Bruno Arias: “En Jujuy la gente quiere manifestarse y se criminalizan todas las luchas”

A través de un vivo en nuestras redes sociales, conversamos con Bruno Arias, músico popular jujeño, comprometido con las realidades sociales, tocando en diferentes espacios por derechos sociales, derechos humanos, levantando las banderas del pueblo y visibilizando siempre a nuestras comunidades, a los Pueblos originarios, con un mensaje que trasciende y moviliza. En una charla entre palabras y mucha música, Bruno después de responder alguna pregunta agarra la guitarra y nos comparte la canción, entre el compromiso y homenajes, compartimos parte de la charla. 

Por Jorge Ezequiel Rodríguez

¿Qué momento estás atravesando, cuál es tu presente?
Tocando mucho, por suerte tengo mucho trabajo, ya hay festivales importantes que salen por la tele que me están hablando para el verano, así que estoy reconfirmando todo eso para poder estar, queriendo salir con toda la banda a tocar. Hace poquito hice un Niceto, que es un boliche muy lindo que está en CABA y casi todos los años hago mi peña. De a poco van saliendo fechas. Estoy componiendo muchas canciones. En esta pandemia hice temas nuevos, una chacarera que se llama Hermano de Malvinas, por ejemplo.

Hablaste de la pandemia. ¿Cómo atravesaste ese momento de no poder tocar, de no tener el contacto con la gente, Más que nada vos que tocas muy seguido en diferentes lugares?
“Fue duro al principio, una crisis de estar encerrado y no poder tocar. Había un sentir muy raro, como alguien que te oprimía el pecho. La incertidumbre de no saber lo que iba a pasar, no venía la vacuna, mucha ansiedad. Y bueno uno luego se va acostumbrando. Por suerte mi familia todo bien, pero muchos compañeros la pasaron mal, no tenían dinero para vivir porque se cortó todo, hay músicos que tocan el día a día en bares, peñas o restaurantes por ejemplo en Tilcara, Humahuaca, Purmamarca, algunos hasta vendieron los instrumentos, otros fueron a trabajar de delivery o en la construcción. Fue durísimo. En mi caso vine creciendo mucho en lo musical y a nivel nacional entonces se me hizo más suave todo porque me llamaban para que haga algún streaming, para que sea jurado de algo, me contrataban de un municipio, fui a tocar a un teatro sin público. Zafaba con algunos trabajos y por suerte salimos adelante. Ahora ya estamos más tranquilos, se abrió todo, aunque los teatros con público reducido. Nuestro rubro el musical, el del teatro, el técnico, las luces fue lo más postergado, fuimos de los últimos en salir a escena.”

Siempre has sido una persona muy comprometida con muchas causas, por derechos sociales, por derechos humanos, levantando muchas banderas. ¿Cómo vivís la realidad de este presente de manera general en el país, y también particularmente en aquella tierra tan querida como es Jujuy?
“Después de esta pandemia me quedé mucho tiempo en Buenos Aires, mi niña que tiene 8 añitos y estoy todo el tiempo con ella, y eso me detiene un poco a volver a mi tierra, a Jujuy. Este atentado que ocurrió fue tremendo, me hizo mucho ruido. Cito la palabra de un compañero músico, Juan Pablo Álvarez, que tocaba conmigo los vientos, él siempre dice “nosotros somos los guardianes de la democracia y las nuevas generaciones tienen que estar alertas para que no ocurran las cosas que sucedieron en tiempos nefastos de nuestro país, la época de la dictadura, para que no vuelva eso, hay que estar más alertas que nunca”. Un llamado de atención muy fuerte por todo lo que estamos viviendo en estos tiempos, sobre todo este atentado a la democracia. Lo mismo pasa en la provincia de Jujuy, la gente que quiere manifestarse, decir algo, exigir un derecho, y se criminalizan todas las luchas, persiguiendo a los líderes de todas las luchas sociales y callándolos. En mi caso lo vivo también por todo lo que me manda la gente de todo el país, que me dicen, está pasando esto, o me preguntan si puedo mandar la adhesión o un video. Años atrás estaba más activo, podía viajar más y poner el cuerpo y el pecho. Por ejemplo la última vez que me invitaron a Andalgalá no pude ir, pero tratamos de estar y acompañar y ahora también con esta nueva posibilidad de componer canciones con amigos, compartir más lo que la composición que antes era más cerrado, hacía mi letra, mi canción, mi música, me gusta que si tengo una canción y viene algún amigo, le digo a ver tirá algo ahí, y ya es una canción de los dos. Esta chacarera que voy a tocar ahora tiene la letra de dos payadores Luis Genaro y Wilson Saliwonczik, la música la hice con dos bajistas Leo Villagra que es de banda y con Santiago Corbalán un changuito joven de Orán, y salió este homenaje a los ex combatientes de Malvinas. Venía tocando en las vigilias y me hice amigo de varios compañeros y ex combatientes de diferentes lugares. En Merlo cuando se hizo la vigilia ya les había prometido que estaría bueno hacer una canción para ellos, pero era una tremenda responsabilidad entonces pedí ayuda a estos payadores que tienen la pluma más entrenadísima y la verdad que salió esta chacarera que tiene que ver con los 40 años de esta guerra que no llevó a nada, la gente ya sabe que con esta guerra taparon todo.”

Hay canciones que movilizan mucho. Te he visto tocar en diferentes lugares y momentos, y cuando escuché por primera vez “Kolla en la ciudad”, me paralizó, y es un tema que conmueve mucho y genera un despertar.
“Es una canción que donde voy, en cualquier parte del país, de la puna, de la patagonia, hay alguien que me dice porfavor canta koya en la ciudad. N​é​stor G​é​a​ y Sergio Castro son los autores de ese tema, que lo hicieron en el año 1985, era una cantata que querían hacer por los pueblos originarios, ya en esa época se había encadenado una wichi pidiendo por el territorio, en contra de los desmontes y habían creado esta canción que a pesar de tantos años que han pasado sigue tan vigente. En esa época el 12 de octubre todavía se celebraba como el día de la raza, luego con las marchas, comenzaron a hacer el 11 de octubre como el último día de independencia de los pueblos, marchaban hacia el congreso. También apareció el primer presidente indígena que venía con toda la historia latente y comenzaban a florecer todas las historias de los pueblos originarios. Los mismos pueblos originarios empezaron a visibilizar sus problemáticas con mucha más fuerza, soñaban con una América más integrada más unida. Evo Morales le dió otra fuerza y espíritu a las luchas. Yo hice una versión entre dos que conocía, pegó mucho y el disco se llamó “Koya en la ciudad” y ahí me invitaron a tocar por primera vez en el comedor del padre Mugica en la villa 31, luego en La Matanza en el corazón de la pobreza en el barrio El porvenir, luego me invitaron al Chaco, a Formosa. Contento con lo que viene pasando con mi música, cada 2×3 me mandan un video de chicos de la puna o de chicos de las escuelas cantando alguna canción. La canción que hice con estos payadores sobre Manuel Belgrano, sin querer, en el último 20 de junio en los actos la cantaron muchos alumnos por todo el país. Belgrano es una de los próceres más queridos y con tanto mensaje, por todo lo que dio, en Jujuy mismo con el éxodo jujeño, y plantarse contra la oligarquía, que fueron los que se quedaron a transar. Desde esa época había esa grieta fuerte, donde el pueblo se va obligado, y con Belgrano hay una historia muy linda y cosas que no se cuentan del éxodo, y hay mucho para compartir, para aprender, y cosas que se van brotando en estos tiempos.” 

La nota se va dando entre homenajes y compromiso y este 16 se cumple un aniversario muy fuerte en la historia se cumplen casi 50 años del asesinato de Víctor Jara, uno de los cantautores más importantes de Latinoamérica, que le ha abierto los ojos a muchísima gente y ha sido la voz de los pueblos en Chile. Si querés decir unas palabras…
“Me llamó mucho la atención la historia de Víctor Jara y sobre todo que haya sido asesinado con más de 40 disparos en el cuerpo, que primero haya sido torturado, humillado. Como artista y como músico saber que le habían machucado las manos para que nunca más pudiera volver a tocar, fue algo que me llegó tanto, después fui descubriendo su historia, fue tanto el sentimiento que tengo hacia su música y su historia que trate de acercarme a Chile. El estuvo en el primer festival que se hizo en Herminda la victoria, un asentamiento de terrenos tomados, donde hubo una represión y mataron a una niña, eso hizo que el pueblo se levante, resista y se quede allí. De ese festival salen canciones de Víctor Jara como Luchín. Siempre Victor Jara está presente en el repertorio, siempre hay un momento para brindarle un homenaje.”

Bruno toca varios temas de Jara y termina la charla con una canción que nos atravieza el corazón. “El pueblo unido jamás será vencido”, canta, grita Bruno y así nos vamos con la emoción brotada y la esperanza como abrazo.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Juan Solá: “¿Puede haber poesía en la extinción?”

Leer siguiente

“Muchos femicidios se producen cuando las mujeres desafían la dinámica patriarcal”