Contrastes

El responsable de la Policía Bonaerense, Sergio Berni, estuvo ayer en una cena televisiva. La familia de Facundo Castro Astudillo sigue buscando al joven lo lo buscan hace 72 días.

Mientras el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, disfrutaba de una rica cena en el más patético y grotesco programa de la televisión argentina, la mesa de Mirtha Legran que ahora es remplazada por su nieta Juana Viale, la mamá de Facundo Castro Astudillo revisaba un basural de General Buratovich porque se habían encontrado restos (que finalmente, no eran humanos).

La misma noche. Mientras Berni brindaba con champagne en la mesa de la banalidad y lo superficial y no mencionaba ni una vez el nombre de Facundo, la familia de Lucas Verón, el pibe de 18 años fusilado en Catán por la Bonaerense, lo velaba en un marco de tristeza y angustia. Contrastes que vienen a confirmar lo que ya sabemos: la impunidad del poder, quienes deben rendir cuentas por los asesinatos policiales bien pulcros y en campaña para la cámara mientras los uniformados a su cargo siguen matando y desapareciendo pibes en los barrios.

La desaparición de Facundo Astudillo Castro sucedió el pasado 30 de abril en la localidad de Bahía Blanca. Desde ese día la madre del joven de 22 años reclama por su aparición. Si bien la Justicia apartó de la investigación a la Bonaerense, las repuestas a la familia no llegan y la información escabrosa del caso sigue manifestándose.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Al odio no se lo subestima

Leer siguiente

Gatillo fácil: la bonaerense mata y amenaza