Es la precarización

Ya son seis los trabajadores de delivery muertos en la calle durante los días de pandemia. Hoy pararon los repartidores en todo el país.

Seis vidas trabajadoras. Desde el incio de la cuarentena, seis trabajadores de las apps de delivery y repartidores murieron en accidentes callejeros, todos ellos trabajando en condiciones de precarización extremas. Laburantes de Glovo, Rappi, Pedidos Ya y Uber Eats realizaron hoy un cuarto paro nacional, en el marco del 3° Paro Internacional de Repartidores, que también tendrá lugar en Brasil, Ecuador, Costa Rica y México. “Exigimos al Estado y a las empresas que se hagan cargo. No queremos seguir muriendo por $60 el pedido”, expresó en un comunicado la Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR). Reclaman aumento del pago por pedido (congelado hace dos años), elementos de seguridad e higiene pagados por las empresas para enfrentar la pandemia, ART, cobertura médica, que no hayan más bloqueos de trabajadores por reclamos, justicia por todos los trabajadores fallecidos y que las regulaciones del sector se consensúen con los y las trabajadoras.

La esclavitud laboral armada por corporaciones funciona más intensamente en medio de una cuarentena, porque nadie parece preocuparse por la salud de los pibes que se ocupan de transportar alimentos. El negocio cierra por todos lados: los patrones no se preocupan por sus empleados, y los usuarios de este servicio tampoco. Se trata de una extraña grieta en el relieve de lo real: muchos vecinos de los indignados del privilegio, guardan silencio ante la explotación extrema a la que someten este tipo de empresas a tantos jóvenes. La precarización laboral mata en las calles.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

El show de Berni

Leer siguiente

El virus mata, la represión también