Gabriela Montaño: “Macri no representa el sentimiento del pueblo argentino”

Médica y política feminista, Gabriela Montaño fue ministra de Salud durante el último año de la presidencia de Evo Morales. En esta entrevista con Sudestada habla del reciente documento que salió a la luz sobre el apoyo con armas y otras municiones del gobierno de Macri al Golpe de Estado que sufrió el gobierno de Evo Morales años atrás.

Por Emilio Mendoza

En las últimas horas del día de ayer el canciller Boliviano Rogelio Mayta dio a conocer un documento probatorio del envío de material bélico que se realizó desde Argentina. ¿En qué contexto fue encontrado el documento?

Este documento es una carta del Gral. Terceros, quien fue parte de esa conferencia de prensa del alto mando militar, encabezada por el Gral. Kalimán en la que se le pide la renuncia a Evo Morales el 10 de noviembre de 2019. En Bolivia se han abierto procesos judiciales en contra de  los responsables del golpe de estado en Bolivia de 2019, esa investigación está en curso, el Ministerio Público ha convocado a varias personas a declarar, entre ellas a Jeanine Añez quien se había autoproclamada presidenta y al mismo General Terceros, quien acabó detenido tras su declaratoria y quien firma la carta al Embajador de Argentina, agradeciéndole el envió del material bélico, está carta está fechada el 13 de noviembre de 2019 y las masacres de Senkata, Sacaba y Pedregal se dan entre el 15 y el 19 de noviembre, además existe el otro antecedente, en el que el Gobierno de Ecuador de Lenin Moreno también envió material para ser utilizado en la represión que llevó adelante los golpistas contra el pueblo Boliviano. 

Estas notas detectadas se entregarán al Ministerio Público, tal como lo anunció el canciller Mayta, para que puedan servir a la investigación de esta causa.

¿Qué opinión le merece este gesto del Gobierno de Macri, que toma tal medida días posteriores a perder las elecciones y encontrándose ya en el proceso de entrega de su mandato? 

Es muy duro porque nos trae a la memoria aquellas lógicas de coordinación entre gobiernos militares en la época del “Plan Cóndor” en la que en nuestra región se coordinaba para reprimir a los pueblos del continente. Hay pruebas fehacientes de la colaboración del presidente saliente Mauricio Macri, que ya había perdido las elecciones y no tenía legitimidad del voto popular para tomar este tipo de determinaciones en un contexto de muchísima violencia en Bolivia, donde ya se había dado hechos que demostraban la inconstitucionalidad de estas acciones, con un motín policial y un posicionamiento de las FF.AA bolivianas rompiendo la cadena de mando constitucional, generado condiciones para un golpe de estado en un país donde además actuaban grupos paramilitares y parapoliciales que se dedicaban a perseguir a autoridades del MAS y dirigentes de organizaciones sociales, donde llegaron a tomar de rehén al hermano del presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, para llevarlo a la Plaza de Potosí, donde se lo amenazó con quemarlo vivo si no presentaba la renuncia al cargo, es decir había una acción planificada sistematizada para llevar adelante estas persecuciones y forzar la renuncia de los funcionarios que formábamos parte del gobierno del MAS. Entonces todo este contexto permitía saber que no se estaba colaborando con un gobierno legítimo, se estaba colaborando con un gobierno que había roto la constitucionalidad en Bolivia, de la misma manera lo hizo Lenin Moreno, que ya sin legitimidad, por las movilizaciones que se venían desarrollando en Ecuador y que Lenin Moreno no podía dar respuestas a ella, pero si colaboraba con la autoproclamada Presidenta Añez, algo que pensábamos que jamás iba a volver a suceder, pero que hoy con dolor, tenemos certidumbre de que se colaboró desde el exterior con el golpe de estado y uno de los actores sin duda fue Macri. 

El Canciller Mayta mencionó que desde el momento del golpe hubo una alineación de varios países (entre los que se encontraba Argentina) para apoyar el gobierno de Añez. ¿Cómo puede leerse esta alianza en el contexto actual? ¿Qué cambios hubo de aquel panorama al actual?

Primero hay que señalar de manera categórica que con estos hechos se vulneró mucha normativa internacional, esto está por fuera de toda normativa. Es evidente que esta situación ha cambiado, en Bolivia hay un presidente electo con más del 55% de los votos, en Argentina desde ese 2019 Alberto Fernández asumió el poder. Yo de manera personal he vivido todo el compromiso de Alberto Fernández con la recuperación de la democracia en Bolivia. Nosotras y nosotros, estamos profundamente agradecidos y agradecidas con el pueblo argentino que demostró enormes muestras de solidaridad con el pueblo boliviano, las más grandes manifestaciones, en contra del golpe, que se dieron en el mundo entero se registraron en Argentina. Hoy nuestros gobiernos coordinan para enviar vacunas, oxigeno, para salvar vidas, en ese momento Macri colaboraba con Añez para quitar vidas. 37 son los bolivianos y bolivianas que fallecieron en esas jornadas de noviembre de 2019, con cientos de heridos y miles de detenidos. 

Sin duda han cambiado muchas cosas, pero no podemos bajar la guardia por que definitivamente hay una decisión de la derecha internacional de cercar la democracia, cuando los pueblos le otorgan su confianza a gobiernos de izquierdas, progresistas que intentan romper la lógica de convertirnos en el patio trasero de empresas trasnacionales. Esas democracias están permanentemente asediadas por una derecha internacional que usa la democracia cuando le conviene, pero que cuando pierde elecciones está dispuesta a destruir la institucionalidad democrática con tal de mantenerse en el poder. Recordaran que el embajador argentino de ese momento que recibe la carta del Gral. de las FFAA es un hombre muy cercano a Gerardo Morales, con el que hay antecedentes de hostilidad hacia Evo Morales. 

Esas redes siguen activas en Bolivia y vinculadas a redes de poder internacional, Luis Fernando Camacho que fue actor fundamental del golpe es hoy gobernador de Santa Cruz, por lo que tenemos que ser conscientes los defensores de la democracia que la única manera de consolidarlas realmente es hacer esfuerzos como estamos haciendo en Bolivia para que la justicia llegue, para que no queden impunes estos hechos y no se repitan. Argentina es un ejemplo extraordinario en términos de su tejido social y lo que han logrado las Madres de Plaza de Mayo y generaciones enteras que han mantenido viva la memoria de la dictadura y es algo que en Bolivia tenemos que hacer. Como ha dicho muchas veces Arce y Evo Morales esto no se trata de venganza, sino de la búsqueda de justicia y la consolidación de una memoria colectiva que nos permita no repetir estos episodios.

La ministra de Seguridad del Gobierno de Macri salió rápidamente a desconocer el envío de material bélico y el canciller argentino de ese entonces negó cualquier envío de apoyo a las FFAA bolivianas y argumentó que “El Embajador recibió instrucciones de recibir a funcionarios del gobierno de Morales”. ¿Qué sensaciones le deja esta declaración a usted, que tuvo que salir en avión junto a Evo Morales y Álvaro García Linera a buscar asilo en suelo mexicano?

Me resulta poco probable que un embajador pudiera actuar sin una coordinación con su gobierno, porque es imposible que él pudiera acceder a material bélico sin coordinación con otras instancias del gobierno argentino. Tiene que haber un conocimiento mas amplio que el que pueda tener solamente un embajador en Bolivia. No es posible que haya accedido, sin autorización de la Cancillería, al ministerio de defensa y las FF. AA argentinas, por lo tanto no nos podemos quedar con la documentación presentada por el Canciller Mayta, sino como lo ha planteado en su carta pública Alberto Fernández, ya se está llevando a cabo una investigación que permita definir ¿qué días y que rutas se han utilizado para generar estos hechos? 

Yo en lo personal como boliviana y como mujer que recibió el calor del pueblo argentino y del mismo presidente en el momento en que nos tocó asilarnos en Argentina, agradecemos las disculpas públicas del presidente Fernández, pero también tenemos la certeza de que lo hecho por Macri no representa el sentimiento del pueblo argentino, los altísimos valores, que tienen impregnados cada uno de los ciudadanos, por el respeto a la democracia.

¿Cómo ha sido tomado este tema por el pueblo boliviano? ¿cree que de alguna manera pueda repercutir en los lazos de estas naciones? 

Creo que no, nuestra historia como pueblos hermanos es mucho más solida y larga que la decisión que puedan tomar funcionarios públicos de gobiernos que ya están de salida. Conocemos la voluntad democrática del pueblo argentino y Uds. conocen nuestro profundo compromiso con nuestras democracias, pero lo que si es necesario por la sanidad de nuestras democracias es necesario que estos hechos sean investigados y que puedan tener consecuencias de responsabilidad con los autores, para que esto no se repita. No podemos hacer de la cooperación espacios donde se planifican la represión y la muerte. 

El sur boliviano y el norte argentino son casi lo mismo, por lo que la hermandad y el cariño de los pueblos no podrá ser rota por nada. 

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Lenguaje y poder: un campo de tensión

Leer siguiente

Petróleo de los otros y el mar de Pfizer