“Los nietos y las madres queremos encontrar los restos de nuestra familia”

Estela de Carlotto junto al autor Jorge Rodríguez presentaron el libro “Nietas y Nietos de Plaza de Mayo” con una charla de amor, lucha y de cientos de historias recuperadas. 

“El libro intenta visibilizar la transformación generacional que se dio en Abuelas de Plaza de Mayo, con la incorporación de las nietas y nietos, que luego de recuperar su identidad se sumaron a la búsqueda activa, militan la memoria, verdad y justicia, y también transmiten un mensaje en primera persona a lxs que llegan con dudas y todavía no recuperaron su identidad”, así comenzaba la presentación de su libro Jorge Rodríguez. 

En diálogo con Sudestada, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo habló sobre lxs nietxs restituidos: También  “Van a cumplir 44 años de búsqueda y nuestra tarea fundamental es la búsqueda de nuestros nietos. Y el encuentro de cada nieto es un milagro. Encontrarlos es una fiesta, una reparación, una alegría colectiva. Los encuentros nos premian. Es una fiesta cada vez que tenemos que anunciar a la sociedad que nos acompaña“. Y agregó: “Las abuelas somos muy mayores pero hasta que nos de la mente para poder expresarnos, haremos lo que nos gusta. Este es un compromiso que no pienso dejar hasta que no tenga vida”. 

Durante la presentación del libro, también contó la relación actual de las abuelas con los nietxs: “La familia se agranda. Y toman esa vida que les tocó vivir con una lucha de conciencia para que estas cosas no vuelvan a pasar”. También expresó que  lo que quieren es el Nunca Más, que nunca más exista la apropiación. “Los nietos y las madres queremos encontrar los restos de nuestra familia. Yo tuve la posibilidad de que me entragaran el cuerpo de Laura, hacer el duelo, enterrarla, cosas que la mayoría no tuvo”. 

También recordó los principios de las abuelas frente a la dictadura militar: “Parecemos buenitas, acariciamos pero te tocan a un hijo y sos una fiera. Eso los militares no lo sabían y por eso nos dejaron caminar en la plaza. Ellos decían ‘dejalas a las locas, se van a cansar las viejas, son mujeres´”

Sobre la situación actual de abuelas, Carlotto expresó que tuvieron que completar la comisión directiva y reformar el estatuto porque las abuelas que podían asistir no eran suficientes para integrar una comisión de 13 miembros. Entonces reformaron el estatuto y pusieron la posibilidad del ingreso de nietos o hermanos de nietos que buscan a sus hermanos. “Ahora la institución está rejuvenecida porque son nietos: divertidos, conversadores y picarones”.

Por otro lado, Estela contó cómo desde la experiencia de Abuelas de Plaza de Mayo aconsejan y apoyan a otras luchas de diferentes países, como es el caso de Guatemala y los pueblos originarios que buscan a sus familiares desaparecidos: “Yo les digo que no vayan llorando a hablar con el presidente, vayan enojados. Que les tengan miedo. Lloren en casa, porque todos lo hacemos, el dolor de un familiar perdido es una llaga que no se cierra. Pero no tenemos que ser sumisos, hay que decirles: atención, porque no vamos a parar, vamos a denunciarlos. Hay que sacar la Constitución y abogados. Hay que exigirles”. 

Además, se habló sobre las distintas presidencias y como trataron el tema de la última dictadura argentina: “Tenemos la democracia más larga de la historia. Nosotros tenemos la ideología de los derechos humanos. Cuando el primer gobierno asumió estuvimos en la plaza gritando: viva la democracia. No obstante tenemos críticas como la Ley Obediencia Debida y de Punto Final. El segundo gobierno los indultos. Siempre estuvimos presentes en las protestas y aplaudimos cuando otros gobiernos declararon esas leyes inconstitucionales y logramos justicia plena”.  Y agregó: “El gobierno anterior nos llamó “curro”: En cada gobierno reclamamos, en todos tuvimos un diálogo respetuoso menos con Mauricio Macri. Cuando mandamos una carta, nos dijo que no tenía tiempo para recibirnos y que vayamos a hablar con la Secretaría de Derechos Humanos. Al final nos recibió pero fue para nada”. 

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

No permitas que mi sangre se derrame: un cuerpo a cuerpo con la escritura

Leer Próxima

Norita Cortiñas: “Seguimos buscando a Tehuel”