Que la justicia no se convierta en utopía

El sistema judicial es uno de los organismos que sigue ejerciendo violencia y reproduciendo estereotipos machistas. La Asociación de Abogadas Feministas -ABOFEM- aparece en esta contienda dando una luz de esperanza a que la perspectiva de género sea parte de la justicia.

Por Celeste Almada

En Argentina la ola feminista es un hecho hace varias décadas, pero todavía se lucha contra los mismos sectores que son hostiles a los derechos de las mujeres y disidencias, y atentan contra la igualdad de oportunidades. Uno de ellos es el sistema judicial, que es unos de los más reticentes a las perspectiva de género en las causas procesales.
Según el observatorio de Ahora que sí nos ven, desde enero a abril de 2022 hubo 104 femicidios de los cuales, 15% de las víctimas habían hecho la denuncia y el 6% ya tenía una medida de protección judicial. En estos puntos es donde los números duelen, ya que esas mujeres fueron asesinadas por la inoperancia de la justicia. Burocracias absurdas patriarcales, repletas de estereotipos impuestos que se convierten en cómplices del victimario. 
En esta lucha feminista hacia una justicia más igual, se encuentra La Asociación de Abogadas feministas en Argentina y en América Latina -ABOFEM- que en exclusiva con Revista Sudestada su presidenta, Melisa García contó cómo se construyó este espacio.
La historia de Abofem comienza en Chile, Melisa García relató que “luego de tener una reunión con un grupo de colegas chilenas que viajaban a la Argentina por un Congreso de derecho penal en un intercambio, la intención era ver si alguna colega argentina podía ir a hablar de género en  Chile.  En esa reunión, ellas ya comentaron cómo su Abofem había revolucionado su país. Cómo había logrado plantear un montón de cuestiones, luego de lo que  ellas denominaran  el mayo feminista del 2018 y yo quedé enamorada de lo que de lo que escuchaba y no paraba de pensar lo maravilloso que habían logrado, qué se asociarán desde la militancia y el derecho las abogadas”.
Eso fue un antes y un después en esa asociación que cambia un rumbo estructural. En octubre de ese mismo año nació Abofem en Argentina, que se convirtió en el primer espacio en el país promoviendo una mirada feminista en el derecho nacional.
“El derecho tiene una gran componente,  totalmente androcéntrico pensado para el varón cis heterosexual y nos deja afuera a las mujeres, disidencias y niñeces. Lidiar en el cotidiano con eso siempre es muy difícil y sobre todo en una profesión tan individualista, tan lejana de la lucha colectiva. En octubre de 2018, se constituyó la primera asociación de abogadas feministas, con la idea que venía de Chile. Obviamente que  en el derecho tenemos los procedimientos y las lógicas de cada provincia, realidades que varían de lugar a lugar, de norte a sur y de este a oeste. La idea era unificar criterios, unificar la idea de que podemos tener otro tipo derecho y otro tipo de justicia”, sostuvo la presidenta de Abofem.
La asociación de abogadas feministas se aboca a desarrollar la investigación jurídica en las distintas áreas del derecho y el género. Analizan  proyectos de ley en tramitación que tengan relación con problemas vinculados al género. Y temáticas referidas a la despenalización del aborto, entre otras. 
En ese sentido García comentó: “En enero de 2019 armamos una consejería con atención y asesoramiento  jurídicos con esta insignia de que la violencia no frenaba porque hubiera una feria judicial. Ahí empezó el primer dispositivo acompañado con una organización que nos  prestó el lugar. Para brindar asesoramiento jurídico interdisciplinario, en ese momento con la intención de contener la cantidad denuncias que venían después  de la conferencia de prensa que había hecho Thelma Fardin. Ya en febrero del 2019 arrancó una consejería psico-legal formal con la red de psicólogas feministas, con la intención de llevar asesoramiento gratuito”.
Abofem se ha involucrado directamente en varios casos que respecta a la cuestión de género. Entre ellos, acompañaron el reclamo de la profesionalización del fútbol femenino, encabezado por Macarena Sánchez, en la que se buscaba la igualdad de oportunidades en un lugar que es un bastión importante del patriarcado cómo es el fútbol. 
A partir de este caso, la presidenta de la asociación mencionó: “Macarena fue clienta mía, Abofem acompañó el reclamo por esta cuestión de igualdad en el deporte, el fútbol. Por  la igualdad en todos los ámbitos y la discriminación por el género. Entonces arrancamos con un trabajo muy fuerte a partir de ahí, surgieron muchas posibilidades de brindar y que se conozca lo que hace una asociación de abogadas feminista. Más allá de patrocinar causas, el capacitar y el sensibilizar, llevarlos de forma gratuita. El planteo de Abofem era federal, al principio las primeras filiales fueron en Mar del Plata y Chivilcoy. Después obviamente se fueron sumando más colegas que ayudaron y colaboraron para que Abofem pueda llegar hasta otras provincias”.
Desde sus inicios, dicha organización,  acompañó fuertemente la despenalización y legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y en diciembre del año 2020 cuando, se convirtió en  un derecho adquirido para sociedad argentina, Melisa García fue convocada en nombre de Abofem,  para participar en las plenarias del senado de la nación.
Entre las infinidades de acciones que lleva a cabo la asociación, hay que mencionar que en pleno confinamiento a causa del Covid 19. Propusieron hacer una red de mujeres para que en su zona de cercanía puedan asistir a otras . Por ejemplo  mujeres sin hijxs, coordinaban con otras que sí eran madres  para hacer compras comunitarias y sostener el aislamiento que era obligatorio en ese momento. A su vez  en el confinamiento, sostuvieron su asesoramiento gratuito, y buscaron contener diferentes realidades. 
“De acá en adelante yo creo que vamos a ser una organización más consolidada en  el país. Ocuparemos un espacio de consulta, de referencia para las víctimas de diferentes situaciones de violencia. Yo vengo trabajando mucho el tema de los abordajes, soy una convencida que deben cambiar los métodos y formas de abordaje al momento de la toma de las denuncias” afirma García.
En palabras de la escritora y activista  Zuleika Esnal, si la justicia es machista, que sea feminista la memoria. Pero con espacios cómo Abofem, la lucha sigue con algunas batallas ganadas, otras perdidas pero de pie y hacia adelante.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Darío Santillán: la marca de una época

Leer siguiente

La otra guerra: el día después de Malvinas