La deuda es con nosotres

Foto: Ojo Nomade

Este sábado en la Ciudad de Buenos Aires se realizó la XXXI Marcha del Orgullo bajo las consignas: “La deuda es con nosotres. Ley Integral Trans, Ley Antidiscriminatoria Nacional. Sí al Lenguaje Inclusivo”.

Por Facundo Galván

A las 11 de la mañana se dio inicio a la jornada, entre feriantes y artistas en el escenario de la Plaza de Mayo, denominado “Nadia Echazú”. Se realizaron reconocimientos a personas, de diferentes espacios, sectores e instituciones que contribuyeron en la construcción de la igualdad durante el último año. Entre elles estuvieron Daniel Mojico, por la inauguración de la biblioteca “Carlos Jáuregui”, y les legisladores porteñes que promovieron la aprobación de “la semana del orgullo”.
Jeremías Antelo -Activista de la FALGBT- que forma parte de la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo indicó: “Esta Marcha del Orgullo es la más grande del país autoconvocada hoy en día. Su principal característica es que año tras año aumenta exponencialmente la participación de las personas; esto puede ser por la gran diversidad de la Comisión Organizadora -conformada por más de 60 organizaciones de todo tipo-, y las consignas que damos son leyes nacionales que creemos que son deudas pendientes que hay hoy en día en el Estado Argentino- Si bien es un país vanguardia y modelo para otros países, todavía falta mucho por recorrer”.


Por el escenario pasaron DJ Alan Fabulous, Nikka Lorach, Richi Star, Invisibles, sin embargo las personas que ya habían colmado la Plaza de Mayo aclamaban por Cazzu. Su aparición en el escenario captó  la atención de todes. Al ritmo de su música se manifestó a favor de los derechos de la comunidad LGBTIQ+ y apoyó las consignas de la XXI marcha.  


Gustavo “La Peco” Pecoraro, desde España -quien formó parte de la primera marcha del orgullo argentina en 1992-, recordó: “nuestra lucha también acompañó a la del pueblo argentino contra el desastre que hizo el menemismo con las empresas estatales. Cuando terminó la primera marcha, y Carlos (Jáuregui) pronunció la frase ‘esta es nuestra primera marcha, y habrá una segunda marcha y dentro de 30 años seguiremos marchando’, ahí yo me di cuenta que habíamos realizado un hecho político histórico, que por primera vez las organizaciones LGBTIQ habían salido a la calle a realizar nuestras propias demandas”. Sobre la primera marcha Jeremías, que forma parte de la organización, reflexionó: “Hace 30 años eran 200 personas marchando y con máscaras; en 2021 fuimos más de 1.2 millones de personas. Todes festejando y nadie se escondía”.


El clima cálido acompañó a la jornada. Más de 30 camiones con DJs y performers siguieron a las miles de personas -entre ellas se destacaron la presencia de familias diversas, infancias y adolescencias queer y trans- que se hicieron presentes para manifestar su orgullo, visibilizar a la comunidad, defender los derechos conquistados y reclamar por los que aún no son reconocidos. La Avenida de Mayo se copó por la diversidad, y por primera vez algunes decidieron marchar por la calle Rivadavia hasta llegar al Congreso. La pluralidad de identidades e infinidad de combinación de colores y música, convocó a curiosos, como militantes y autoconvocades a marchar y bailar. Sofía, que tiene 28 años, viajó desde San Nicolás a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para participar por primera vez de la marcha nacional de nuestro país y expresó: “Me encantó y me sentí feliz. Me da bronca que tenga que venir a las grandes ciudades para vivir esto, en San Nicolás no pasa”.

Foto: Ojo Nomade

La marcha fue la máxima expresión de la celebración. Fue la convergencia de la alegría y el orgullo. Para Jere Antelo el orgullo es “una vivencia personal, nosotres lo vivimos saliendo y copando las calles, siendo quienes somos; es el orgullo de ser quienes somos”. Por su parte, La Peco afirmó: “mi orgullo es marica, un orgullo de puto viejo, un orgullo positivo y lo que soy es lo que construí todos estos años de lucha y es parte de lo que fui antes, orgullo fue compartir mi lucha con amigos y referentes como Carlos (Jáuregui), César (Cigliutti), Lohana (Berkins), Nadia Echazú por lo que el orgullo es una de las cosas más importantes que tengo y además es importante en este momento donde quedamos tan poquitos de aquellos primeros años”.
La alegría se expresaba en la calle y arriba de los camiones: en la carroza del diseñador Jean-Paul Gaultier iconos de la cultura pop dieron el presente: Flor de la V, y Moria Casan, entre otres que participaron bailando e interactuando con las personas que estaban marchando.
Las juventudes se destacaron entre les presentes, y a elles el escritor Gustavo Pecoraro les deseó que “vayan, disfruten, se celebren: ese es el espacio, es el día y las otras personas tienen que entender que para muches jóvenes ese lugar, esas horas, son las horas que realmente tienen de libertad; porque puede ser que eses mismes pibis luego no tengan para pagar la entrada de un boliche. Van a su casa y vuelven a sus armarios; entonces cuidemos que la marcha sea cada vez más masiva, para que nadie deje de ir, pero sobre todo para las nuevas generaciones. Porque todo compromiso militante tiene que tener la mirada puesta en una perspectiva del futuro, y el futuro son les jóvenes”. 

Cerca de las 18, la multitud se sorprendió con la aparición de Lali Espósito que, desde arriba de uno de los característicos camiones, reafirmó su apoyo a la comunidad LGBTIQ+, bailó y, como un regalo, al grito de “Es para ustedes”, estrenó una nueva canción: Motiveishon.

Fran, une joven de 18 años, expresó: “soy un adolescente trans y puedo decirlo gracias al amor de mi mamá y la lucha de otres que hoy ya no están, y mi identidad reivindica sus batallas. Estoy acá por mi vida, por Tehuel de la Torre y todos esos derechos que todavía nos faltan”.

Foto: Ojo Nomade

En la Plaza del Congreso se montó el escenario “Carlos Jáuregui”. Allí las actividades comenzaron cerca de las 19. Mientras las personas llegaban se comenzó a enunciar y convocar abucheos a personas y personajes del ámbito de la política y el medio público que impulsan discursos de odio, promueven la violencia contra la comunidad, mencionaron a Javier Mieli, José Luis Espert, Viviana Canosa, Jorge Lanata, Baby Etchecopar y Amalia Granata. Entre los abucheos en referencia a la gestión de políticas públicas se mencionaron a Rosario Lufrano y Claudio Martínez, por no brindar el espacio a un programa especial por la Marcha del Orgullo en la TV Pública, a la Presidenta de la Comisión de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Cámara de Diputades de la Nación, Mónica Macha, por no poner en el temario de la comisión las demandas de nuestro movimiento y de esta Marcha del Orgullo como la Ley Integral Trans y porque no dialoga con las organizaciones de la diversidad, a la FIFA y al mundial Qatar 2022, por los hechos de de corrupción y la vulneración de derechos humanos de la historia de los mundiales de fútbol; entre otros.

Sobre la organización de la marcha Jere Antelo resaltó que es: “una de pocas construcciones que se basa en los consensos porque hay mucha diversidad de opiniones y de pensamientos dentro de la COMO para priorizar los intereses en común como colectivo LGBT+ y generar consensos y así sale la marcha del orgullo”. En ese escenario también se presentaron DJ Alan Fabulous, Draga Paliza, Tita Print y Pablito Ruiz. 
“Me siento orgulloso, a 32 años, del activismo, de la gente, de las personas LGTBIQ+ que participan, que han logrado transformar en celebración una marcha que, indudablemente, con la sola presencia presencia de la gente en la calle ya es un hecho político; por lo que me siento completamente esperanzado para que las conquistas que hemos logrado no se vayan para atrás y porque el futuro va a ser de lucha muy grande contra los procesos de ultra-reaccionarios que ocurren en el mundo y que también van a salpicar a la Argentina”, afirmó Gustavo “La Peco”.

Durante la lectura del manifiesto 2022 se realizó un recorrido por todas las consignas que convocan a esta marcha que atraviesan todas las subjetividades de la sociedad en general y la comunidad en particular, haciendo foco en el reconocimiento del lenguaje inclusivo, como herramienta de visibilización plena de todas las identidades, el reclamo por la desaparición de Tehuel De la Torre, la exigencia de la implementación de la Ley de Cupo Laboral Trans, y la ESI en las escuelas de todo el país; la liberación de Milagro Sala y todes les preses polítiques, y la regulación del trabajo sexual. También se exigió la separación de la Iglesia del Estado y se aseveró el repudio a la oleada derechista en la región y el mundo. Se reconoció a la inflación, los salarios bajos y la depredación ambiental como violencia por parte del FMI.
Mientras la fiesta se consolidaba en las inmediaciones del Congreso Nacional, y se reafirmaba que el espacio público es del pueblo, la noche vistió con los colores del orgullo al Congreso, el obelisco y la Casa Rosada. Así iniciaba el final de la jornada donde las risas y los abrazos trascendieron y se convirtieron en esperanza para el futuro.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Bullying: ¿qué hacer frente al acoso en la vida cotidiana?

Leer siguiente

La construcción de una educación antirracista