Inauguraron la Biblioteca Popular Hugo Montero en Llavallol

Lxs compañerxs de la Casa Carlos Fuentealba, de Llavallol, Provincia de Buenos Aires, inauguraron una biblioteca en homenaje a Hugo Montero, periodista y emblema de Sudestada. El sábado 24 se dieron cita familiares, amigos y militantes del espacio del sur del Gran Buenos Aires que celebraron la iniciativa. Escuchamos la palabra de los amigos del centro cultural, disfrutamos de un video y nos emocionamos con el recuerdo que trajeron Ignacio Portela y Jorge Montero, papá de Hugo.

En la lectura y el debate diario estará la impronta y el legado de nuestro querido Hugo, que continúa multiplicando como lo supo hacer desde siempre.

Desde el espacio habían expresado:

“Estamos convencides de que los sueños que se proyectan en colectivo son aquellos que dejan huellas imborrables en nosotres. Por eso hace 15 años construimos colectivamente día a día este espacio lleno de anhelos y esperanzas que es la Casa Carlos Fuentealba, y que hoy sabe ser cuna de esta nueva aventura en la que estamos embarcades hace más de un año. Creemos en la necesidad de crear bibliotecas populares en todos los barrios. Que sean semilleros de sueños para todes.

No es tarea fácil elegir construir una biblioteca popular independiente y autogestiva, pero al habernos encontrado en este camino, y en sintonía con edificar este proyecto es lo que nos sostiene y empuja a seguir adelante.

Hoy tenemos la certeza de que aún queda mucho camino que recorrer, y la firmeza de que queremos seguir haciéndolo juntes.

Ponerle un nombre tampoco fue fácil. Pensamos en muchos y variados. Seguramente entre las opciones teníamos muchas que tenían su fundamento y significación. Pero elegimos finalmente nombrarla en memoria y recuerdo de un compañero: Hugo Montero quien fue uno de los fundadores de la revista y editorial Sudestada y, en ese acto de poner en pie un proyecto cultural independiente, que buscó recuperar cientos de historias de las luchas populares, que busco traer al presente el nombre de personas que dieron la vida y lucharon por cambiar la sociedad por una más justa, y que se preocupó por sacar del olvido decenas de historias de los pueblos que necesitaban ser rescatadas, nos pareció suficiente razón. Un proyecto que además tuvo nacimiento en la localidad de Lomas de Zamora donde tiene lugar está biblioteca popular. Por estas razones es que nos reconocemos en un mismo gesto y en una misma acción, y por lo que vale el sentido de ponerle este nombre.”

El legado de Hugo se proyecta y estamos seguros que continuará multiplicandose. Es extraño ver la imagen de él de esta manera, duele la realidad, pero a la vez nos emociona y nos inyecta las ganas para no bajar los brazos, seguir construyendo y aprendiendo del mejor periodista de nuestra generación.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Postales del subsuelo: escribir en los bordes

Leer siguiente

Crónica de la disputa electoral brasilera