Jorge Cardoso: Al violador, escrache

Del muro de Martina Kaniuka

Jorge Adrián Cardozo se hizo tristemente célebre bajo el hashtag #LoQuieroMuerto. Después de haber trascendido los audios de WhatsApp, que mandara contando cómo había abusado de su hija de 6 años, el repudio social no tardó en hacerse eco en las redes. Al parecer, un juez lo había liberado bajo la carátula de “desahogo sexual”.

No tardaron en aparecer funcionarios a desmentirlo y a agitar el derecho a “presunción de inocencia” del violador, pidiendo no revictimizar a la niña. Ninguno se detuvo a pensar por un segundo que desde la denuncia que efectuara quien compró el celular del acusado hasta que Cardozo llegó a la Comisaría pasaron tres días. Que los audios donde se reconocía la voz de Cardozo lo incriminaban y que los efectivos concurrieron a la casa del acusado, pero para custodiarle la casa porque los vecinos querían lincharlo y que, luego de tomarle declaraciones, lo liberaron. Ninguno pensó que revictimizar a la víctima también es liberar al victimario.

Fue sólo después de que el caso se tornara viral en las redes y cobrara la dimensión de escándalo y no antes, que las instituciones y los funcionarios correspondientes olvidaron las cuestiones burocráticas y recordaron que había una niña sufriendo abusos de por medio, deteniendo a Cardozo. El caso quedó a cargo de la fiscalía de delitos sexuales de Echeverría y Cardozo será indagado por abuso sexual agravado por el vínculo y por acceso carnal por la fiscal Magdalena González.

Otra vez la justicia argentina fue clara: sin los escraches tan criticados desde las instituciones y sin la lucha de las mujeres en las calles, será la lógica patriarcal la que incline la balanza en los casos de violencia sexual y de género.

Si creés que unx niñx y/o adolescente sufre o pudo haber sufrido abuso sexual podés comunicarte con la línea gratuita: 0800-222-1717, desde cualquier lugar del país, los 365 días del año. Serás atendidx por profesionales y podés hacerlo aunque no seas familiar. Frente a una situación de abuso o violencia, está permitido salir sola o con tus hijxs a buscar ayuda o denunciar.

Compartí en tus redes favoritas

Leer anterior

Rehenes #2: Dubrovka y los “métodos” de Putin

Leer siguiente

Senegaleses en Argentina: Echando raíces