Marta Margarita Mastrangelo: una seño que fue lucha y memoria

Por Zuleika Esnal

Idalina murió a los 101 años buscando a su hija.
Hoy, 30 de agosto, Día internacional del detenido desaparecido, yo quiero nombrarla: Marta Margarita Mastrangelo.
Escribo estas palabras en una mesa de madera que fue suya.
Es mi modo de honrarla.
Fue maestra, militante, consejera escolar pero por sobre todas las cosas fue valiente y solidaria.
Le enseñó a leer y escribir a su mamá y su mamá nos enseñó a todos los demás que es del brazo y en la calle organizando a las primeras Madres de la zona sur de Buenos Aires.
Marta fue secuestrada la madrugada del 24 de noviembre del 76 en su casa de Adrogué.
Entraron de civil.
Le envolvieron la cabeza con una cortina.
Se la llevaron entre ocho.
“Y nunca más supimos de ella” dijo su hermano.
“Sentimos su falta como un vacío que no se llena nunca. Luchó toda su vida por hacer que todo lo que la rodeaba fuera más justo”.
Un tiempo antes de desaparecerla, la detuvieron durante dos meses.
Familiares y amigos le aconsejaban dejar el país.
“Marta, ándate”.
Y Marta se quedó.
Hoy la seguimos buscando.
La escuela primaria Número 44 de Almirante Brown, que supo llamarse Ramón Falcón, hoy lleva su nombre.
Porque aunque Videla haya dicho que el desaparecido no tiene entidad y es una incógnita, nuestros 30.000 tienen nombre, apellido y una historia.
Tienen familias que los siguen buscando.
La seño Marta dejó un legado enorme.
La seño Marta es lucha y es Memoria.
Ojalá estas palabras ayuden a difundir su historia para que quienes murieron buscándola puedan descansar en paz, y los que quedan, ejercer el legítimo derecho de enterrarla.
Si fuiste su compañero o compañera de militancia.
Si la viste en algún centro clandestino de detención.
Si estabas haciendo la colimba y viste cuando la secuestraron o donde la tuvieron secuestrada.
Si escuchaste alguna versión sobre su paradero por parte de alguna víctima o algún represor.
Si de alguna manera tuviste relación con su secuestro.
Si sabes algo.
POR FAVOR: comunicarse con valmastra@yahoo.com.ar

Compartime!

Anterior

Condenaron a los asesinos de Víctor Jara, y uno de ellos se suicidó

Próxima

Invisibles, Nunca Más