El álbum por la Memoria: Pedagogía contra el olvido

Desde Mar de Ajó llega este proyecto que nos conmovió por primera vez en septiembre del año pasado, en la actividad “Mar de lápices”, que se desarrolla año a año en el ISFD N°186 de Santa Teresita, en el marco de “La noche de los lápices”. Allí, en medio de las muestras, de charlas, proyecciones, música en vivo, feria, la Memoria con la vista al mar y la historia con el terrorismo de Estado, nos topamos con el álbum, la emoción y el nudo en la garganta.

Por Jorge Ezequiel Rodríguez

Con la imagen del “gauchito” -como manera de contrarrestar un Mundial manchado de sangre- lxs estudiantes del terciario 89 de Mar de Ajó nos invitaban a abrir las páginas. A su alrededor, las “figuritas” recortadas, con las caras, los nombres y las identidades de muchos de nuestros compañeros y compañeras detenidas y desaparecidas durante la última dictadura cívico militar y eclesiástica. Sobre esto, Gonzalo Niggli, profesor que acompaña el proyecto, argumentó: “La articulación entre instituciones educativas y de espacios de producción comunicacionales no quedó reducido a una temática particular, sino a un campo de trabajo para el abordaje de los derechos humanos como procesos de lucha, como categoría política, como construcción colectiva y de la palabra, por este motivo, se hace necesario hablar de la memoria colectiva, en medio de un contexto sociocultural identitario del Partido de La Costa”.

La cara de Juan Manual Satragno -periodista del diario La Nación- y de Silvia Rosario Siscar -su compañera- nos moviliza. En la misma localidad de la Costa, en la Diagonal Rivadavia, una baldosa los homenajea. Allí mismo el 26 de febrero del 78 fueron secuestrados por un grupo de tareas y aún hoy continúan desaparecidxs. La historia de la vinculación del terrorismo de Estado con el Partido de La Costa sigue líneas de investigación, sin embargo, durante muchos años -por complicidad y silencio- en las calles costeras se sostenía que “por acá la dictadura no pasó”.

Gonzalo Knees, uno de los estudiantes involucrados en el álbum, afirmó que “este proyecto busca reapropiarse de un repertorio cultural vinculado al fútbol y sus años mundialistas, en búsqueda de generar distintas formas de abordar la memoria y los Derechos Humanos en las nuevas generaciones. El álbum está completamente diseñado artísticamente con la aplicación Photoshop. Se buscaron y recopilaron imágenes para el diseño, y luego se promovió al uso de la creatividad de los estudiantxs para terminar de ensamblar el producto.” El “álbum por la Memoria” está enmarcado en el texto “El Mundial 78 en la prensa política Argentina la ‘fiesta’, el nacionalismo y los derechos humanos’’ de Marcelo Borrelli y Laura Oszust que tiene como objetivo analizar las posiciones editoriales de revistas de como Extra, Redacción y Somos ante el Mundial 78’. Este tipo de revistas -medios de comunicación- eran un rol clave en el ámbito interno como difusores y legitimadores de todo lo que pasaba en nuestro país. Así mismo nos lleva a pensar a ciertas tendencias que posicionan a los eventos como el Mundial 1978 como una herramienta para encubrir violaciones de derechos humanos. Luna Falco, otra de las participantes del álbum, agregó: “La información de cada una de las figuritas (nombre, apellido, nacionalidad, campo de actividad, militancia y fecha de desaparición) está directamente sacada de la página web “Trabajadorxs de Prensa Desaparecidxs y Asesinadxs por el Terrorismo de Estado” del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa)”. Asimismo, el profesor Gonzalo Niggli, explicó que “con el mismo grupo de estudiantes, en la actualidad, se está trabajando en un proyecto de investigación sobre el funcionamiento de la sala de primeros auxilios situada en Mar de Ajó en la época dictatorial. Entendiendo que esta construcción colectiva brindará la oportunidad de develar los silencios, explicitar las huellas que sobrevienen con el recuerdo y la implicancia del fortalecimiento de los tejidos sociales”.

La Costa se jactó durante mucho tiempo de no tener “personas desaparecidas”, sin embargo, en la localidad de Mar de Ajó fueron secuestrados y desaparecidas las dos personas antes mencionadas. Pero el vínculo entre la Costa y el genocidio es mucho más profundo. El silencio es complicidad, entendimos hace muchísimos años, y así fue lo que sucedió en este lugar de mar, bosques, arena, campos y silencio.

En dos diciembres, uno del 77 y otro del 78, a raíz de dos grandes sudestadas, el “mar se negó a ser cómplice” -en palabras de Nora Cortiñas- del terrorismo de Estado. En nuestras playas aparecieron cuerpos de personas víctimas de un plan sistemático de persecución, secuestro, tortura, muerte y desaparición forzada, propiciado por la última dictadura cívico militar. Los cuerpos de estas personas llegaron a la costa luego de ser lanzados de los denominados “vuelos de la muerte”, una de las tantas atrocidades cometidas por genocidas. Los restos, con total complicidad del Estado, fueron llevados y enterrados clandestinamente como NN al Cementerio de Gral. Lavalle. Y muchos años después, como resultado de denuncias, de trabajos de investigación, de la ciencia, de una política pública de derechos humanos que continuó la lucha del movimiento, se pudo conocer las fosas comunes donde fueron enterradas. Al momento se pudieron identificar por el EEAF 20 personas de las aproximadamente 60 que se calculan. Tres de ellas fundadoras de Madres de Plaza de Mayo:

-Azucena Villaflor de De Vicenti (53 años de edad)

-Esther Ballestrino de Careaga (59 años de edad)

-María Eugenia Ponce de Bianco (53 años de edad)

Las investigaciones continúan y la militancia por la Memoria, Verdad y Justicia, es una pieza fundamental en el territorio. Y lxs estudiantes, las nuevas generaciones, nos siguen mostrando que toman la posta de una construcción que no para y que de seguro seguirá obteniendo más respuestas ante el silencio “clandestino” de los propios genocidas, de los cómplices civiles, religiosos, políticos y empresariales.

Este álbum si bien se creó en el marco del Mundial pasado, sigue girando para que la Memoria pise fuerte, la Verdad se escriba en todos los rincones, y la Justicia algún día sea plena. Los compañeros y compañeras están presentes, y la verdadera lucha nunca termina.

Imágenes: Gentileza de lxs estudiantes

Compartime!

Anterior

Infancias trans: “Lo que hay que hacer es escuchar a las niñeces”

Próxima

Justicia para Luna: comenzó un juicio histórico contra el abuso sexual en la infancia