No es de ahora: La Capitana de la Patria, ¿Quién fue María Remedios del Valle?

Una de las mujeres Ayohúma, las que bancaron en las malas a Belgrano asistiendo a toda su tropa cuando nos cagaron a palos en la Batalla de Ayohúma.  Porque las feministas, señores, estamos especialmente en las malas. Las buenas ya van a venir.

Por Zuleika Esnal

Fue una heroína de la Independencia y sin embargo ni la estudiamos en el colegio ni hay feriados en su honor. Otro gallo cantaría si hubiera nacido hombre. Nació en el Virreinato del Río de La Plata (Que si no sigue siendo Virreinato es en gran parte gracias a ella)  en 1766 o 1767.

Mujer y afrodescendiente, o “parda” como se les llamaba despectivamente a los descendientes de esclavos “Que se mezclaban con criollos”. No maestro: Las esclavas no “Se mezclaban” con los blancos. Eran violadas sistemáticamente por el patrón de turno. Dudo mucho que estas mujeres, de poder elegir, se acostaran con el papanatas de tu cuñado que no sabría ni agarrar un sable mucho menos distinguir un clítoris de un riñón.

Remedios se le  paró de manos a los ingleses durante las invasiones de 1806 1807 (por favor tengan en cuenta estas cosas al momento de votar que hay gente que dejó la vida por la patria). En 1812 lo encara a Belgrano: “No me dejás pelear, por lo menos dejame atender a los heridos en combate machirulo”.

Si bien en un principio el general se negó porque estaba en contra de que las mujeres formaran parte del Ejército, los argumentos de Remedios fueron irrefutables hasta para Belgrano quien enmudeció al escuchar estas palabras: “A ver Manuel, catorce horas de trabajo de parto pasé ¿no voy a poder desenfundar la espada?”. Andá a buscarla al ángulo, querido. Te espero acá.

Logra incorporarse al Ejército (se apareció en el medio de la batalla arengando a los soldados)  y su primera  expedición fue la del Alto Perú con las intenciones de liberar al país hermano porque si de algo estaba segura doña Remedios es de que América Latina sería toda feminista.

Durante la batalla de Huaqui pierde a sus dos hijos y a su compañero. Vos, que te desgarrás el tobillo jugando al Tetris y pedís licencia en laburo aprendé. Vio morir a sus hijos y siguió peleando para que vos y yo naciéramos libres.

La Batalla de Tucumán duró dos días. 48 horas consecutivas donde los realistas nos doblaban en número. Remedios jamás dejó el frente de batalla y fue ahí cuando los soldados comenzaron a llamarla Madre de la Patria. A Belgrano no le quedó otra que nombrarla capitana y nobleza obliga , pidió disculpas: “Fui un pelotudo, Remedios, perdóname”  .

Fue herida en combate , tomada prisionera y desde el campo de prisioneros ayudó a escapar a varios compañeros. Fue azotada públicamente durante nueve días consecutivos. Logró escapar y volvió al combate, esta vez con Güemes. Lo que no logró es que le reconocieran su rango de capitana y le pagaran el sueldo correspondiente en Buenos Aires.

Terminó vendiendo pasteles y tortas fritas en los alrededores de lo que hoy es Plaza de Mayo. Cagada de hambre. Mendigando sobras. Mostrando las cicatrices de su cuerpo gritando que las había recibo para que fueramos libres. La gente la trataba de loca.

En marzo de 1827 se le niega su pensión de capitana y en agosto del mismo año, Viamonte la reconoce por la calle : Usted es la capitana, la del Alto Perú! Remedios había golpeado a las puertas de  la casa de Viamonte infinidad de veces y siempre fue espantada por el personal acusándola de pordiosera. Desclazados hubo siempre. Se le otorgó finalmente una pensión de 30 pesos (una lavandera ganaba 20) contra los 600 que le correspondían. ¿Precios de la época? Libra de aceite: 1,45. De Yerba: 0,70 , de carne: 2pesos. A ella le dieron UN PESO POR DÍA por los servicios prestados a la patria.

En 1835, Juan Manuel de Rosas la  nombra por decreto Sargento Mayor  aumentando su pensión más del 600%  y ella cambió su nombre a Remedios Rosas como agradecimiento.

Murió el 8 de noviembre de 1847  en el olvido. Sí, por mujer.

Compartime!

Anterior

Invisibles, Nunca Más

Próxima

La Abuela Sonia Torres cumple 94 años