

Una entrevista a Defensa del Bosque

Por Marisol Ramos

En un contexto de cambio climático, falta de derechos de las comunidades y represiones, arde el sur argentino desde comienzos de año y, ahora La Comarca Andina fue quién sufrió las consecuencias de los incendios intencionales. Repudiamos como sociedad, el accionar de las personas que continúan quemando nuestra casa con fines extractivistas, a favor de la megaminería, y en contra del pueblo chubutense que dijo “No es No”. No solo el bosque pago las consecuencias, personas que han quedado sin sus viviendas y animales que no lograron escapar del fuego también fueron arrasados por las llamas. “Consideramos que el fuego fue intencional y los proyectos y los intereses que guardan son principalmente megamineros. Exigimos que el Estado escuche la voz del pueblo”, dijo José (nombre ficticio para resguardar la identidad de la fuente) en voz de les participantes de Defensa del Bosque, organización realizada por vecinxs que pusieron alma y corazón para apagar los incendios desde sus comienzos, en enero.

Entonces, la pregunta continúa: ¿Cuántos incendios son suficientes?

¿Qué fue y cómo impulsaron esta organización?
La asamblea se formó después del 26 de enero. En conjunto con vecines de la Comarca Andina y un gran componente de viajeres que se encontraban de paso, que ante el impacto del fuego no solo se unieron a trabajar sino que también junto a brigadistas ayudaron a apagar los incendios y contener las llamas para que no se quemen las casas de los pobladores. Básicamente, Defensa del Bosque surge de la ausencia del Estado a la hora de apagar y contener el fuego que se inició en Cuesta del Ternero, Nahuelpan y su continua expansión. Ya que al principio no se le dio importancia, no se consideraba necesario brindar ayuda.

Foto de @chacayaudiovisual

José cuenta a Sudestada que el fuego se ha expandido en comunidades mapuches: La comunidad Anticura, Nahuelpan y la Cañio. Las dos primeras de El Bolsón, la otra más cercana del Maitén: “Son comunidades en las cuales viven muchas familias que pertenecen, comunidades organizadas. También, el fuego se expandió por los barrios recuperados del Pinar, la Eco Aldea, barrios que han sido recuperados por lxs vecines y que desde hace diez años tenían proyecto de urbanización populares y cooperativos” dice José. Lo que parecía que se había terminado, aún sigue en pie, y confirma que “El estado actual de los incendios, no son como antes pero aún así el fuego continúa en la zona del Maitén, en la comunidad del Cañio, en un zona abierta y no boscosa. Desde la comunidad se denuncia esto mismo, las famosas quemas controladas, significa que cada dos días pasan avionetas y helicópteros y tiran agua, pero que no se encuentra personal directo ni un equipo de bomberos. Lo que se hace es enfriar la superficie, pero el fuego por debajo sigue expandiéndose”, añade.

¿Quiénes son verdaderamente lxs que se encuentran detrás de los incendios
forestales? ¿ Y cuál creen que es su objetivo?

Quiénes conformamos la asamblea y en coincidencia con otros movimientos ambientalistas de la región, consideramos que el fuego fue intencional y los intereses que guardan son principalmente mega-mineros. Hay un proyecto que pareciera que ahora lo van a detener este año, pero que ya lleva unos cuantos años tratando de impulsarse, busca la rezonificación de zonas mineras. Es decir, lugares que son considerados reservas pasen a ser lugares inmobiliarios, así nace la intención de instalar esta industria. También, se piensa que hay oro, por lo tanto estaría en peligro el agua que se utiliza para limpiar el cianuro.

¿Qué sucede con las viviendas arrasadas y con las personas que vivían en ellas?
En este momento, la gente que no tiene hogar, en su gran mayoría esta al intemperie, viviendo en el mismo lugar donde se quemo su casa, en una carpa improvisada, con nailon o lo que fuere. También, hay otro porcentaje muy chico de personas que fue al Gimnasio municipal, pero para estar ahí constantemente les piden sus datos, documento e información personal y no desean exponerse a eso, entonces deciden irse. Hoy, se están armando brigadas para reconstruir las casas que han sido quemadas, pero esto lleva tiempo y a parte no pueden ser inmediatas ya que se han degradado los suelos, sumando que en estas temporadas se esperan lluvias y hay que esperar que el agua decante para que el suelo se estabilice. También, se han quemado centenares de pinos, que son los que absorben el agua y generan raíces superficiales, lo que hace que el pino sirva para sostener el suelo. Por esto mismo, hay profesionales discutiendo si conviene construir donde hubieron incendios, y todo esto genera un problema interno entre los barrios porque hay mucha gente que no quiere dejar su lugar, como también hay otra que han perdido todo y tienen la posibilidad de irse a otro sector, sumando el shock que vivieron al ver sus casas quemadas. Actualmente, hay grupos de profesionales que están trabajando en la asistencia de salud mental para les que sufrieron el siniestro del fuego.

Foto de @defensadelbosque

¿Qué trabajos están realizando?

Hasta el día de hoy nuestra asamblea sigue trabajando, no solamente en contener las líneas del fuego que se siguen propagando por la zona del Maitén, y barrios como Radal, Golondrinas y en la zona del Hoyo y Lago Puelo, sino también en ayudar a reconstruir con las donaciones que nos van llegando. Estamos realizando, junto a ingenieros y arquitectos, lugares comunes, para que les vecines puedan compartir, guardar sus herramientas y proteger sus propias donaciones. También, estamos organizando construcciones de estufas rocket y de baños secos, ya que la gente que
quedo sin hogar no tiene un lugar para realizar sus necesidades. Nosotres consideramos que más que ayudar individualmente, nuestro trabajo apunta más a la construcción colectiva.

Ante el fuego de los bosques ¿Qué exigencias son las principales?

Exigimos que el Estado ayude al pueblo, que deje de lado los intereses y proyectos mega- mineros, sabemos por todos los ejemplos que hay en el resto de los países, que son devastadores, la región no se ve favorecida bajo ningún punto de vista. Por otro lado, exigimos que se deje de perseguir a quiénes estamos colaborando en la reconstrucción de los barrios e intentando ayudar en las quemas. En los últimos días hubieron detenciones, allanamientos, estigmatizaciones y persecuciones.

¿Qué es lo debería pasar o hacer para que no ocurran más incendios forestales?
Lo esencial, es que el Estado deje de ser el lobista de estos intereses. En la provincia de Chubut hace unos días se cumplió veinte años del plebiscito por el NO a la mina, y hasta el día de hoy continua vigente. En aquel momento fue el 85% de la población chubutense, hoy es el 90% la que no quiere a la mina en su provincia. Por lo tanto, el Estado debería de escuchar la voz del pueblo y no estigmatizar como se ha hecho en las últimas semanas.

Para colaborar con los incendios del Sur, podes entrar a @defensadelbosque, allí se encuentra una cuenta de cbu y materiales que son necesarios para ayudar.

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

Mujeres de Malvina: las veteranas invisibilizadas

Leer Próxima

Mujeres Indígenas: Unidas bajo el grito de Basta de Terricidio