Pibita del sur: “Nunca tuve el objetivo de escribir sino que nació”

Morena Ponce, conocida en las redes como @pibitadelsur, es poeta, asistente literaria y dicta talleres de escritura. Participó de varias colecciones independientes luego de haber publicado su primer poemario autogestivo: Mientras buscábamos un lugar donde dormir (2018). También es autora de “El lado áspero de la ternura” y “Materia blanda” Morena participó del ciclo de entrevistas “Redistribución de la palabra” y conversó junto a Natalia Carrizo sobre su relación con la escritura. 

¿Cómo es tu historia con la escritura? 

Desde siempre escribí, solo que me di cuenta de grande. Empecé a publicar en Twitter cositas que escribía, hace muchos años. Después apareció Instagram y así se fue dando. Nunca tuve el objetivo de querer escribir sino que nació, hubo momentos de mucha intensidad y momentos como ahora que es una meseta, pero entiendo que es parte del proceso. Tengo mucho para escribir pero no me hago el espacio. Confío que va a volver esa inspiración. 

Vivías en Bariloche y te mudaste a Buenos Aires ¿El viajar te cambió la forma de escribir?

Yo creo que sí. Mis momentos de más intensidad fueron en Buenos Aires, cuando llegué y empecé a descubrir un montón de cosas, sensaciones y personas. En Bariloche no conocía personas que hicieran lo mismo que yo. Entonces venir acá fue abrir un montón de puertas y eso se reflejaba en lo que escribía. En un momento firmaba con la palabra “bitácora” y mi primer libro fue una bitácora de todos esos recuerdos que viví en Buenos Aires. Acá todo iba muy rápido y necesitaba escribirlo. 

¿Y creés que es necesario militar la ternura? Haciendo referencia a tu libro 

Si, puede ser. No lo había pensado nunca pero sí. Hay tanta velocidad en los vínculos, en la calle y no estaba acostumbrada. Creo que “El lado áspero de la ternura” abre esa puerta, esa velocidad y también la cierra, porque mi idea era plasmar en el libro esos primeros meses que viví. 

¿Qué realidad plasma tu poesía? 

Siempre está volcada al amor y desamor. Me gustaría despegarme de eso, cuando me siento a escribir es lo que más rápido me sale. También en un momento hablé sobre la soledad, el cambiar de ciudad. Además escribo sobre otras cosas pero me las guardo para mi. 

¿Cómo fue el proceso creativo en la pandemia? 

Al principio fue muy productivo, escribía un montón porque me acababa de separar pero después a mitad de año ya entré en una meseta. Porque escribo mucho de lo que voy transitando y en cuarentena no me pasaba nada. En mi escritura se vio reflejado eso. Pero a la vez estaba trabajando con los textos de mi segundo libro “Materia blanca”, entonces me abocaba a eso. Después me pasaron un montón de cosas y volví a escribir.

¿Hay una huella que quieras dejar? 

La verdad que sí, ahora me interesa que a partir de los talleres la gente se anime a escribir, a tocar temas que tenía silenciados. 

Entrevista completa en el IGTV de @sudestadarevista 

https://www.instagram.com/tv/CQd3rbHhCs-/
Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Juan Forn: “Contar una historia es el artefacto perfecto de transmisión”

Leer siguiente

Juan Solá / La condena a la poesía