8M: “Nos abrazamos otra vez en las calles”

Miles de mujeres, travas y trans nos movilizamos el 8M en todo el mundo contra la violencia machista y patriarcal. Las calles de América Latina se vistieron de violeta, de verde y de los colores de la diversidad. Después de dos años de pandemia y de encierro, donde la opresión sobre los cuerpos se fue profundizando aún más, logramos encontrarnos otra vez en manada en las plazas. Pudimos abrazarnos, cantar juntas , reírnos en ronda, sentirnos más cerca que nunca.

Una gran concentración colmó el Congreso y otras localidades de todo el país donde ninguna se quedó callada. Salimos a gritar con todas las fuerzas. Salimos a decir que estamos hartas y cansadas de vivir con miedo. Salimos a decir con furia que no queremos que nos sigan arrancando a nuestras hermanas cada día. Que no queremos ser más estadística. Que no estamos dispuestas a ser espectáculo y placa roja en los medios, esos que se relamen con el dolor de las nuestras. Cada cartel, una injusticia. Cada palabra una de las tantas maneras en que el patriarcado nos quiere sumisas y quietitas.
Volvimos al glitter y a la brillantina en la cara. Tomamos las calles en un día de lucha que nos pertenece. El 8M estábamos todas: las pibas con sus mochilas colgando sueños y libertad, las hijas de una generación a la que acostumbraron a estar calladas y ser buenas niñas y también ellas, las que se autodenominan las “viejas” rebeldes que volvieron a nacer con el feminismo. Todas las edades marchando. Todas las infancias de la mano viendo la posibilidad de cambiar este mundo que nos ahoga. Nos abrazamos otra vez en las calles porque lo necesitábamos. Hoy amanecimos felices de habernos encontrado en la lucha. De habernos cruzado con esa compañera que hacía mucho que no veíamos. De habernos emocionados. Acá estamos y nos tenemos. Somos manada que grita para que el patriarcado caiga de una vez. La deuda es con nosotras.

Vivas nos queremos !
Compartimos postales de un 8 M de lucha y sororidad feminista.

Las imágenes son de Fotos @ojonomade @vanurod y @sudestadarevista

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Un manifiesto para reconocer a la República saharaui

Leer siguiente

El arte de comprar aceptación social: cómo opera el agronegocio