Otro asesinato de la mafia narco-policial

Mataron a Eduardo Trasante, el papá de una de las víctimas del Triple Crimen de Rosario. Otro asesinato de la mafia narco-policial.

Era pastor evangélico y ex concejal de la ciudad de Rosario, pero Eduardo Trasante era conocido por ser el papá de Jeremías, una víctima de los crímenes de la narco-delincuencia. Fue asesinado de un disparo en la cabeza en una vivienda rosarina, a plena luz del día.El triple crimen de Jere, Mono y Patón en 2012 nos conmocionó a todos.

Tres pibes de barrio eran asesinados por la bala de una mafia enraizada en los más profundo del sistema: el narco vinculado con las barras de fútbol y la política, la policía que libera zonas y mantiene sus negocios paralelos, los grupos que se fortalecen con el tráfico del menudeo y mantienen a sus propios ejércitos armados en cada barriada.

Las familias de los pibes, sus amigos, los sectores sociales y políticos que se movilizaron, permitieron que el caso de Jere, Mono y Patón no quedara en la nada. Entre esos padres y madres luchadores por justicia, estaba Eduardo, quien desde ese día hizo del asesinato de su hijo, Jeremías, el motor de toda su vida. Con su lucha y la de sus compañeros y compañeras desnudaron una trama de complicidades, que empezaban en sicarios pobres y terminaban en redes institucionales, policiales, judiciales.

No se trata de un “ajuste de cuentas”, lo que sucede es un entramado de narco criminalidad que incluye lavado de dinero, dinero chico que compra voluntades en las barriadas, dinero grande que beneficia a comisarios, complicidad de punteros políticos, y el armado de bandas de matones a sueldo, como las que dispararon ayer contra Eduardo. La red delictiva en Rosario impone condiciones a fuerza de balazos, y su vínculo con el Estado es noticia vieja. Quien niegue esta certeza es cómplice o no conoce la realidad rosarina. Los que matan lo hacen detrás de la sombra del narco, la policía, la política y la garantía de impunidades.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Pistas falsas

Leer siguiente

Salud o economía: ¿esa es la cuestión de la pandemia?