Intersexualidad: “Se nos presenta como sujetxs a corregir”

“Nosotrxs, intersex, nos estamos juntando para imaginar y soñar el mundo del horizonte. Nosotrxs, intersex, somos lo que era improbable que se manifestara en el tiempo y en el espacio”, 
Vivir Intersex

La “i” de LGBTIQ+ se refiere a Intersex, aquellas personas que nacieron con variaciones en sus características sexuales, que consideran como “diferentes” cuando se compara con lo que el binarismo determinó como masculino o femenino. La intersexualidad tiene que ver con los aspectos biológicos, por eso también se considera como parte de la diversidad corporal. No tiene que ver con la identidad de género porque varía según la persona. “Desde finales del siglo XIX se desarrolla en occidente una ciencia médica que nos presenta como sujetxs a corregir y ha creado todo tipo de técnicas de manipulación de nuestras corporalidades a través de tratamientos quirúrgicos, mecánicos, medicamentosos y hormonales que también afectan nuestra apariencia e identidad, llevando así nuestra estética a un diseño estereotipado y forzoso que rechazamos de forma contundente. Muches de nostres nos resistimos a fijar nuestra identidad en el binario sexo-genero y nos gustaría haberlo elegido por voluntad propia”, explicaron desde Potencia Intersex. 
Aunque no existen datos oficiales, es de público conocimiento que todavía existe la mutilación genital hacia las personas intersex, que consta en cirugías genitales cosméticas no consentidas o intervenciones farmacológicas. “Sabemos que no es de igual forma o cantidad en todo este territorio, incluso creemos que el estado desconoce lo que sucede en los quirófanos de las provincias que están más allá de los límites de Buenos Aires. Lo que sí aseguran es que las mutilaciones se han detenido en el último tiempo. Es posible que esas intervenciones hayan mermado durante la pandemia, aunque algunos médicos habían asegurado que las cirugías de ‘normalización’ eran urgentes”, sostuvieron. 
Según contaron desde la organización, existe el proyecto de Ley Nacional de Protección Integral de las Características Sexuales, escrito por Justicia Intersex y trabajado junto a todas las organizaciones intersex del país dentro de la red plurinacional Intersex. Sin embargo, también aclararon que no sólo buscan la sanción de la normativa, sino que también una reparación por los años de maltrato, discriminación, desprotección del estado, vulneración, consecuencias físicas y mentales que dejan las mutilaciones y maltratos médicos que han vivido la mayoría del colectivo. “Como organización trabajamos en sensibilizar a la población respecto a esas consecuencias en nuestras vidas, para ello entre otras tareas estamos diseñando un cuadernillo para abordar la intersexualidad en la escuela media, además de producir y editar el año pasado un fanzine colectivo en que participan activistas y artistas intersex de distintas partes del cono sur y muestra desde nuestras coordenadas y en múltiples formatos cómo es que vivimos desde la carne estas conceptualizaciones sociales que trascienden las fronteras de cada país, y establecen sobre nuestros cuerpos una verdad que se talla en nuestra carne a punta de escalpelo y que además nos enmudece, esconde, avergüenza por mucho tiempo”.

Imagen: Toto Duarte


Por otro lado, agregaron: “Creemos que en la formación de profesionales, que van a trabajar con personas intersexuales, es necesario y urgente que tengan en cuenta los reclamos, planteos y discusiones éticas sobre el trato que hemos recibido, las cirugías e intervenciones quirúrgicas de normalización a bebés, infancias y adulteces intersexuales se justifican en ‘las ventajas de tener pareja, en ser normales para gustarle a alguien mas o no asustarle y así formar una familia’. Los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos tienen consecuencias gravísimas en la adultez, las cirugías de normalización genital se infectan frecuentemente y cicatrizan mal, perdiendo sensibilidad y contrayendo cicatrices espantosas”. 
Además, desde Potencia Intersex plantearon las siguientes preguntas: ¿Acaso se nos prepara o modifica, para gustarle/agradar a alguien más, a un observador?, ¿por qué no están escritos en sus papers de medicina los efectos gravísimos de estas cirugías y los de la sobremedicación y/o la medicalización a largo plazo? si el fin de estas intervenciones médicas es “cuidarnos, porque nadie nos va a entender en la escuela, ni desear en la pubertad y así, después de intervenidxs, llegar a la promesa de una mejor vida, y una sexualidad normal”, ¿Por qué no escuchan los reclamos de quienes hemos vivido estas torturas, y ver si logramos una sexualidad normal y una mejor vida realmente? ¿no es más fácil explicar e informar al mundo que existen múltiples formas corporales en las que nacemos lxs humanxs, que tenemos diversas combinaciones y formas de genitales, hormonas y cromosomas, en lugar de “normalizarnos” para que encajemos en el binario hembra/macho así no se habla de esto?

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Los patrones de las semillas

Leer siguiente

Postales del subsuelo: narrar desde la orilla