Caso Facundo: comienza a resquebrajarse la hipótesis de “muerte accidental”

Luego de detectar irregularidades en el GPS de un patrullero, el fiscal ordenó el allanamiento de un destacamento de la Policía Bonaerense de Bahía Blanca. En diez días se conocerán los resultados de la autopsia que permitirán determinar si los restos hallados pertenecen o no a Facundo Castro, el joven desaparecido el pasado 30 de abril.

Por: Revista Sudestada

En un sugestivo cambio de actitud, el fiscal Ulpiano Martínez ordenó ayer el allanamiento de la Unidad Policial de Prevención Local (UPPL) de Bahía Blanca, de donde fueron secuestrados los libros de guardia, los celulares del personal y un patrullero marca Toyota. El procedimiento se produjo luego de que se detectara que el GPS del patrullero indicaba que el 8 de mayo había circulado por el cangrejal de Villarino, cerca del lugar en que fueron hallados los restos humanos que están en proceso de identificación luego de la autopsia de ayer. La fecha del recorrido coincide además con el día en que la agente Xiomara Flores borró de su teléfono la aplicación de WhatsApp. Flores atestigua haber trasladado voluntariamente a Facundo el 30 de abril de Mayor Buratovich a Teniente Origone.

Desde la división de Asuntos Internos le indicaron al fiscal que ese móvil hizo un recorrido “inusual y sospechoso” el día 8 de mayo y se detuvo durante 35 minutos a 800 metros del lugar donde el 15 de este mes se encontró el esqueleto semienterrado que podría corresponder a Facundo. El informe del GPS podría anular la hipótesis de “muerte accidental”, defendida hasta ahora por el juzgado y por el ministro de Seguridad Sergio Berni, y amplificada por medios como C5N y La Brújula y periodistas como Pablo Duggan y Germán Sasso.

La medida ordenada por el fiscal llama la atención porque es la primera que parece seguir la línea de investigación propuesta por la familia y sus abogados, orientada a probar la desaparición forzada a manos de la Bonaerense y la puesta en marcha de un posterior plan de encubrimiento, en el que involucran al propio ministro.

Hasta la verdad, siempre

En diez días se conocerán los resultados de la autopsia sobre el cuerpo hallado en la zona fronteriza entre Villarino y Bahía Blanca. Estos permitirán confirmar o no su identidad y las razones de su muerte. Fuentes de la investigación dijeron a la agencia Télam que el cadáver corresponde a una persona de alrededor de 20 años, edad que coincide con la de Facundo, que cumplió 23 el domingo pasado.  El abogado de la familia afirmó que el informe final estaría listo en un plazo máximo de 30 días.

Mientras los peritos y el Equipo de Antropología Forense trabajan, el ministro Berni también trabaja de lo que mejor sabe: operar a favor del encubrimiento. Ayer ante la cámara de TN afirmó que insistir en la hipótesis de la desaparición forzada era “un gran show” y que “no hay ningún elemento que pruebe la existencia de una desaparición forzada”. Después de dar por válidos los testimonios de testigos plantados y pistas falsas, se posiciona ahora en favor de la hipótesis del “accidente”, la misma teoría que propagó el operador policial Germán Sasso y replica el canal C5N sin el mínimo rigor informativo.

Por fin, quedan claros los roles: Cristina, la mamá de Facundo, y sus abogados, insistiendo en la responsabilidad policial y en la complicidad de Estado en la desaparición de un pibe de 22 años, y Berni y una serie de esperpentos mediáticos como Pablo Dugan y el propio Sasso dando por válida la hipótesis del “accidente” como una forma de proteger al verdugo policial.


Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

Rehenes #3. Caso Ingrid Betancourt: las mentiras del señor Uribe

Leer Próxima

Tan solo un nombre