Ni una trava menos

Foto: Sudestada

Este año ante otro 3J #NiUnaMenos desde la militancia política trava conurbana, alzamos nuestras voces para seguir exigiendo a quienes tienen la responsabilidad política, la urgente y real implementación y aplicación de las políticas públicas vigentes, como lo son la Ley de cupo laboral travesti trans y la Ley de identidad de género, en lo que respecta al acceso al trabajo vivimos en carne propia la precarización laboral y las violencias dentro de nuestros ámbitos de trabajo, siendo revictimizadas y deshumanizadas, esas violencias, afectan cotidianamente nuestra salud mental.

Por Florencia Guimaraes – La Matanza, Provincia de Buenos Aires

Otra forma de violencia se da ante el no acceso a la salud integral, se nos sigue patologizando, y nuestras compañeras aún siguen incurriendo a la aplicación de aceites industriales, principalmente por no poder solventar económicamente las cirugías necesarias para su bienestar psicosocial, quedando expuestas a complicaciones futuras y muertes tempranas aseguradas.
Es también preocupante para nosotras, la sistemática persecución y criminalización por parte de las fuerzas de seguridad, esta violencia institucionalizada deja expuestas a múltiples vulneraciónes de derechos a quiénes sobre todo tienen como única alternativa de subsistencia la prostitución.
Es la violencia estatal, a través de la policía, quien por ejemplo, asesina a una travesti dentro de una comisaría, como sucedió hace poco más de un mes en Pilar, Provincia de Buenos Aires, en el caso de Sofia Fernández.
Estas violencias se profundizan cuando la persona es migrante y empobrecida.

Foto: Sudestada

Es esta una ocasión más para seguir dando visibilidad a los travesticidios, a la falta de acceso a derechos básicos que transformen nuestras calidades de vidas y especialmente este año para seguir exigiendo por una Ley de Reparación histórica travesti trans, por los años de persecución, represión y desamparo absoluto por parte de los Estados.
Como travestis que hemos sido siempre objeto de discriminación y castigo, interpelamos al poder judicial, que no sólo es patriarcal y capitalista, sino también clasista cisexista y cómplice del travesticidio social.

Compartime!

Read Previous

Ni Una Menos: un grito federal

Read Next

“En Córdoba se vive una profundización brutal en términos de violencia de genero”