Trans-formando la ESI: una guía que ilumina

El amor que nos negaron
es nuestro impulso
para cambiar el mundo.

Loana Berkins

Recientemente publicado por Editorial Sudestada, Trans-formando la ESI: por la Educación Sexual Integral para todes, escrito por Natalia Bertazzoli y Verónica Arlausky, sale a calle a dar luz sobre esos espacios invisibilizados y oscuros a los que han sido destinadxs las infancias trans a lo largo de la historia. Ambas autoras construyeron el espacio colectivo Munay hace tres años con la esperanza de generar un futuro más libre e inclusivo para sus hijxs y para todes. De allí nace este libro, esta guía que ilumina el camino de varixs adultxs que no poseen las herramientas para acompañar a las infancias en sus transiciones.

Por Natalia Bericat

Leemos estas páginas entendiendo una deuda pendiente con nuestras infancias. A pesar de contar con una Ley de Educación Sexual Integral, que suma en la lucha por los derechos, no existía una verdadera inclusión de las voces de tantas niñeces trans, travas o no binaries que no venían siendo escuchadas y por sobre todo, acompañadas. Trans-formando la ESI, se convierte entonces en un manual para abrazar lo que hasta ahora había estado oculto. En ese sentido, este libro viene a iluminar una realidad, a develar una voz. Y son las voces de las madres las que vienen a narrar esas historias enmudecidas. Son las palabras de ellas las que vienen a esclarecer el camino que nos llevará a infancias libres y felices.

La estructura de este manual, que es otra de las maneras en que lo podemos caracterizar, contiene un punteo detallado de todos esos conceptos que escuchamos con frecuencia, pero que no siempre sabemos darles contenido y sobre todo transmitirlos a quienes tenemos a nuestro alrededor. Sin embargo, es eso y mucho más. Hay una palabra que recorre estas líneas que termina de dar sentido a esta guía: compromiso. El contenido también refleja el compromiso en el territorio, porque no alude ninguna temática ni problemática. En este compendio constan los ejes y miradas de todo lo que nos sucede en nuestras vidas trans, travestis y no binaries, en nuestras adolescencias y adulteces, en lo privado y público, dice Alessandra Luna en el prólogo y agrega: Munay lo toma desde allí, de forma comprometida, de forma entrañable. Hay un entramado colectivo que se visualiza en el texto, reflejando que esta es una tarea que nos involucra a todes y no solo a algunas familias.

A la oscuridad y al silencio, durante tantas décadas instaurado, este libro le responde con luz y colores. Desde la tapa hasta los diferentes recuadros e ilustraciones de Sofía López Marson y los dibujos de les niñes de Munay, podemos ver una intención pedagógica que acerca a les adultes a la lectura. La diversidad recorre el texto, se mete por los rincones de las palabras para llenar de brillo cada hoja. Una bandera celeste, blanca y rosa se despliega con los brazos abiertos marcando un vuelo que hace a nuestras infancias más libres. Las mariposas se van metiendo en el libro para recordarnos que hay una historia por contar que nunca fue narrada: las biografías de tantas luchadoras travas y trans que dejaron su legado y sus lentejuelas impresas en cada unx de nosotrxs.

Trans-formando la ESI es, sobre todo, una caja de herramientas para lxs adultxs, docentxs y profesionales que, con su rol de sostén, necesitan nutrirse de todos los conceptos que aquí aparecen. La escuela, la casa y los espacios terapéuticos deben ser un puente para les niñes desde donde puedan caminar segurxs su identidad. Cada definición nos lleva a reflexionar sobre todo aquello que como sociedad nos falta deconstruir y nos hace ver todo lo que todavía nos falta aprender. Es, como dice Verónica en el libro, una pedagogía que se aleja de la heterocisnorma, que legitima a todas las identidades, es una pedagogía transformadora. Es también escucharles a elles, parar la oreja y hacer silencio por un rato para oír lo que las infancias tienen para decirnos: Soy una nena y quiero que me llamen Juana, nos dice una de las voces de este libro. Leemos estas páginas con la ilusión de que el mundo va cambiando y que las infancias son, sin dudas, sus principales protagonistas.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Natacha Jaitt: No tan sola contra el mundo

Leer siguiente

A casi 100 años, hubo justicia por la Masacre de Napalpí