Elia Espen: “Envejecimos reclamando justicia”

Por Revista Sudestada

Una nueva Ronda de las madres de Plaza de Mayo con la presencia de Mirta, Elia y Norita. Sí, las madres volvieron a la Plaza y a su ronda. 46 años de lucha por Memoria, Verdad y Justicia; años de no bajar los brazos y seguir el camino que los 30.000 nos dejaron. Se acompañan entre ellas. Comparten el dolor y la fuerza de cada batalla.

“Todavía seguimos reclamando justicia y que dejen de hablar estupideces. Algunos políticos me tienen bastante cansada porque en tantos años no pudieron enjuiciar a estos delincuentes que tuvieron participación en la desaparición y muerte de nuestros hijos y de los chiquitos. Nadie se hace cargo. La justicia sigue, los diputados siguen, los senadores siguen. Les exijo que se pongan las pilas y hagan las cosas como deben ser. Nosotras reclamamos justicia. Ningún gobierno ha hecho nada. Siempre los derechos humanos han sido usados en beneficio propio. Las madres seguiremos de pie hasta el último momento. Vamos a seguir pidiendo aparición con vida y justicia. Envejecimos reclamando justicia. Para mí, mi hijo siempre va a ir adelante y yo siempre voy a ir detrás. Él me enseñó, de él aprendí, muchas cosas, entonces yo siempre atrás de él y exigiendo justicia”. La palabra de Elia Espen al finalizar la ronda en Plaza de Mayo.

Por su lado Norita Cortiñas reafirmó, “cada jueves y todos los días del año, seguimos exigiendo que se abran los archivos, destapar esa olla y saber qué pasó con nuestros hijos. Seguimos luchando y seguimos extrañándolos; la falta que hacen. Gustavo sería abuelo, sin embargo, no les dejaron la dicha de criar a su familia y de seguir la lucha para defender a este pueblo de ese imperialismo que padecemos”.

Para cerrar Mirta Baravalle expresó, “si estuvieran nuestros 30 mil detenidos desaparecidos quizás no hubiera pasado nada de todo lo que estamos reclamando. Si hubiera estado esa generación muy distinto sería todo. No tendríamos gente con hambre, no tendríamos gente sin casa, ni todas las miserias y sufrimientos que vemos días tras día. Cada vez veo a nuestros 30 mil más necesarios en la vida del pueblo argentino”.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Esa fruta extraña

Leer siguiente

Soy una tonta por quererte: escritura y paisaje de un cuerpo