¿Dónde está Facundo?

Sobre la desaparición forzada del joven Facundo Astudillo Castro desparecido el 30 de abril en la localidad de Pedro Luro.

No me vengas a hablar de política o de construcción si Facundo no aparece. No te atrevas a mencionar los derechos humanos, las conquistas sociales o o la lucha de los trabajadores si no estás ayudando a buscar a Facundo. No menciones roscas partidarias ni internas de salón mientras no sepamos dónde está Facundo. No te atrevas ahora a defender la gestión de nadie ni el gobierno de ninguno si el Estado no busca a Facundo, si el Estado fue el responsable de su desaparición y si la policía bonaerense estuvo implicada.

Guardate los discursos hipócritas y la militancia de las redes social si no te sumás a exigir la aparición con vida ya de Facundo, si acaso pensás que sos funcional a cualquier cosa o si especulás políticamente con la vida de un pibe de 22 años que la última vez que lo vieron era adentro de un patrullero.

Ni te atrevas a hablar de política, de militancia, de lucha o de democracia, sino te sumás a buscar a Facundo y a exigir que el Estado se haga cargo. Ni se te ocurra justificar al ministro de Seguridad, Sergio Berni, quien le dijo a la madre de Facundo, sin ningún tipo de prueba y apenas anoticiado del tema a casi 70 días de su desaparición: “Su hijo está vivo y lo vamos a encontrar”, porque es una canallada: si sabe dónde está, que lo diga ya. Y si no sabe, está jugando con la angustia de la madre.

Hasta que no aparezca Facundo con vida, no te vamos a escuchar ni a leer ni a creer nada, porque tu silencio es complicidad, porque tu especulación es miseria humana, porque tu indiferencia ante su desaparición se iguala a los antagonistas que tanto despreciás. Quiero verte reclamando la aparición con vida de Facundo, quiero verte exigiendo que las autoridades se hagan cargo de buscarlo y que lo encuentren, quiero verte luchar por la vida de un pibe desaparecido, quiero verte hacer algo más que este silencio que da verguenza ajena.

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

Abuso sexual en la infancia: cuando el peligro es adentro de casa

Leer Próxima

Abel murió solo