Polo, el buscador: una escritura polifónica

Las revoluciones se producen
en los callejones sin salida.
Bertolt Brecht.

Por Natalia Bericat

Polo, el buscador es la biografía de Fabián Polosecki escrita con las mismas herramientas que el periodista dejó como legado a Ignacio Portela y Hugo Montero
Este libro es un hilado entre la voz colectiva y las voces que acompañaron a Polo hasta sus últimos días. Estamos frente a una escritura polifónica, ante un ritmo que escucha a los que tienen algo para contar. Un libro coral, sentencia Pablo de Santis en el prólogo. Estas páginas muestran un camino, una posición en la vereda de enfrente, un anti-periodismo que escribe las pequeñas historias de las pequeñas personas (Polo). Hay una intención de rescatar a uno de los nuestros, nos dicen los autores. 
Predomina un lenguaje de lo nocturno que se va uniendo, como hebras de un mismo entramado, a las anécdotas que van contando sus familiares, amigos y periodistas. Los autores de esta Vida y Obra, utilizan la palabra delicada y precisa para contarnos una biografía corta, pero inmensa. Correr las luces y enfocar la mirada hacia esas historias escondidas en las sombras, nos dicen Portela y Montero en los intervalos en tercera persona, donde aparece un narrador que, por momentos, intenta novelar la historia de Polo. De noche el mundo se restringe, sentencia Osvaldo Soriano. Existe un recorte en la manera de hacer periodismo en Polosecki. Este elije a aquellos personajes del margen, del borde de la ciudad, del mundo que se vive de noche y permite escribir la crónica urbana de aquellos que nunca fueron escuchados. 
Lo extraordinario respira en lo cotidiano dicen Hugo Montero e Ignacio Portela, parafraseando a Polo. Con dos dedos en la Olivetti, Fabián Polosecki pinta un cuadro urbano de la vida diaria. Como un paseante, un flâneur que recoge los desechos de la ciudad, para luego ponerlos en primer plano, el periodista recopila las voces de los laburantes, las travas, las putas y las señoras que, encerradas en su casa, esconden historias extraordinarias. Una escritura a borbotones (Martina Miravalles) sobre una realidad que, hasta el momento en la TV y en los medios gráficos donde comenzó a escribir antes de llegar a la pantalla grande, estaba ausente y silenciada. 
Cada capítulo es un pantallazo, un rompecabezas donde unir las piezas de una vida que vale la pena escuchar y contar. Desde su infancia, Polito es un niño inquieto con las orejas atentas a lo que pasaba a su alrededor. Las voces de su familia y amigos, se transforman en fotografías desde donde observar los destellos de una corta vida. Una acumulación de sonidos, y el silencio muy propio de su práctica a la hora de entrevistar, se van apilando hasta el final, hasta el aturdimiento. Una escritura oblicua desde donde se escuchan los ecos de una sociedad impregnada de rock de los noventa, pero también con el estruendo del gatillo fácil y las sirenas de las razzias en las calles de Buenos Aires. 
A pocos meses de la perdida física de Hugo, este libro publicado en 2005 con ya cuatro ediciones, cobra hoy nuevos significados. Permanecen aquí, y hasta la eternidad, las palabras de un hombre que ha practicado la escucha y el periodismo crítico. Se unen en esta biografía muchas voces, pero por sobre todas las cosas escuchamos el susurro y el latido de quienes marcan el camino en la búsqueda de la verdad: Fabián Polosecki y Hugo Montero. Escribir una biografía es homenajear. Hoy elegimos escribir las palabras que mantengan viva la memoria de los imprescindibles. Se prenden las luces para enfocar a quienes seguirán mostrando el camino. 

Esta imagen tiene un atributo alt vacío; el nombre del archivo es banner-naty-1024x340.jpg
Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Juan Solá / La condena a la poesía

Leer siguiente

Gardel, el enigma del fuego