Grotesco y peligroso

Por Editorial Sudestada

Milei con la amenaza y la imagen de Nik, plagiador y odiador serial, un ejemplo conciso de la “cultura” y el “arte” que acompaña a La Libertad Avanza. Una publicación de un presidente que roza lo infantil, que se empapa de grotesco y peligroso, y que amenaza a viva voz desde el Ejecutivo. Eso sí, por redes sociales, un lugar que demuestra quién -cómo y de qué manera- nos gobierna. Y en la imagen, firmada por el impresentable que “dibuja” en el Diario La Nación y que escupe veneno a diario, el presidente afirma “Tiembla la casta”, con un nombre propio y una especie de “lista negra” entre sindicalistas, diputados y gobernadores. ¿De qué manera podemos permitir -desde todos los ámbitos- que un presidente libere semejante mensaje? Lo advertimos hace mucho tiempo cuando imaginamos la reacción de un Milei presidente frente a un paso en falso, una crisis, una tragedia, o algo que le desacomode la estantería. Y acá la respuesta a todo aquello, explícita y concreta. Si el Congreso no aprueba sus DNUs antidemocráticos e inconstitucionales, la amenaza llega. Si el grotesco atraviesa todas las esferas, con funcionarios que ni saben dónde están ni cómo ejercer su labor, y la realidad desnuda a un sector que del ridículo llegó a gobernar; vuelven a los mensajes en redes sociales que les hizo “avanzar” en las elecciones.

¿Cuáles son las facultades de un hombre que se cree rey en plena democracia, que sueña con el dedo dictatorial cagándose en el Congreso, y que provoca la violencia política ante el primer “no”? ¿Cómo sigue paso la democracia ante tanto peligro latente, un grotesco absurdo, un rejunte de impresentables con Banca y Ministerios siendo súbditos de un presidente que publica esta imagen, con todo lo que representa?

Este es el presidente de La Nación. Cuánta vergüenza genera, cuánto hay y habrá que reflexionar sobre este presente, y sobre todo por el futuro de los pueblos, que hoy está en manos de esto.

Compartime!

Anterior

Trabajadores del neumático en pie de lucha contra los despidos

Próxima

El Freud de la villa: “La poesía y la cumbia atraviesan lo cotidiano”