Diario de una princesa revolucionaria: la rebelión de las infancias

El libro de Fernanda Felice fue editado recientemente por Editorial Sudestada y narra las notas del diario íntimo de Cenicienta, la princesa. A partir de la estructura del Diario, y con la incorporación de otros textos pertenecientes a diversos géneros, Felice construye un relato que, como una muñeca rusa que se despliega, va develando los secretos de un cuerpo atrapado en un estereotipo que asfixia. Por medio del uso de la primera persona, la protagonista nos relata los hechos que la llevaron a sublevarse contra una sociedad que la mantuvo durante décadas callada y sumisa. “Nuestro destino es ser obedientes y dóciles princesas”, dice el personaje en las primeras líneas del texto.

Por Natalia Bericat

Diario de una princesa revolucionaria plantea, con un lenguaje coloquial, actualizado y dirigido a las infancias, problemáticas vinculadas con el poder de una gran profundidad. En la vida cotidiana de los personajes que aparecen en la voz de Cenicienta se encuentran las diferentes formas de violencia de género con la que el sistema patriarcal ha operado durante siglos. La autora nos invita a entrar en un mundo creado por la ficción que se vuelve permeable a la realidad. Una compañía cinematográfica dirige la vida de estos personajes que de a poco se van despertando del encierro de la torre donde las tienen atrapadas.

“Escribo por que estoy convencida de que las infancias tienen derecho a crecer en libertad, y pienso que la literatura puede ayudarlas en esa conquista”, dice Fernanda. El texto va recorriendo ese camino de lo íntimo de la hoja de un diario a la organización colectiva de las princesas, las brujas y los príncipes. Felice nos plantea un paso desde el silencio al grito organizado como manera de conseguir esa libertad de la que nos habla.

El lenguaje del texto está impregnado de códigos populares que le dan un tono particular a la narración. “Es del tiempo del ñaupa”, dice Cenicienta incorporando una manera del decir que las autoridades del Fantastic Children Word Corporation no le dejaría pasar. De la misma manera, y como forma de atraer a las nuevas generaciones, el texto brinda códigos que intercalan el humor y la lucha. Estos se despliegan en grupos de whatsapp y redes sociales, tan relevantes para les niñes de la época en que este libro sale a la luz.

Leemos este libro desde una mirada crítica, desde un nuevo paradigma que atraviesa como una daga cada una de las capas de esta sociedad violenta y machista. Las hojas de este diario dan luz sobre una realidad que mutó de la individualidad de la torre a lo colectivo de los pañuelos y la plaza. Disfrutamos Diario de una princesa revolucionaria desde la rebelión que las nuevas infancias están ejerciendo sobre aquello que tantas veces hemos querido enterrar.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Celebración inverosímil

Leer siguiente

“La navidad más triste en la historia de la Patagonia”