La red de mujeres del otro lado de la barra

Imagen ilustrativa: Telam

Mapa de Barmaids & Afines femenino y feminista es una red que busca visibilizar a las gastronómicas de nuestro país y de otras regiones del mundo. El desafío es  poner en valor, debatir y construir  una perspectiva inclusiva de género, en un espacio ganado por la precarización laboral.

Por Celeste Almada

El ambiente gastronómico es asociado directamente con  la precarización laboral. Los salarios son magros: ayudantes de cocina, personal de barra, mozxs y personal de mantenimiento son trabajadorxs con privaciones a sus derechos laborales.  
En las grandes ciudades, en algunos casos el personal es fijo, mientras que en los focos turísticos los  trabajadorxs ocupan los puestos de trabajos  golondrinas de temporada, donde la explotación laboral es aún mayor.
En exclusiva con Revista Sudestada, dialogó Laura Marajofsky, periodista especializada en gastronomía y cultura, creadora y fundadora de la plataforma feminista Mapa de Barmaids, (@mapadebarmaids) que hoy es una organización civil sin fines de lucro.
“Es un proyecto bastante grande, bastante ambicioso y que trabaja en tres áreas diferentes: Género, Salud y Formación dentro de la gastronomía. Además, es una plataforma de visibilización, empoderamiento y de apoyo de mujeres y disidencias gastronómicas, en todo Latinoamérica. En el 2007 en Argentina y ahora ya estamos en México, Chile, Perú, Uruguay, Ecuador y en España abrimos hace muy poquito” afirma Marajofsky.
El Mapa se divide en siete categorías: té-mate, cerveza, vino, café, destilados, cocina y emprendedora. Cada categoría tiene un listado de mujeres que cuenta a que se dedican, exponiendo su proyecto personal para potencial el talento.  
Por ejemplo en el sector té- mate son mujeres que trabajan en algún restaurante o bar y que tienen su propio emprendimiento de blend de yerba mate, entonces dejan sus redes para que otrxs puedan acceder a probar su producto, puedan conocer su historia y su experiencia laboral. 


Es interesante resaltar que la organización genera sus propias encuestas.  De estos sondeos, los números que se emiten les permite poder visibilizar las problemáticas del sector y en ese sentido poder acompañar desde un lugar más específico. Enfocadas no sólo con la carencia de trabajo formal en el sector, sino en cuestión de género sí las mujeres gastronómicas tienen las mismas posibilidades laborales o experiencias que cualquier trabajador. 
Según la Encuesta de Género en Gastronomía de Mapa de Barmaids & Afines, publicada por Marajofsky en enero de este 2022 menciona que: Sobre la base de 400 respuestas de mujeres y disidencias consultadas en Argentina, indica que 72,3% se encuentra en relación de dependencia, el 54,6% está formalizado (un 45,2% está irregular). Más de la mitad declaró no tener ART (56,9 por ciento) y poco menos de la mitad tampoco tiene obra social (45,2%). Cerca de un 33% de lxs entrevistadxs ha sufrido algún abuso en su trabajo, más del 40% se ha sentido incómoda o que no se la ha tratado de manera correcta en una entrevista de trabajo, y al menos un 65% sintió alguna vez que no se le daba iguales oportunidades por cuestión de género. El 45,4% piensa que el lugar donde trabaja no le otorga iguales oportunidades laborales a mujeres y disidencias. Y el 97% cree que le falta perspectiva de género al ambiente gastronómico.

Imagen: @mapadebarmaids.


Los datos son alarmantes y ponen de manifiesto la carencia de derechos que hay en el sector. La gran desigualdad de género, y la precarización laboral es quien realmente maneja los hilos en la relación patronal- empleadx.
 En ese sentido, hay que resaltar que cuando se habla de precarización es la profundización de la ausencia de derechos laborales. Vacaciones pagas, aguinaldo, jornada laboral de ocho horas como están naturalizadas hace años, son un imposible en estos espacios. 
Ahora bien,  sé pueden tener esos derechos  y ser precarizado, la respuesta es también sí,  porque la paga por jornada laboral es menor a la de un sueldo vital y móvil es una herramienta más de precarización. 
 Laura Marajofsky  al ser periodista comenzó a interiorizarse sobre qué ocurre en estos espacios y con un gran equipo comenzaron a tejer este mapa que abraza y acompaña.
“Noté que había cada vez más mujeres y representantes en distintas disciplinas dentro de la gastronomía. Y que su trabajo primeramente no estaba visibilizado y en segunda instancia tenían que enfrentar todo un set de desafíos y problemáticas específicas relacionadas a su a su condición, a su género”, sostiene la fundadora del Mapa.
En la génesis de este proyecto comenzaron solo dos personas, Laura y una gran amiga de ella Mercedes Moltedo que es diseñadora en comunicación visual y la encargada de la primera pincelada estética del mapa. Al principio las ideas estaban dirigidas hacia la vida de la mujer bartender -Barmaids- pero con los años se abrieron nuevos canales a diferentes mujeres del sector.  Actualmente están divididas por siete categorías de trabajadoras y son más de mil en la red que las contiene.
“El rubro gastronómico, cómo digo siempre,  es una industria enorme, fuertísima, un sector que mueve muchísimo, que emplea un montón de gente, es el primer empleo para la juventud en Argentina y en otros países. Las problemáticas son más o menos las mismas en todos lados, es muy transversal y lo veo cuando voy a los resultados de los porcentajes de  las encuestas de género. Acá en México o en Chile podrá variar la base de encuestados o la cantidad de gente que responde, pero te digo que los porcentajes son parecidos”, afirma Marajofsky.

En muchos de los casos, son personas jóvenes y en ese sentido se los interpela desde la buena onda diciendo que se paga lo que se puede hasta que el negocio crezca y ahí se puede acompañar más, cómo si el personal sea parte de lugar pero no tiene claramente las mismas ganancias. La carga social, se llama carga derechos que por histórica lucha obrera fueron adquiridos. Personal multifuncional que por magros salarios ocupan el lugar de dos o tres personas a la vez.
En este sentido, de manera reflexiva Laura Marajofsky plantea que ”Como sucedió en su momento, la moda de que los lugares como los gastronómicos, sean Pet friendly o bici friendly. Bueno, cuándo se pondrá de moda preguntarnos por el trato humano y la perspectiva de género en ese local en dónde estamos consumiendo un producto. Creo que esos son las cosas que habría que poner de moda”.
Rescatando las palabras de Laura, la moda en este sentido es tomada como la inculcación de nuevas prácticas sociales. La naturalización de las mismas para que las realidades muten y dejen de ser un ideal. 
Mapa de Barmaids y Afines, en la actualidad no tiene ningún financiamiento estatal, ni es acompañada por el sector sindical gastronómico. Son autogestivas y tienen apoyo de algunos  sponsor privados.
Es una red que multiplica voluntades para gestar nuevas conquistas. Dentro de la organización otorgan capacitaciones de formación con charlas que dan herramientas laborales para las mujeres del rubro. También  tienen un espacio de salud al que denominaron #GastroSaludable en el cual orientan el bienestar mental y corporal de las mujeres gastronómicas en donde se encuentran en eventos particulares como clases de yoga en las que las unen desde otro punto.
Por otra parte  tienen en el Mapa un ciclo de podcast llamado “Comanda” contando las diversas experiencias de mujeres gastronómicas. 
Es necesario que existan estos mapas que nos ubiquen y nos visibilicen como trabajadoras sea del sector que sea. Una red infinita de contención que nos sostenga y nos abrace, potenciando nuestros saberes y empoderando cada vez más.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Las cosas por limpiar: sacar la mugre debajo de la alfombra

Leer siguiente

Esa fruta extraña