American Pit Bull

Cuando el gordo Cuahini me avisó que venía, me vestí y esperé a que llegaran. Las manos me transpiraban y la boca se me ponía cada vez más pastosa.  El Omar estacionó el Torino en…

Leer Más