Los Caballeros de la Quema volvieron a Morón: Un show por la Memoria

Imagen: Municipio de Morón

Con las consignas: “¿Qué pasa en el barrio?” y “¡Me vuelvo a Morón!”, y a más de un año de la última presentación que reunió a la banda en el mítico y porteño Café Tortoni, Los Caballeros de la Quema (Iván Noble, Martín Méndez, Pablo Guerra, Javier Cavo y Patricio Castillo) tocaron en Castelar –municipio de Morón-, en el marco de las actividades por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia -24 de marzo-.

Por Valeria Spinetta

El show –con entrada gratuita- se realizó en el Polideportivo Gorki Grana, allí donde funcionó el centro clandestino de detención “Mansión Seré” –hoy espacio para la memoria-. El predio municipal, que cuenta con once hectáreas, está destinado al estímulo del deporte y actividades culturales dirigidas a la construcción de memoria de la historia reciente del país. El recital, organizado por el municipio de Morón, formó parte de una serie de propuestas y actividades culturales –para promover la memoria y el respeto de los derechos humanos- en conmemoración del 46° aniversario del golpe de Estado cívico-militar argentino (1976-1983). 
Lo dicho significó no sólo la vuelta al barrio de Los Caballeros de la Quema –que después de más de 20 años volvieron a tocar en el Oeste-, sino que también demostró una vez más el apoyo que la banda ha ofrecido a la lucha por la defensa de los derechos humanos y a la reivindicación de la causa de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo. Por su parte, antes del inicio del recital, el intendente de Morón (Lucas Ghi) junto a representantes de organismos de derechos humanos, veteranos de Malvinas, funcionarios/as y el ex intendente Martín Sabbatella, entonaron el himno nacional y pidieron aplausos por los 30.000 detenidos desaparecidos. A su vez, se llamó a sostener y acompañar el camino de la memoria, la verdad y la justicia y se proyectó un video conmemorativo que repasó los últimos 46 años de historia en el Predio Quinta Seré.
Los Caballeros de la Quema tocaron por dos horas para más de 35.000 personas, en un enorme escenario con pantallas gigantes y banners con las inscripciones: “24 de marzo. Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”, “nuestros derechos en marcha”, el pañuelo blanco -símbolo de lucha, paz, verdad y justicia- y el logo del municipio. Sobre el escenario sobresalió la batería de Javier Cavo, con la inscripción “Deporte libre de violencia de género”. Del lado del público, diferentes banderas fueron movilizadas a lo largo del recital, algunas con el logo de la banda y/o la inscripción de barrios -como Castelar, Hurlingham, Isidro Casanova- y otras con el logo y la inscripción “Juicio y Castigo” y “Macri gato”.
La proyección de un video sobre el último golpe de Estado dio inicio al show con el tema “Pejerrey”. Luego, en “Todos atrás y dios de 9”, Iván Noble recurrió a su habilidad de cambiar ciertas palabras en los temas -reactualizando sus significados o amoldándolas a los nuevos contextos- y expresó: “¿te gustaría ser el más Taylor Hawkins de tu cuadra?”. Siguió el tema “Patri” y, antes de tocar “¿Qué pasa en el barrio?”, Noble expresó: “No nos van a alcanzar las palabras para contar lo que nos está pasando, ojalá nos alcancen las canciones”. Acto seguido, sonó “Huelga de princesas”. Para introducir a “Cero mensaje en el contestador”, con humor, Noble expresó: “esta canción, si la hubiésemos compuesto ahora, se hubiese llamado me clavaste el visto”. 

Imagen: Municipio de Morón


El recital continuó con “Malvenido” y “Casi nadie”. Antes de tocar “Me vuelvo a Morón”, Noble recordó: “nos invitaron a una fiesta, a un lugar que estaba bueno, pero nosotros éramos de otro lado. En ese momento se llamaba Prix D´ami, y después fue Dr. Jekyll y después fue un supermercado chino, después fue un garaje y ahora no hay nada, como suele pasar en Capital Federal con algunos inmuebles. Y cuando volvíamos compusimos esta canción…”. Inmediatamente conectaron con “Rómulo y Remo” para dar paso a “4 de copas”. A la hora de presentar “Hasta estallar”, se invitó a un amigo de la banda: Beto Olguín de Los Pérez García y se proyectó un video donde León Gieco -quien grabó dicho tema para el disco “Perros, perros y perros”, editado en 1996- saludó a la banda y le manifestó su simpatía.
El tema más esperado, sin lugar a dudas, fue “Madres” (del disco “La paciencia de la araña”, editado en 1998) que la banda le dedicó a las Madres de Plaza de Mayo. Y aquí se concentró la mayor intervención del líder de la banda, así como también la participación del público. Para presentar el tema, Noble expresó:
“Vamos a tocar una canción muy especial y más que nunca en este lugar y esta noche. Hace más de 20 años tuvimos el inmenso privilegio y honor de participar en un festival que se llamó 20 años de las Madres de la Plaza de Mayo, en la cancha de Ferro. Estuvimos todos, todas las bandas de los noventa. La Renga, Los Piojos, Las Pelotas, Divididos. Un evento increíble. Y en ese momento pensamos que no hacía falta explicar mucho más lo que habían sido las Madres, lo que habían significado para la memoria y la lucha de este país. Pasaron los años y hoy, hoy día… es muy necesario explicarles a nuestros hijos y a nuestros nietos la lucha de esas señoras, los huevos, los ovarios que tuvieron. Porque aunque parezca mentira, hoy en el congreso de este país hay legisladores y diputadas negacionistas, que todavía son capaces, de verdad, de negar las atrocidades que ocurrieron en esta bendita patria. Así que ojalá que estemos a la altura de este homenaje y de esta noche especialísima”.  

Imagen: Municipio de Morón


En medio del discurso de Noble, el público comenzó a entonar el cántico “hay que saltar, hay que saltar, el que no salta es militar”, con lo cual el músico hizo una pausa y comenzó a saltar al unísono. Luego de interpretar el tema, Noble continuó: “Madres de la Plaza, el pueblo las abraza”. A continuación se sucedieron los temas “Otro jueves cobarde” y “Raja rata” –esta vez dedicado a los militares, al igual que las imágenes que se proyectaron por pantalla gigante-. Luego fue el turno de “No chamuyes”, que contó con los coros de las integrantes de la banda Parkour en el geriátrico –que tocó en el evento unas horas antes-, y de “Fulanos de nadie” que incorporó un bandoneón. La sorpresa de la noche fue el cover “Lo que sangra” de Soda Stereo, a fin de conmemorar a uno de los grandes artistas de la música popular nacional.
En la recta final del recital sonó “Sapo de otro pozo”, “Celofán”, “Carlitos” y un  “chau monada, muchísima gracias… el show más hermoso”. La banda abandonó el escenario, pero unos minutos después fue invitada junto con el intendente para hacer entrega del gallito de Morón, símbolo del distrito. Noble agradeció y presentó a los músicos (incluidos el tecladista y la sesión de vientos liderada por Carlos Arín) para finalmente tocar los últimos tres temas de la noche: “Luces de bar”, “Avanti Morocha” y “Oxidado”. El recital fue una oportunidad para volver a juntar generaciones, esta vez reivindicando la memoria, la verdad y la justicia y el respeto por los derechos humanos.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

“La belleza es un dispositivo para disciplinarnos a las mujeres”

Leer siguiente

Afganistán: un apartheid progresivo contra las mujeres