Serafín: “cuando dibujo caigo en la metáfora y la alegoría”

Guillermo Serafín nació en 1976 en Las Pipinas, Provincia de Buenos Aires. Es dibujante, ilustrador e historietista. Actualmente vive en la ciudad de Roca, Río Negro. Su último trabajo formó parte del libro de Indio Solari “La vida es una misión secreta”, donde la imagen poética se entrelazó con su tinta. Hace unos días dialogó en exclusiva con Revista Sudestada sobre su proceso creativo y su perspectiva como dibujante argentino.

Por Natalia Bericat

Entrevista con Serafín en Gral. Roca

Desde Sudestada nos gusta mucho lo que hacés.  Queríamos saber cómo fueron tus inicios como dibujante.
Ante todo, gracias. Es reconfortante saber sobre el agrado en los demás de lo que se hace, al fin y al cabo, la vinculación con las personas es parte de la motivación en todo esto.
Sobre los inicios, puedo decir que es poco singular, más bien creo que se repite el esquema de muchos, de cierta atracción por el dibujo desde la infancia donde después la perseverancia y las posibilidades que el entorno va ofreciendo (o limitando), hacen que uno abandone o continúe insistiendo en la disciplina y consiguiendo cierto progreso en el hacer, como en cualquier otro oficio. La formación fue autodidacta, mucha lectura de historieta, visitar muestras para apreciar los originales, asistir a eventos para ir conociendo el ambiente y a los autores en persona, etc. Hay algo de formación académica en el pasado, que no incide tan directamente en la disciplina (el dibujo) sino más bien en el grado de instrucción personal y el hábito de disponerse a seguir aprendiendo.

Hay en tus ilustraciones un lenguaje simbólico que se desprende del trazo de tus dibujos. ¿Cómo trabajás la metáfora, eso que leemos en la imagen, en los gestos y las miradas de los personajes que creas?
Suelo recaer bastante en la metáfora y en la alegoría cuando dibujo, no es algo que haga adrede, no pienso “ahora voy a usar la alegoría”, más bien, cuando la idea aparece en el plano mental ya tiene esa impronta que orienta la representación. Supongo que con el tiempo me he inclinado al uso frecuente de esas figuras, por las posibilidades que brindan de incluir una multiplicidad de mensajes en una misma imagen. Entonces está lo literal (lo que se ve), todo lo que estoy tratando de decir desde lo simbólico y lo que finalmente es interpretado por quién observa.
En el proceso del paso mental a lo físico surgen ajustes, buscando que se entiendan las ideas, viendo que se disimula, que cobra evidencia, etc. Hay una retroalimentación con lo físico, un ida y vuelta entre lo representado y su posterior observación, que suele impulsar nuevas intervenciones. Podría afirmar que la constante en lo dibujado, al menos en los últimos años, es que la idea comanda, el intento de retratar, de contar algo es lo central y el resto comulga para su mejor concreción.

Portada para revista FIERRO  | SERAFIN abril 2021

Sabemos que sos del palo de la historieta. En la historia de la Literatura en Argentina este género ha estado siempre en el margen, ocupando lugares casi invisibles en comparación con otros géneros. Sin embargo, existieron revistas y formatos de historieta que han marcado a varias generaciones. ¿Qué es la historieta para vos? 
La principal vinculación es como lector, sea de historieta nacional o de otros países, sea de material reciente o de otras épocas. En consiguiente decanto en admirador de un gran número de autores y de aquellos que están en actividad suelo estar atento a sus novedades. Y por último, es la forma de expresión donde mejor me hallo, que he escogido para forjar la voz propia mediante el empleo de sus códigos, aunque no siempre en forma pura, si es que tal cosa existe.
Sobre el lugar sociocultural que involucra hoy al género no me preocupa demasiado. Poco caso hago a las glorias pasadas desde la nostalgia, a las épocas de oro en comparación de las actuales, prefiero estar atento a qué novedad va a sacar LocoRabia, Hotel de las Ideas, Historieteca u otras editoras locales, o pasar a leer alguna historieta online en FIERRO web.

¿ Cómo es un día de Serafin? ¿Tenés rutinas para dibujar?
Depende mucho de en qué esté en ese momento, por lo general no hay rutina. Sí hay algunos hábitos, como por ejemplo trato siempre de dibujar con luz natural, evito la artificial y si tengo que usarla (en la noche) no lo hago por más de dos o tres horas. 
Cuando la tarea es lunga, suelo pasar muchas horas sobre el tablero, un promedio de ocho, aunque he llegado a estar once por olvido de la noción de tiempo, cosa que intento de que no pase, sino después el cuerpo reclama.

Ilustración que forma parte del libro La vida es una misión secreta, del Indio Solari | SERAFIN 2021

En esta era de lo digital varios artistas tuvieron que adaptarse a los nuevos formatos ¿ El trabajo de animación que hiciste para el tema del indio es algo nuevo o ya venías conectado con la digitalidad?
Acá podríamos separar lo digital de la animación.
Respecto a lo primero, lo digital, ha tenido (y tiene) un rol fundamental en mi actividad como dibujante, principalmente como herramienta (escanear, editar, ajustar, componer, preparar originales de reproducción, colorear, dibujar desde cero, etc) y en los últimos tiempo también como forma de exposición, de vinculación con los demás, en lo que a web y redes refiere. Otro punto a favor de la era digital de la mano de internet, es que facilita obtener material de referencia cuando se requiere dibujar algo específico, es cuestión de conjugar el verbo googlear y en muy poco tiempo uno se puede hacer de una buena biblioteca de referencias. Sobre lo segundo, la animación, ya tenía algunos coqueteos previos, incursiones motivadas por la curiosidad básicamente, pequeños fragmentos, bucles, piezas de corta duración, pero nada como lo preparado para la canción “Una rata muerta entre los geranios”, tanto por la extensión (más de cuatro minutos) como por los múltiples planos y escenas secuenciadas en una misma narración y en sincronía con el sonido.

En este sentido (un poco la pregunta obligada) Hay evidentemente un diálogo entre tus dibujos y la poesía del Indio ¿ Qué significó para vos trabajar con “La vida es una misión secreta”? 
Ese diálogo que mencionas, se dio de forma natural, como sucede con estas cosas, solo ocurren de la forma en que pueden ser y no de otra. Claro está que había antecedentes previos que eran alentadores a que algo bueno iba a salir de todo esto.
En lo personal, significó volver a experimentar el enorme placer de estar haciendo lo que más me gusta junto al artista que admiro. Todo momento compartido con Indio es un tesoro, un bello milagro. Como he comentado en otra oportunidad, fue un trabajo que se disfrutó de principio a fin y más, porque como bien sabes, con los libros, la conclusión de la obra es el inicio de la vinculación con el lector y si todo va bien, ese es disfrute aparte. 

El pibe lumbre, la mariposa y un par de cosos más | SERAFIN 2021

Por último. ¿ Crees en la transformación política a través del arte?
Más creo en la transformación social, y no que sea a través, sino que el arte puede aportar junto a otras tantas disciplinas, la posibilidad de que el individuo, que por definición acciona en el conjunto social, pueda ser mejor, más rico, más completo.
De todas formas, no sería una transformación orientada, un propósito de origen, más bien consiste en generar la posibilidad, estar ahí, existir, para que producido el encuentro de las mentalidades se nutra el ejercicio del pensamiento que nos transforma como personas.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Te espero afuera

Leer siguiente

“Cuando conté la historia con mi marido comprobé que la gente quería leer lo que tenía para narrar”