Ni Una Menos: un grito federal

Foto: Sudestada

El 3 de junio de 2015 estábamos conmocionadas, con espinas en el pecho, la garganta apretada y un nudo que nos atragantaba y que solo se aliviaría con el grito colectivo. El movimiento feminista se organizó para inundar las calles y hablar sobre la violencia de género y los femicidios. Semanas atrás, habían asesinado a Chiara Páez -una adolescente de 14 años  que estaba embarazada y fue asesinada por su novio en Santa Fe-. Su historia rebalsó el vaso y se acercó la ola que hizo historia. Comenzó un movimiento que nos ayudó a muchas a ser consientes de lo que vivimos. Nos enteramos que compartíamos historias, calcadas. Y había una urgencia: Cada 37 horas mataban a una.

Por Florencia Da Silva

Pasaron 8 años de aquella primera manifestación. Los feminismos hicieron un recorrido arduo: nos acompañamos entre nosotras, intentamos poner parches con la organización territorial, exigimos políticas públicas, conquistamos derechos y estamos atentas para que se garanticen. Hoy, 3 de junio de 2023, sabemos que en lo que va del año hubo aproximadamente 141 femicidios. Algunas de ellas fueron Rosa Aranda, de Salta; Melina Diaz, Tucumán; Valeria Oviedo, Córdoba; Ivana Molina, Mendoza; María Ibañez, Santiago del Estero; Natalia Navarrete, Río Negro; Tamara Silva, Chubut.
Desde la Quiaca hasta Ushuaia la violencia de género está en el cotidiano. En cada lugar hay compañeras y compañeres que se organizaron para intentar poner un freno a las múltiples violencias que se reproducen en el territorio. Hablamos con algunas de ellas:

Lenny Cáceres, La Pampa: “En La Pampa no existen políticas públicas que tengan que ver con la prevención”.
Colectiva de mujeres y disidencias de Lago Puelo, Chubut: “Hay cuatro presas políticas mapuche encarceladas por defender el territorio”.
Ni Una Menos Santiago del Estero: “Como personas que realizamos acompañamientos hace ya varios años, consideramos que nuestro territorio provincial requiere un sistema de abordaje integrado que debería, además, reunir, aprovechar y contemplar las experiencias territoriales de las diferentes localidades y las de las comunidades campesinas e indígenas”.
Georgina Lira, Río Negro: “Hay mujeres que tienen que hacer 120 kilómetros para una audiencia con el juez”.
Noelia Naporichi, Santa Fe: “Toda mujer indígena que está en la periferia padece violencia”.
Gabriela Ayala, Misiones: “En la provincia se han registrado 4 femicidios y 36 intentos en los últimos cuatro meses Claudia Benítez, Lucía Maidana, Angélica Ramírez, Horacelia Marasca, Tati Piñeiro, Paulina Portillo, Angélica Ramírez y Marilyn Bárbaro son algunos de los nombres que representan la dolorosa realidad de vidas perdidas y la falta de justicia que prevalece en la sociedad”.
Estela Romina, Tucumán: Las campañas de prevención se han visto recortadas. Los teléfonos no se responden y los debidos procesos se siguen contra el bienestar integral de quien denuncia. Vemos varones con dudosa conducta en todas las áreas de decisión, llegando a existir Consejos Deliberantes sin la presencia de mujeres, como es el caso de la ciudad de Yerba Buena.
Alexandra Lobos, La Rioja: “No tenemos Ley del Cupo Travesti Trans. Necesitamos que la Justicia tenga una perspectiva de género y diversidad, que las fuerzas de seguridad tengan esa mirada también, que se cambien los edictos policiales que datan de la época de la dictadura”.
Teresita Frías, Salta: “En Salta aún se “caza” mujeres, niñas y adolescentes de las comunidades originarias -el mal llamado Chineo- y aún están esperando que la justicia actúe en los casos denunciados”.
María Pía Ceballos, Salta: “Las políticas para prevenir, acompañar y erradicar la violencia son insuficientes”.
Silvana Ríos, Entre Ríos: “No queremos más muertas, no queremos más golpes, no queremos más violencia de ningún tipo con ninguna mujer ni diversidad”.
Cinthia Richter, Córdoba: “En Córdoba se vive una profundización brutal en términos de violencia de genero”.
Mariana Díaz, Mendoza: “Casi no existen políticas públicas que lleguen a los territorios rurales”
Lucía Cavallero, CABA: “Un problema muy fuerte es el acceso a la vivienda, que es un determinante para poder salir de las violencias. Hay muchas jefas de hogar que están con problemas para poder alquilar, para sostener los alquileres en los barrios”.
Florencia Guimaraes, La Matanza, Provincia de Buenos Aires: “Desde la militancia política trava conurbana, alzamos nuestras voces para seguir exigiendo a quienes tienen la responsabilidad política, la urgente y real implementación y aplicación de las políticas públicas vigentes”

En este mapa, podrán tocar cada punto violeta para escuchar algunas de las voces feministas de nuestro país, que nos contaron qué está pasando en su territorio en cuestiones de violencia de género:

Compartime!

Anterior

“En La Pampa no existen políticas públicas que tengan que ver con la prevención”

Próxima

Ni una trava menos