Las cosas por limpiar: sacar la mugre debajo de la alfombra

Vemos “Las cosas por limpiar” con el nudo en la garganta que se desenreda gracias a la lucha feminista. La serie está inspirada en las memorias de la escritora Stephanie Land y cuenta la historia de muchas de nosotras. La protagonista de esta historia es Alex, una mujer víctima de violencia de género, que escapa en medio de la noche junto a su hija de dos años para liberarse de su pareja abusiva.
Las cosas por limpiar muestra lo que tiene que afrontar una mujer cuando deja a una pareja violenta. Retrata lo complicado que es separarse cuando hay manipulación de por medio y problemas económicos que pueden dejarte en la calle. También evidencia las contradicciones, las idas y vueltas, lo difícil que es aceptar que vivimos una situación violenta o abusiva y que la violencia física no es la única que existe. Para poder sostener económicamente a su hija comienza a trabajar como empleada doméstica.


La serie saca debajo de la alfombra la mugre que esconden del oficio: el pésimo salario, el no descanso, las interminables jornadas de trabajo, el rechazo de cualquier tipo de licencia para cuidar a su hija cuando enferma y el maltrato por parte de los empleadores. Vemos como tienen que pagar por los materiales para limpiar las casas y que la mínima de pago por hora parece ser un mito.
Las cosas por limpiar es consecuencia de la necesidad de contar nuestras historias: desde nuestra mirada y con perspectiva de género. Necesitamos contenidos que se construyan con responsabilidad y que se cuenten desde nuestros diversos relatos. Nos cansamos de ver cómo la industria cinematográfica solo mostraba siempre la misma historia: mujeres que solo piensan en varones de manera romántica. Es hora de que nos escuchen a nosotras.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Encarcelar la música y la voz de Kurdistán

Leer siguiente

La red de mujeres del otro lado de la barra