Infancias trans: “Lo que hay que hacer es escuchar a las niñeces”

En el día de ayer salió una nota de Infobae, escrita por Claudia Peiró, que banaliza la Ley de Identidad de género. Con un discurso que ataca a las infancias, adolescencias y sus familias, la periodista dice: “Mi hija dice que ahora es varón ¿Qué hago?” y agrega: “Unidas en la búsqueda de las respuestas que no les daba la doctrina de moda, han formado un grupo para librar “una lucha traumática no validada”, porque la ley degrada la autoridad paterna avalando el deseo, capricho o trastorno de menores confundidos”, dice la nota. Otra vez escuchamos la palabra “doctrina” como cuando se niegan a que en las escuelas se aplique la ESI y dicen “con mis hijos no se metan”. Sabemos que no es capricho y no es doctrina: es el amor y la contención que nuestras infancias se merecen. Desde Editorial Sudestada dialogamos con Natalia Mélica, mamá de un niño trans, con Giovi Novello, coordinador de Varones trans de Santa Fe, con Ana, mamá de Noah y con la Dra, Fabiana Reina, fundadora de Transformando familias de Tucumán.

Por Natalia Bericat

¿Cuál es el mensaje que se trasluce en estas notas que vulneran los derechos de las infancias?
Fabiana Reina: Me preocupa un poco el mensaje que da en relación a la cuestión esta de que la Ley le quita autoridad a los padres. Dar ese mensaje es tremendo, porque quiere decir que los padres están autorizados a no escuchar a sus hijos. Como historiadora, en principio, tendría que saber que la transexualidad existe desde el principio de la humanidad. Hay un desconocimiento absoluto de lo que es el respaldo jurídico de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Se está desvalorizando absolutamente que un niñx, en toda su etapa de desarrollo en cuanto a su construcción de sexualidad, y un adolescente no tienen derecho a expresarse. De una manera muy inteligente y a la vez muy peligrosa este discurso quiere imponer mostrando situaciones como reales. Se desvaloriza la Ley de identidad de género que está desde el 2012 y se desvaloriza la capacidad de decisión de los niños, niñas y adolescentes. Pone a los padres en el lugar de : “cómo puede ser que un niño te pase por encima, más o menos así. Nosotros en mi provincia (Tucumán) tenemos la fundación con casi 80 familias y por supuesto que las familias se conectan. Se van articulando y van expresando, por supuesto. Eso es clave.

Tenemos, luego de muchos años de lucharla y lucharla, el empuje de ciertos profesionales que, a pesar de tener muchísimas trabas, hemos seguido trabajando con eso. Usamos un sistema de tutoría familiar. La tutoría familiar es muy importante porque hay familias que ya han avanzado muchísimo en estas cosas y les pueden contar a las familias nuevas lo beneficioso que es, no solo para la personita o para el adolescente o para el adulto, acompañarles en el sentido de dejarles expresar o dejarles decidir y asesorarlos, sino en la familia en sí, en la familia, en la escuela. Hemos intervenido en dos casos gravísimos en una escuela donde no les permitía ir con la vestimenta que querían. Entonces, en conjunto con la asesoría letrada de la Fundación, se logró revertir la situación.

Giovi: sabemos que los discursos de hoy están muy bien financiados por la derecha, una derecha que avanza no solo en la Argentina, sino una derecha que estamos hablando de un avance a nivel mundial. Cada vez son más los gobiernos, los estados, en los que gente con este tipo de discursos llega a una banca. Existe un peligro de poder retroceder en derechos. Nosotros hoy tenemos una Ley de identidad de género que claramente ampara a los niños, niñas y adolescentes, y sin embargo, teniendo la Ley de identidad de género, siguen estando impunes todos estos discursos, haciéndose tan visibles, y también con un Estado que no nos responde y no nos ampara.
Porque yo te puedo asegurar que nosotros mañana vamos a ir organizados a denunciar a Inadi esta nota, pero esto va a quedar encajonado, así como en su momento, en una semana le hicimos 725 denuncias a Amalia Granata, y no pasó nada. Es peligroso que estos discursos entren a la escuela. ¿Quién cuida a los niñxs trans? ¿Los derechos del niño son para todos los niños, o son para los niños cis? No podemos dejar por fuera a todos los niños y niñas que están siendo violentados en la escuela, en la casa, en el Centro de salud, en el hospital. Y después nos sorprendemos de la alta tasa de suicidio de niños y niñas trans. Entonces, me parece que ese podría ser el punto de partida por ahí.

Muchos papás en una charla que dimos, en la desesperación de contarme, contaron que la semana pasada uno de sus hijxs salió de estar internado por un intento de suicidio con 12 años. Esto es lo real. Todo el tiempo pienso, ¿Cuánto falta? ¿Qué le estamos dejando al colectivo, a las niñeces del colectivo? Yo hoy tengo 29 años y cuando yo pude decir que era trans, que no tuve la fuerza de decirlo siendo un niño, a pesar de que lo sé de los cinco años, no me animaba. Y cuando lo pude decir todos me decían, “eh, pero ¿por qué no lo dijiste antes y lo sabés desde cinco?” Empecé a acompañar a niñeces trans y hacer activismo con los niños y me dicen,”¿ no, será muy chiquito?”. Entonces, bueno, ¿Cuál es el tiempo perfecto para vos para que digamos que somos trans? Me parece que el problema es con nuestras identidades, con que de ningún lugar te está cerrando con que seamos trans. ¿Cómo puede ser que se ha cuestionado a todas las edades? Y no es sólo con los niños. A nosotros nos torturan con que lo tendríamos que haber dicho antes. Entonces, no nos están dejando posibilidad de vivir.

Ana (mamá de Noah): La nota me pareció totalmente violenta. Las cosas que estaban como remarcadas en negrita. La verdad es que no pudimos terminar de leerla porque era muy fuerte. A mí lo que más ruido me hizo de esto de que lo llaman repentino. Noah lleva una transición de dos años, más o menos. Tiene 13 años ahora. No es algo repentino. Es un proceso, es ir encontrando su identidad. Mismo Noah te lo dice que a él le costó mucho poner en palabras que era un varón trans y definirse como tal y salir a la calle a decir “soy esto”. Entonces, si en este contexto nosotros no acompañamos eso, va a seguir pasando todos estos suicidios y todos estos problemas de salud mental que no se visibilizan.

Natalia (mamá de Luan): Es muy grave. Es un un medio que es muy masivo y que cualquier persona que empieza a buscar información, como me ha pasado a mí, como le ha pasado a un montón de familias, que empieza a buscar información para saber qué es lo que está pasando a su hijo o su hija, lee este artículo y termina con un matete en la cabeza y una confusión.
Mi hijo tiene cinco años, en ese artículo se está anulando por completo lo que le pasa a un adolescente, entonces bueno, ni hablemos de las niñeces. Es muy peligroso el mensaje que da, porque patologiza la situación de los adolescentes trans.

Giovi: Genera una angustia constante estar leyendo estas cosas. Yo te puedo asegurar que es muy agotador y que a pesar de las convicciones y a pesar de nuestro sentir de todo, es imposible avanzar en lo que te pasa cuando tenés todo el tiempo a alguien dándote con un palo en la espalda. Me sigo angustiando hasta el día de hoy con estas cosas. También pienso en qué pasa con un adolescente que todavía está sin animarse a decirlo en su casa y le llegan estas cosas y lee esos comentarios. Es muy triste y la verdad que no nos deja tampoco poder vivir nuestras transiciones desde un lugar que no sea con una carga negativa. Ser trans sigue teniendo una carga negativa. La palabra trans durante mucho tiempo se lo relacionó con las adicciones, te relacionaban con lo malo y hoy en día sigue teniendo una carga que te da miedo decirlo dentro de tu casa. Te da miedo que se enteren en tu trabajo que sos un varón trans. Te sigue dando miedo no poder encontrar una persona que te ame por ser trans. Hasta que no le saquemos esa carga que le pusieron los medios a nuestras identidades, me parece que no vamos a avanzar.

Me parece que la mejor manera de responderle al transodio es con amor. ¿Qué responden ustedes a la pregunta de “qué hago con mi hije”?
Natalia Mélica: Lo que hay que hacer con tu hijx es escucharlo. Y yo creo que ese es el mensaje más importante que hay que dar. Porque lo que pasa cuando ves este artículo es que pone mucho el foco en el sufrimiento de la familia y que no pueden expresar lo que les pasa. No. Hay que correrse de ahí. Lo que importa es ese peque que te está diciendo lo que le pasa y que si te lo dice es por algo, ¿no? Y si vos lo acompañás, si vos lo apoyás, ese chico va a crecer feliz. Yo soy una mamá de un varón trans feliz. Entonces, sacar ese mensaje negativo de que si escuchás a tu hijo la vas a pasar mal. Sí. Hay un montón de cosas que hay que sortear. Hay un montón de obstáculos que vas a tener que sortear. Y le vas a poner el cuerpo vos como mamá. Lo importante es hacer que el camino de los hijxs sea lindo. Ir sacándole las espinas con las que se puede llegar a encontrar.

Giovi: Sí. Creo que vamos todes a coincidir en que lo importante es escuchar a sus hijxs. Y sobre todo, tener en cuenta que esto, el acompañamiento de dejarlos ser hoy, es construirles recuerdos para el día de mañana. Tener en cuenta que las personas trans, que ya somos adultas, no tenemos recuerdos viviendo las niñeces que soñábamos vivir. No tenemos fotos reconociéndonos como nosotros nos veíamos en nuestra mente. Nos es muy difícil encontrarnos desde un lugar que no sea el del dolor con nuestra niñez. Entonces, acompañando a tu niño o niña trans hoy, le regalás esos recuerdos que mañana son tan valiosos.

Fabiana Reina: Hay que entenderlo como proceso. Y la palabra proceso lleva tiempo. Entonces, no intentar solucionar y cambiar algo inmediatamente porque es imposible. Son historias de vida. Entonces, vos tienes etapas que de por sí son complicadas, como dice ahí el artículo que lo menciona tremendamente. Son etapas de por sí complicadas para la persona en cuanto a procesos de maduración y desarrollo. Cargar encima con una cuestión de una identidad que no es reconocida, no es validada, tiene su carga adicional. Ese tiempo es validando lo que expresa esa persona. Y cuando hablamos de expresión, porque por ahí mucho es el lenguaje, ¿no? Uno espera que digan tal cosa o que visibilicen el ser trans o que lo expresen o que lo digan en palabras. Hay mucho lenguaje que tiene que ser entendido y validado también. Por ejemplo, un niño como el de Nati (Ian), de tres o cuatro años, que ve una película y se identifica con un personaje que no tenga nada que ver con su sexo biológico. O un dibujo. Los dibujos expresan mucho. Entonces, entender esto del lenguaje, no sólo con el lenguaje oral, sino el lenguaje que se acompaña, que se ve es importante.

Ana: Hay que escucharlos y respetarlos, que es lo que a mí me pidió Noah desde un principio. Noah contundentemente siente que ellos no han sido escuchados, que ellos no pueden usar su voz para expresar lo que sienten. Y a mí, bueno, a lo largo de todos estos encuentros con distintas personas, familias y demás, a mí me queda mucho el mensaje de las personas trans más grandes. A mí me han llegado a decir,” yo a su edad no sabía lo que era”. Que él pueda decir, “yo soy un varón trans” y que pueda transitar este camino con su identidad es importantísimo. Pero para eso nos tenemos que escuchar y también respetar. O sea, entender que no es precisamente un capricho, ni una moda, ni es algo pasajero.

Fabiana Reina: Es muy importante pensar qué pasa con los medios de comunicación. O sea, si bien a nosotros nos piden que hagamos formación en el Sistema de salud, que hagamos formación en el Sistema jurídico, pero la perspectiva de género y de identidad en los medios de comunicación está absolutamente ausente. Y uno lee cosas a veces que son tremendas. Esto de que cualquier niño, niña o adolescente, en algún momento, a sus 10, 12 o 11 años, vaya a buscar información, y bueno, va a encontrarse con estos mensajes. Entonces, hay que tener muchísimo cuidado, y creo que la cuestión de la necesidad de capacitación también en los medios de comunicación es fundamental.
En ese sentido es fundamental hablar sobre la ESI. Nosotros estamos en proyecto ahora, con un trabajo de proyección audiovisual, para pensar de qué manera las instituciones escolares están preparadas para recibir a infancias u adolescencias trans. Estamos con un proyecto futuro de la incorporación de la diversidad de género en los ejes temáticos de la ESI. La Ley de Educación sexual integral es una ley muy buena, pero sigue siendo binaria. Pero tiene un grave problema. Quienes tienen que implementar la ESI son personas comunes, son docentes. Son docentes que no están ni siquiera capacitadas para abordar esta realidad.

Compartime!

Anterior

Eleonora Wexler: “Fue poner la voz de María en primer plano: al dolor descarnado y la culpa”

Próxima

El álbum por la Memoria: Pedagogía contra el olvido