Fabiana Cantilo: “La niña que fui sigue de pie”

Por Revista Sudestada
Fotos Ojo Nómade y VanuRod para Sudestada

Postales de una noche mágica, en la que Fabiana Cantilo presentó su libro de poesía “Desvío”, rodeada de afectos entrañables como su madre, su amigo Fernando Noy, Inés Estévez y Lisandro Aristimuño. También acompañaron el encuentro, Juan Solá, Natalia Carrizo y Gustavo Yuste, quienes compartieron la palabra y la lectura de poemas sudversivos. Sin dudas una noche hermosa en The Roxy, coronadas con la música en vivo de Fabiana junto a Fena Della Maggiora.

“Escribía de chiquita. Mi mamá es una gran poeta. Venía acumulando poemas desde chica y también hice los dibujos que están en el libro a mano alzada. La niña que fui sigue de pie, es lo que me hace seguir viviendo, sigo jugando. Lo importante es mantener el niño interno. Y acá está el niño, en la foto de la tapa, porque cuando era chiquita y mi mamá me tenía en brazos en el colectivo, le decían que lindo chiquito ¿cómo se llama? y ella respondía “Fabián”, porque no se animaba a decir Fabiana. He escuchado eso, será por como me cortaban el pelo. Con Cinthia fuimos ordenando y seleccionando poemas durante la pandemia. Yo tiré todos los poemas al suelo y empecé a hacer diferentes áreas”.

“Le puse Desvío porque agarré un desvío que me llevó la mitad de mi vida (risas). Una la puede quedar en el desvío, yo no la quedé. Cuando la cosa se puso heavy, tuve una persona al lado mío que prácticamente me salvó la vida una noche y ahí fue el máximo desvío, quiero mucho a esa persona”.

La vida misma

Un pensamiento insospechado se desliza detrás
de lo visible.
Vos estás ahí como un poema al paso.


El milagro de un corazón que anhela.
El milagro de un corazón que sufre.
Oh! Corazón que recuerda.

La luz de los ancestros tiene el mismo brillo del atardecer.
Y ellos también como las hojas volvieron a la tierra.

Un vacío perfecto,
un silencio infinito,
un útero circular,
una mujer eterna.

Así es como acaba el mundo.

Naturaleza

Al borde del fin
el mar
será el primero en marcar territorio
como un gato en celo
y demostrar por fin
lo que pocos saben
LA NATURALEZA ES MAS FUERTE.


No la respetaron
y ella simplemente
reclama su lugar.

Baldes de fuego
reman lejos los que pueden
y yo solo espero
el desorden
el caos
que se termine esta película mentirosa
en la que vivimos.

La tierra es quien tiene la magia de la verdad.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Fabita contenta

Leer siguiente

No es el largo de mi pollera