Hasta siempre, Camilo Guevara

El hijo mayor del Che Guevara, falleció de un derrame cerebral en un viaje a Venezuela. Nació a principios de la década de 1960, tenía 4 años cuando a Ernesto lo asesinaron en La Higuera, Bolivia. Camilo vivió de manera apasionada para preservar el legado de su padre y asegurarse de que las palabras intemporales del Che, así como sus acciones, sean recordadas en todo el mundo.

Por Editorial Sudestada

Nos toca despedir a Camilo, con la tristeza pero con la entereza de comprender el legado que hasta el último día defendió. De Ernesto Guevara hay algo claro, luchó por la libertad y dignidad de los pueblos, nos dejó sueños, consquistas, y ejemplos de la lucha revolucionaria, del amor, y del compromiso con una causa justa. El Che dio su vida por los pueblos, y Camilo se encargó de que eso se nos estampe en la memoria.

Hasta siempre Camilo, venceremos

Carta del Che a sus hijxs

Marzo 1965

A mis hijos, Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:

Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre ustedes.

Casi no se acordarán de mí y los más chiquitos no recordarán nada.

Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.

Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la Revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.

Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de

Papá

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

“Ojalá este libro aporte a la Memoria de Vicki Walsh”

Leer siguiente

“El año 1989 fue muy traumático para mi generación”