Grooming: ¿Cómo proteger a lxs niñxs en Internet?

La cantidad de niños, niñas y adolescentes que fueron violentados/as en el entorno digital, principalmente por grooming, aumentó un 267 por ciento respecto al mismo período de 2019, según datos que compartió UNICEF Argentina en agosto. En el Día Internacional de la Lucha contra el Abuso Sexual en Infancias y Adolescencias, analizamos esta modalidad de acoso y profundizamos sobre una serie de estrategias para prevenirlo y denunciarlo.

Por Florencia Da Silva

El grooming es el acoso sexual por parte de un adulto a una niña, niño o adolescente a través de un medio digital. En Argentina, este delito está penado por la Ley 26.904. Las personas detrás de estos engaños suelen iniciar el contacto con sus víctimas a partir de perfiles falsos y se hacen pasar por niños para generar una relación de confianza. Según un informe realizado por National Center for Missing and Exploited Children (NCMEC), el 82 por ciento de los adultos detrás del grooming son hombres.

En exclusiva para Sudestada, la coordinadora de proyectos de Chicos.Net,  Laila Pokorski, explicó que la captación comienza en redes sociales, sobre todo en Instagram. A través de estas plataformas, entablan conversaciones que suelen durar varias semanas. “Lo hacen de esta forma para lograr la confianza con el niño, niña o adolescente. Y después de ese tiempo, le piden imágenes de su cuerpo. Puede ocurrir que después utilicen esas imágenes para extorsionar o para que le mande más imágenes”, profundizó.

También hay adultos que tienen el propósito de concretar un encuentro en persona, aunque es menos habitual. Un caso paradigmático fue el de Micaela Ortega: su victimario, Jonathan Luna, obtuvo la primera condena en Argentina por grooming seguido de muerte. A partir de su historia, el pasado 12 de noviembre se sancionó la Ley Micaela Ortega, proyecto que establece la creación de un Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming o Ciberacoso contra Niñas, Niños y Adolescentes, cuyo objetivo es concientizar desde la escolaridad.

¿Cómo se puede prevenir?

Pokorski puntualizó en que lo central es el diálogo para poder desarrollar el pensamiento crítico de los niños y las niñas: “Deben charlar con ellos acerca de los riesgos a los que se pueden enfrentar, enseñarles que solamente acepten a personas que ellos conocen y que nunca tiene que mandar fotos de sus partes íntimas”, expresó. Por eso es tan crucial la Educación Sexual Integral (ESI) desde la primera infancia.

También es importante que sus cuentas en las redes sociales estén privadas y controlar los datos que publican. Respecto a esto, la coordinadora de proyectos de Chicos.net aclaró que es central no compartir información sensible, como es el caso de las fotos donde se ve el uniforme del colegio o aparezcan direcciones. “Una persona puede usar la información de las redes y después hablarle al chico con una historia creíble y por ejemplo hacerse pasar por un alumno de la institución”, detalló, y agregó: “Tampoco se deben publicar fotos de niños desnudos, ya que entra en el terreno de los materiales de abuso sexual de la infancia. Por más horrible que suene, la realidad es que hay tráfico de imágenes de este tipo”.

El cuidado de la privacidad de los niños y niñas se relaciona con el “sharenting”, que consiste en la publicación de fotos de ellos y ellas, ya sea en las cuentas de sus padres o cuentas creadas para el infante. Por un lado, esto viola su privacidad, que es un derecho básico de la Convención de los Derechos del Niño, y por el otro, pasa a estar en las redes una gran cantidad de información que puede traer riesgos en las manos equivocadas.

Con respecto a las aplicaciones que existen para monitorear qué hacen los hijos e hijas con sus celulares, desde Chicos.net no creen que la solución sea controlar absolutamente todo, aunque sí resultan útiles las aplicaciones que bloquean ciertas páginas webs. Laila Porkoski aseguró que la vigilancia continua no funciona, ya que lo usual es que los niños y niñas busquen la manera de hacerlo burlando esa supervisión. “Los chicos tienen que tener privacidad tal como la tienen fuera de línea”, expresó Pokorski. Si de todos modos los padres quieren recurrir a estas estrategias, es fundamentalque sea consensuado con ellos. “No puede hacerse en secreto porque ellos son sujetos de derecho”, afirmó. 

¿Qué hacer en un caso de grooming?

“Un caso de grooming se puede notar, por ejemplo, si los chicos están tristes, si tienen vergüenza, no quieren salir de la casa o si no quieren mostrar el celular”, manifestaron desde Chicos.Net. Si los padres perciben que sus hijos/as están escondiendo algo, la mejor opción siempre es hablar. Laila Pokorski explicó que lo esencial es construir un vínculo de confianza con ellos y con ellas para que tengan una persona adulta a la que acudir.

Para denunciar, existen varios canales institucionales y no gubernamentales en Argentina. Podés comunicarte con la Línea 137 de Violencia Familiar y Sexual, con el Equipo Niñ@s, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con el Ministerio Público Tutelar o con la ONG Grooming Argentina. Además, es importante contener a de los niños y niñas, ya que estas violencias pueden causarles un daño profundo. El tipo de ayuda que se necesita en cada caso varía según la situación que haya transitado. “No es lo mismo si tuvo un encuentro presencial que si envió fotos y se divulgaron. Claramente tiene que haber un acompañamiento tanto a la familia como de la escuela”, concluyó Porkoski.

Compartí en tus redes favoritas

Leer Anterior

Dora Barrancos: “El proyecto tiene una completitud notable”

Leer Próxima

Norita Cortiñas: “Que ya no muera ninguna mujer por necesidad de hacerse un aborto”