Gobiernan un país que odian

@ojonomade

Por Editorial Sudestada

Las calles del Congreso de la Nación se transformaron, en estos días, en una trinchera desde donde defender nuestros derechos. Mientras Diputados debaten una Ley Ómnibus antipopular y entreguista, trabajadorxs, vecinxs, estudiantes y jubiladxs salieron a decirle No a este paquete de medidas que pone a la Patria en riesgo. Botas, cascos, escudos fascistas, balas de goma y gases lacrimógenos es la imagen de este protocolo ideado por Patricia Bullrich, la responsable de haber herido a periodistas y luchadores. Personas de manera pacífica estaban en la vereda o en la plazoleta y la policía de manera provocativa pasaba llenando los ojos con gas pimienta y arrojando, al mejor estilo Gerardo Morales, balas de goma en los ojos.
Están decididos a votar el ajuste a espaldas del pueblo. Niegan la represión y minimizan la lucha de un país entero que no está dispuesto a bajar los brazos. Gobiernan un país que odian y detestan. Se unen con otros verdugos para realizar su sueño de destruirlo todo. Mientras tanto, la resistencia se activa como tantos momentos históricos donde salimos a la calle a poner el cuerpo y las ideas. La Patria no se vende. Ni ahora ni nunca.

*El registro fotográfico es de Doris Sanabria @ojonomade

Compartime!

Anterior

Bla Bla & Cía: “En esencia, lo que más nos divierte es hacernos reír a nosotros de nosotros mismos.”

Próxima

Lohana Berkins: la trava de todas las batallas