“Volvieron a arrebatar a Arcoíris del lado de su mamá”

Imagen: Maite

En La Rioja la justicia apaña pedófilos y secuestra criaturas. Hace más de 4 años que Delfina, mamá protectora de Arcoíris, denunció a su ex suegro por abusar sexualmente de la nena.

Por Cecilia Solá

Después de separarse del progenitor, Delfina escuchó como su hija le contaba “las cosas feas” que le hacía el abuelo e hizo la denuncia, consiguió una perimetral y solicitó la suspensión del régimen de visitas, porque el progenitor de Arcoíris llevaba a su propia hija a que fuera abusada por el abuelo.
Desde el momento de la denuncia, la justicia riojana tomó parte por el abusador y su cómplice, desestimando por completo las declaraciones de la nena en cámara Gesell, en las que expertas detectaron claros signos de abuso. Delfina fue tachada de delirante, loca, despechada, se permitió el uso del SAP, esa aberración inventada y sostenida para ocultar el abuso a las infancias, y hasta miró para otro lado cuando el progenitor de Arcoíris la secuestró en plena calle, después de golpear brutalmente a la abuela materna, que la llevaba de la mano.
¿Quiénes son el abuelo de Arcoíris, y su hijo, que tan impunemente pueden abusar de una niña y son protegidos por la justicia?
¿Qué poder tienen estos hombres para que les sirvan a su víctima en bandeja de plata, y silencien a quienes tratan de protegerla?
El último ataque de la mal llamada “justicia” de La Rioja fue volver a arrebatar a Arcoíris del lado de su mamá, imputarla por “impedimento de contacto” y entregar a la niña a manos de los abusadores. Los testigos hablan del progenitor tironeando de la nena que se aferraba a las rejas de la escuela y gritaba que no quería ir.
El asesor de menores del Ministerio Público Pupilar de La Rioja utilizó el SAP para estigmatizar a la madre protectora y desestimar sus denuncias.
¿Después de qué?
¿Cuánto más deben gritar las infancias, para que la justicia las escuche?
¿Cuánto más debe arder?

Delfina y Arcoíris


Acompañamos a la familia y a las organizaciones que vienen sosteniendo a esta mamá para que le devuelvan a su hija y la saquen de las manos de su abusador. Compartimos el documento elaborado por ellas:


COMUNICADO
Estado Crítico del Caso de la Niña Arcoíris. La Rioja
17 de Abril de 2022
Desde el Equipo de Trabajo Justicia por Arcoíris, diputadas nacionales, militantes feministas, organizaciones sociales y de Derechos Humanos informamos la situación grave y crítica que está atravesando la niña de 6 años de edad en este momento, en la Provincia de La Rioja, donde reside.
La integridad psicofísica y hasta la vida de Arcoíris se encuentran en alto riesgo. Su familia no encuentra medidas de protección para resguardarse ya que es el mismo Poder Judicial el que permite los abusos obligando a la niña a permanecer en contacto con el agresor, a pesar de que tiene restricción de acercamiento vigente.
Ante esta situación de vulneración extrema de los derechos de Arcoíris exigimos a los/las funcionarios/as judiciales y a los organismos de protección de derechos actuar en forma inmediata protegiendo a la niña y llamamos a toda la sociedad a rodear de solidaridad a la niña Arcoíris, su madre protectora y a quienes la acompañan en búsqueda de Justicia.
Denunciamos que:
La niña sufre abuso sexual sistemático desde muy pequeña perpetrado por su abuelo paterno. En el año 2018, a sus 2 años de edad, lo reveló a su psicóloga y la madre realizó la correspondiente denuncia penal.
Su progenitor y toda la familia paterna permiten que continúen las agresiones. En todas las visitas parentales la niña queda a merced del agresor, a pesar de que existe una prohibición de acercamiento a la niña vigente.
La niña relató claramente, en más de una oportunidad, ante distintas personas y profesionales intervinientes, ser agredida sexualmente por su abuelo paterno, su terror a tener contacto con su padre y abuelo paterno, y ha expresado reiteradas veces no querer ir con ellos. Sin embargo, sigue siendo obligada a mantener las “visitas parentales” de las que vuelve lesionada sexualmente, desesperanzada le refiere a su madre “hablar no sirve de nada”.
La madre ha realizado ya CUATRO DENUNCIAS por abuso sexual (12 de Junio de 2018; Agosto de 2019; 14 de Marzo de 2022; 31 de Marzo de 2022), cada vez que la niña, a pesar de estar bajo amenaza, reveló los abusos sexuales y golpes a los que el abuelo paterno la somete.
Hay pruebas físicas contundentes (algunas constatadas por la Policía Técnica) y pericias psicológicas. Sin embargo, el agresor fue sobreseído en una oportunidad y en las causas en proceso NO SE TOMAN MEDIDAS EFECTIVAS DE PROTECCIÓN A LA NIÑA.
La Jueza del Juzgado de Instrucción de Violencia de Género y Protección Integral de Menores Nro.1 Dra. Jésica Díaz Marano y, el Defensor de Menores, Dr. Pablo Ernesto Cubillo, han permitido y ordenado que la niña desde sus 2 años y medio permanezca largos períodos (6 y 3 meses) conviviendo a merced de dos hombres, el agresor y su principal cómplice, e IMPEDIDA del contacto con su madre, única adulta responsable que la protege.
Desde los Organismos de Derechos Humanos sostenemos que de persistir esta posición institucional de obligar a la niña a tener contacto con sus agresores estaríamos frente a un caso de violación de Derechos Humanos por parte del poder judicial de quienes depende que la niña deje de ser expuesta en tanto viola los Derechos Constitucionales y Convencionales de la niña que debería garantizar. Exigimos que se la proteja conforme a la reglamentación antes mencionada atento a que de no hacerlo el Estado y la Provincia de la Rioja a través de sus funcionarios incurrirían en responsabilidad a nivel internacional pudiendo ser denunciados ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Asimismo, sostenemos que dejar que se siga abusando a la niña depende de la justicia riojana y que ninguna madre puede ser obligada a cumplir una medida judicial que vaya en contra de los Derechos Humanos de sus hijos/as, eso sería pedirle Obediencia Debida en contra de la vida e integridad de su hija/o.
Exigimos al asesor de menores del Ministerio Público Pupilar Pablo Cubillo, al Juez de la Cámara Civil y Comercial 4ta. Secretaría A y a la Dra. Jésica Díaz Marano jueza de violencia de género y protección integral de menores de la Justicia de la Provincia de la Rioja que TOMEN MEDIDAS URGENTES DE PROTECCIÓN para cuidar la vida e integridad psicofísica de la niña.
Exigimos que se impulse de una vez por todas un proceso serio de investigación penal contra los agresores por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante y agravado por el vínculo contra la niña.
BASTA de abusos, encubrimientos y desprotección!
Arcoíris habló, la Justicia no la escucha!

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Vaca Muerta: Sismos y minería hasta que no quede nada

Leer siguiente

¿Cómo fueron vistas las mujeres escritoras?