Condenaron a los asesinos de Víctor Jara, y uno de ellos se suicidó

En pocos días se cumplen 50 años del golpe de Estado sangriento de Pinochet, en el que le arrebataron la vida a Salvador Allende -presidente- y en el que comenzó la persecución estatal contra el pueblo chileno. Miles y miles de detenidos y desaparecidos, fusilamientos, bombas en la Casa de la Moneda, y el inicio de los 17 años de la dictadura militar en Chile. Ayer la Corte Suprema de Justicia condenó a los asesinos de Jara. Se condenó a los exoficiales del Ejército Raúl Jofré, Edwin Dimter, Nelson Haase, Ernesto Bethke, Juan Jara y Hernán Chacón con la pena de 15 años por el asesinato de Jara y Quiroga -quien estuvo detenido junto a Víctor- además de 10 años por ambos secuestros, según el fallo. El militar Rolando Melo recibió una pena de ocho años como encubridor. Pedro Barrientos -otro de los autores materiales- está requerido en extradición desde Estados Unidos, y desde su “refugio” opera para su defensa. La corte federal de Florida lo declaró en junio de 2016 responsable del asesinato de Jara, y ordenó el pago de 28 millones de dólares en compensación a su familia.
El cantautor latinoamericano, la voz necesaria y urgente, el militante social, el del compromiso en la mano y en el corazón, fue detenido y ejecutado el 16 de septiembre del 73 en el Estadio de Chile. Tenía 40 años. En el mismo Estadio, en cautiverio, torturado y con un destino final que supo a penas se lo llevaron, Jara tomó un cuaderno, un lápiz y escribió su último poema. Luego, le trituraron los dedos, lo fusilaron con 44 disparos, mientras que Quiroga recibió 23 impactos de bala. Los cuerpos de ambos fueron sacados y lanzados en la vía pública, junto a los cadáveres de otras personas de identidad desconocida.
La saña genocida se replicó en el continente, pero ni aún así a Víctor Jara pudieron callarlo. Su voz continúa despertando conciencias en el mundo entero.
La Justicia llega luego de 50 años, dato no menor.

“El Militar, Hernán Chacón, condenado ayer por el homicidio se suicidó antes de ser trasladado al recinto penitenciario”. Ese fue el parte de la Policía de Investigaciones este martes.
Chocón era uno de los siete militares retirados que el lunes fuera condenado por el asesinato del cantautor popular Víctor Jara, cuando pocos días después del Golpe de Estado del año 1973 fuera asesinado por los chacales de Pinochet.
Había sido condenado por la Corte Suprema a 25 años de presidio en su calidad de autor de dos delitos: homicidio y secuestro calificado. Con sus 87 años y con el grado de Brigadier del Ejército chileno, fue encontrado sin vida por la policía en su domicilio en Santiago cuando llegaron a detenerlo para llevarlo a la cárcel.
El basurero de la historia de Latinoamérica espera ahora por Hernán Chacón, engranaje de la dictadura genocida de Augusto Pinochet. Un militar derrotado por la historia y la memoria de Víctor Jara que todavía suena rebelde por toda Latinoamérica.

Editorial Sudestada

Compartime!

Read Previous

El desafío de construir la presencia del detenido-desaparecido.

Read Next

Marta Margarita Mastrangelo: una seño que fue lucha y memoria