“Cuando conté la historia con mi marido comprobé que la gente quería leer lo que tenía para narrar”

Rosario Oyhanarte nació en 1986 en Buenos Aires. Es licenciada en Letras y autora de dos novelas. Comenzó escribiendo en diversos medios periodísticos hasta que un día descubrió que a través de las redes sociales podía hacer algo que le encantaba desde chica: contar historias de amores reales, frescos, identificables, verosímiles. Actualmente cosecha casi noventa mil seguidores en su cuenta de Instagram Rosie´s Tips
Su primera novela, Mi marido y su mujer (2018) la impulsó a seguir narrando y este año publicó El libro más lindo del mundo, una novela romántica que transcurre en una librería de Nueva York. Además brinda cursos de escritura, tiene un podcast y por supuesto, sigue escribiendo. Sueña con que algún día una de sus novelas se convierta en una película. Desde la otra punta del continente conversamos con la autora acerca de su presente y futuro. 


Por Gabriela Lucatelli

Tu segunda novela “El libro más lindo del mundo” acaba de ser publicada y es un éxito en ventas, pero retrocediendo un poco en el tiempo escribís sobre amor hace bastante, ¿cómo nació esa pasión?
El amor es un tema que siempre me interesó, porque soy una apasionada de las relaciones humanas, y el amor, claramente, es el tema que las atraviesa por antonomasia. La primera vez que me animé a escribir al respecto fue en mi primera novela Mi marido y su mujer, pero fue recién cuando conté en redes sociales la historia con mi marido que comprobé que la gente realmente quería leer lo que yo tenía para narrar acerca de los vínculos y el amor de pareja. 

¿Sentís un paralelismo entre las historias que escribís y tu propia historia? En tus redes hablás mucho sobre romper con los mandatos sociales que nos siguen pesando a las mujeres aún hoy en día…
En las historias de ficción que escribo, los paralelismos son inconscientes. Desde ya, una como escritora siempre se vale de su propio recorrido, de sus experiencias y aprendizajes, pero no es que tomo mi historia de modo concreto para narrar ficción. 

Solés mencionar bastante la importancia de no amoldarse a las imposiciones que tienen los demás sobre nosotros, aún si estas vienen de nuestras familias. ¿Cómo se hace para que seguir los propios deseos sea un camino más fácil? 
Afortunadamente creo que en los últimos años se estuvo hablando mucho de este tema y ya hay una mayor conciencia acerca de la importancia de seguir el propio deseo y no el del otro. En lo personal, es un tema que me atraviesa. Esto de poder escuchar mi propia voz y no darle tanta importancia a la opinión ajena es una lucha que hago diariamente. A la larga creo que lo termino logrando, pero en el camino a veces cuesta mucho sufrimiento: no sólo por dudar de la propia intuición, con todos los miedos y ansiedades que eso implica, sino por tener que amigarse con la idea de que siempre vamos a decepcionar a alguien.
Creo que cada uno tendrá su camino para poder seguir los propios deseos, no hay una sola receta, pero a mí me funcionó mucho la terapia, la oración, la escritura. También aprender a escuchar a ciertas voces y a callar a otras. En este sentido, el silencio interior es clave. 

Recibís cientos de mensajes a diario de lectoras contándote sus experiencias sentimentales. ¿Cuál fue la historia de amor más linda que te llegó? 
¡Qué pregunta difícil! Me encariño con todas, cada una tiene algo que me atrae, por eso decido narrarlas. Pero de las que conté últimamente, me pegó mucho la de Ale y Vicky. Ellos se conocieron de chicos y se reencontraron años después. Ale venía de perder a su novia, con la que iba a casarse, en manos del cáncer, y tuvo que hacer un duelo importante para animarse a apostar al amor nuevamente con Vicky. Todo lo narraron con mucho amor.  

Trabajar en redes puede ser extenuante por momentos porque pareciera que todo el tiempo hay que estar creando contenido. ¿Cómo lográs equilibrarlo con tu vida personal? 
Uf, ¡es todo un desafío! Trabajar tanto con el teléfono y con las redes sociales puede ser peligroso porque sin darte cuenta, con la excusa de que “estoy trabajando” me la termino pasando todo el día con el celular. Además, como bien remarcás, las redes son tiranas en tanto exigen creación de contenido permanente, y en mi caso sólo me quedo tranquila si entiendo que hago lo mejor por ofrecer contenido de calidad. Entonces, hago un esfuerzo muy consciente por ordenarme, por dedicar algunas horas al trabajo y otras a mi familia y seres queridos. Tengo dos hijos chicos y no quiero perderme estar presente durante estos años, así que a veces tengo que hacer malabares -o dormir menos de lo que me gustaría jajaja-, pero gracias al apoyo de mi marido logro encontrar un equilibrio.  

¿Si tuvieras que elegir una cita de un libro para definir al amor, cuál sería y porqué?
Elegiría la frase de Maya Angelou, que dice: “No confío en las personas que no se aman y me dicen ‘te amo’. Hay un dicho africano que dice: ten cuidado cuando una persona desnuda te ofrezca una camisa”. La razón es que el verdadero amor empieza y nace cuando podemos amarnos primero a nosotros mismos. 

¿Qué proyectos literarios se avecinan próximamente? 
Todo parece indicar que el año que viene voy a lanzar una nueva novela, pero todavía es un poco pronto para poder confirmarlo. Siendo sincera, una parte mía coquetea con la idea de no publicar nada durante algunos años, con el objetivo de terminar de madurar algunos temas y procesos como escritora, pero soy tan inquieta que no sé si es algo que pueda lograr. Además, mis lectoras me matan si me tomo recreo. 

¿Cuál es ese sueño por concretar?
Un sueño que anhelo cumplir algún día es ver a una de mis novelas convertida en serie o película. 


Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Serafín: “cuando dibujo caigo en la metáfora y la alegoría”

Leer siguiente

Gabriel R. Molina: “siempre hay en nosotros fusilados que viven”