No pasarán: nos cuidamos entre nosotras

Foto: redes de Mónica Macha

Ayer, en menos de 40 minutos y organizándose a través de las redes y llamadas telefónicas, una enorme manada de mujeres se convirtió en escudo y lanza para proteger a una niña y a su madre. 
Al grito de “no pasarán” se pararon de manos frente a la In-justicia riojana que, vaya a saber con qué derecho, mandó a la policía de CABA a secuestrar a la niña, encarcelar a la madre y complacer al progenitor que en varias ocasiones actuó como facilitador del abuso, llevando a Arcoíris con el hombre señalado como abusador. 


Por Cecilia Solá

En menos de lo que tarda escribir esta nota las guardianas de Arcoíris formaron una muralla de amor y coraje que rodeó a Delfina y a Arcoíris para evitar que las devuelvan al horror. 
El valor y la desesperación de Delfina y el Equipo Arcoíris encontraron eco y refugio en la decisión política de las mujeres que se congregaron en Bulnes y Sarmiento y dejaron bien en claro que al Abuso Sexual contra las Infancias no lo toleraremos más. 
El acompañamiento responsable y profesional de María Elena Naddeo II, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y de Marisa Graham la Defensora de Niños Niñas y Adolescentes, sumado a la fuerza de de la manada logró dejar sin efecto tanto la orden de detención contra Delfina como el secuestro de Arcoíris, y consiguió que se labrara un acta reconociendo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como su centro de vida. 
Horas estuvieron las pibas rugiendo su decisión de defender a una niña y a su madre. 
Horas estuvimos otras, angustiadas por la distancia, pegadas al teléfono, escuchando, respondiendo, difundiendo, preguntando cómo acompañar. 


A las tres de la mañana una de las pibas me avisó que Delfina y Arcoíris estaban a salvo. Por ahora, me dice, y tiene razón.
El hostigamiento de la Justicia riojana contra la madre que se atrevió a denunciar a uno de sus protegidos es innegable y atroz, y aunque no les dé la cara para reconocerlo, están aplicando las técnicas sugeridas por el inventor del falso Síndrome de Alienación Parental para proteger al pedófilo Vergara y a sus cómplices: amedrentamiento, persecución y amenazas contra la madre, aterrorizaron a una chiquita de 6 años para que acepte ir con el progenitor que, debiendo protegerla, la entregó. 
Quisiéramos creer que esto termina acá, pero no. 
Vamos a continuar protegiendo a Delfina y a Arcoíris. 
Exigiendo que se juzgue y condene al abusador y a sus cómplices. 
Demandando que las juezas y el defensor que vulneran los derechos de Arcoíris sean sancionados 
Por Arcoíris. 
Por todas las niñeces que quieren destrozar. 
Por las infancias que vienen y las infancias que fuimos .
La manada está alerta y vigila. 
NO PASARÁN.

Compartime!

Anterior

Mi primera vez: forzar el placer

Próxima

Violencia en la niñez ¿responsabilidad de todxs?